El anuncio no pintaba bien. Guardianes de la Galaxia, antes de la mano mágica de James Gunn, no eran muy populares en el mainstream y salvo entre los comiqueros con más baraje, tampoco se gozaba de una gran popularidad. En resumidas cuentas era como esa banda under de barrio que la rompe y sueña con llenar un estadio. 

Hacemos referencia a la música ya que en este título no puede faltar. Pero antes de mandarle “play”, vamos subiendo el volumen de a poco, primero profundizando el prólogo, repasando brevemente la casa desarrolladora detrás del proyecto. 

Veníamos del desafortunado cruce entre Square Enix y Marvel, quienes habían querido realizar su propia versión de Los Vengadores, trayendo un decepcionante juego, pobre en aspectos, que pasó sin pena ni gloria, a pesar de tener un catalogo de héroes importantes. De esta manera Eidos Montreal luego de desarrollar grandes firmas como Destiny 2, Deux Ex y Shadow of the Tomb Raider, se lanzó para tomar las riendas y marcar un camino, no presentando una copia de los Guardianes del cine o de los comics, sino tomando lo mejor de ambos mundos para forjar el propio, algo parecido a lo visto en Spider-Man o la saga Batman Arkham.

HISTORIA

Somos Star Lord, nombre que resuena en los confines del universo, o al menos eso creemos. Lo importante es que Peter Quill está a cargo de la tripulación de siempre conformada por el carismático de Groot, Gamora, Drax y Rocket, quienes tendrán que fortalecer su trabajo en equipo a lo largo de las misiones, dentro y fuera de la nave.

Su narrativa es épica y alocada, hilada toda sobre una historia principal, sin misiones secundarias, pero si complementos que animan a la rejugabilidad, explorando entornos que tienen detalles que enriquecen la trama. Hay una secta peligrosa en el espacio que busca la sumisión total del mismo. Este grupo de héroes de poca monta ya pasó por mucho, se encuentran sin un peso. De esta manera buscan lo de siempre, sobrevivir y ganarse la vida. 

Todo esto está a acompañado por un sinfín de lore y referencias a las historietas que tanto encandila, con un ritmo frenético en lo que se desarrolla sin muchos giros de guion pero un divertido desenfreno de luces, explosiones y armas laser.  A pesar que el juego apoya sus acciones en la acción hay un trasfondo que se agradece en cuanto a los personajes, con “flashbacks” que nos ponen en contexto y  dando opciones de dialogo que pueden cambiar el rumbo de la historia dando un toque que recordará a lo visto en Mass Effect. 

Es una apuesta que sale bien, ya que bebiendo de lo realizado en pantalla grande y en el papel comiquero, logra desempeñar su humor y trama en un equilibrio perfecto entre el humor y temas importantes, desembocando en un buen clímax.

JUGABILIDAD

Adictiva, con controles simples pero efectivos, dando todo tipo de opciones nada innovadoras, aunque logran adaptarse bien a lo que intenta comunicar Guardianes de la Galaxia: Un viaje delirante

Lo orgánico del título recae en la combinación que podemos usar con nuestros camaradas de aventuras a medida que atravesamos el universo en busca de pistas que nos ayuden a entender que ocurre. Es la rueda de habilidades de siempre, pero está correctamente ejecutada con un personaje que salta, dispara todo tipo de proyectiles, de hielo, fuego y cualquier elemento de la tabla periódica, estos poderes tienen un proceso de enfriamiento, lo cual hay que saber cuándo usarlos.

Acompañado de un ataque cuerpo a cuerpo que podrás combinar también con las destrezas de tu tropa, que al igual que nuestro personaje tendrán bombas, escudos y demás artilugios. Un apartado curioso de este aspecto es que en un momento podes motivar a tu equipo en mitad de una pelea dando un mejor resultado, que pierde un poco el encanto ante una curva de dificultad que no propone mayor desafío.

Además para descomprimir estos momentos con rito acelerado hay puzles, bastante interesantes (sobre todos los que van en la nave), donde cada miembro del grupo te ayudará a avanzar las fases o volver por la ruta (cuando el juego te indique) para descubrir coleccionables, haciendo más justificable la exploración o rejugabilidad). Y hablando del Milano, tendremos segmentos donde podremos manejarla en batallas espaciales, siendo un agregado que a pesar de no ser el central  se agradece tener a un “mata- marcianos”.

APARTADO TÉCNICO

La música es lo mejor sin duda, la original creada por el estudio es fantástica, bien ochentoso al igual que los temas por licencia, que son bastantes, aunque llegará un momento que se repitan. No dejan de ser el ingrediente necesario para realzar a nuestros héroes dando momentos bastante épicos. 

Cada escenario es único y especial, con sus plantas, animales, cielos, praderas y sobre todo, amenazas. Todos los ambientes son tan llamativos visualmente con mucho detalle en el sentido más gráfico y psicodélico de la palabra. Mucho neón que le sienta bien, sobre todo jugando a oscuras. 

Sin embargo por momentos las físicas de los personajes, en cuanto a la cara, la ropa, los ojos, la boca y el pelo parecen no ir en sintonía con sus movimientos o los diálogos. Un error que se puede solucionar con algún parche futuro. Hay distintas opciones de rendimiento para PC y las consolas de nueva generación, pero particularmente la versión de PS4, salvo que algún que otro bajón de frames y bugs, funcionó de manera estable y en ningún momento se manchó la experiencia.

CONCLUSIÓN

Juego recomendado y lo mejor de lo que va del año en materia de triple A, con una historia simple y divertida a priori, que toma mucha más fuerza a lo largo de las 16 hs que ofrece. Indispensable para quienes son fanáticos del multiverso de Marvel.