Clint Barton, también conocido como Hawkeye, se convirtió en el mejor francotirador conocido por el hombre. Luego se unió a los Vengadores. Esto es lo que hace cuando no está siendo un Vengador. Eso es todo lo que necesitas saber.

Así comienza la serie de Hawkeye del 2012. Con la salida de Avengers, Marvel tomó la oportunidad de relanzar a Hawkeye, tomando como base el look de Jeremy Renner. Matt Fraction fue el asignado en actualizar al personaje, previamente realizó el mismo trabajo con Iron Man cuando salió su película. Junto con el arte de David Aja y el color de Matt Hollingsworth salieron a crear una verdadera maravilla moderna.

Fraction presenta a Clint como un personaje verosímil, frágil y complicado. Su actitud de mierda lo pone en constantes problemas, de los cuales siempre sale gravemente herido. Focaliza su vida mundana, mostrándolo luchando contra la mafia rusa, ayudando a sus vecinos a no perder su edificio y salvándole la vida a un perro callejero. Todo esto genera un contraste humorístico y refrescante cuando llegan los momentos súper heroicos y de espionaje. Pero Clint no está solo, con él viene Kate Bishop (Hawkeye), su mejor en todos los sentidos. Inteligente, hábil, organizada y una buena persona. Esto genera una inusual y novedosa dinámica entre mentor y aprendiz.

Sin lugar a dudas el aspecto que más destaca en la escritura de Fraction es su uso de diálogos como gags recurrentes. Repitiendo y recontextualizando frases. Como personajes no comprendiendo al 100% a los personajes extranjeros (al igual que el lector). No hay un súper villano a derrotar, o un cataclismo que detener, solo Clint lidiando con sus problemas personales y entrando a los golpes con la mafia rusa. 

Por más refrescante que sea la escritura de Fraction, este cómic no sería lo mismo sin el arte de David Aja. Es distinguido, diferente, claro y atrapante. Carga la página con viñetas y detalles, pero nunca se siente abrumador o saturado. Tiene un gran control del espacio, uso viñetas para acelerar y desacelerar el paso. Y centralización del personaje durante las secuencias de peleas. A pesar de ser una historia callejera, su arte le da una estética a la “James Bond” o “The Italian Job”.

Y su trabajo de portada es simplemente icónico, con un enfoque minimalista y utilizando espacios en blanco. Tan icónico que la serie lo emula para los pósters. Su trabajo es tan significativo para la serie que los números que no son dibujados por él pierden intensidad.

Usualmente el trabajo de color es algo que uno pasa por arriba en un comic, a no ser que sea desastroso. Pero en este caso el color eleva el material, el trabajo de Matt Hollingsworth coloreando las páginas con tonos fríos y cálidos, que no solo reflejan el mundo sino la emocionalidad del personaje en su momento. Manteniendo el violeta de Hawkeye siempre llamativo.

Hawkeye tal vez no sea el Avenger más popular de todos, pero esta serie lo volvió uno de los más distinguidos. Una maravilla moderna, todas las partes dan en el blanco.