Con la llegada de la segunda película del Venom de Tom Hardy y la introducción al Carnage interpretado por Woody Harrelson, ¿qué mejor momento para mirar las historias más significativas de estos dos?

EL NACIMIENTO DE CARNAGE

Eddie es liberado de la cárcel por su simbionte. Durante el escape el simbionte deja una parte de él detrás, un hijo. Este nuevo engendro de Venom se une al asesino Cletus Kasady y así nace Carnage.

Con la popularidad sin precedentes de Venom, Marvel tuvo el dictado editorial de volver al villano un anti-héroe. Y con esto David Michelinie tuvo que cambiar el plan de su historia y comenzar a introducir un nuevo simbiótico villano que sea imparable para Spider-Man. De esta necesidad de un villano diabólico e indetenible sale CARNAGE.

Transcurriendo a lo largo de los números 361 a 363 de Amazing Spider-Man, éste arco hace el debido trabajo de introducir a Carnage como una verdadera amenaza, diferente a cualquier villano previo de Spider-Man y uno de los más letales. Carente motivación o propósito. Mata por placer, por el caos y el azar del mismo.

La historia es verdaderamente simple y no da vueltas. Un asesino serial está suelto, Spider-Man busca detenerlo pero resulta ser demasiado poderoso y le pide ayuda a Venom para triunfar. A pesar de esto, la misma se esfuerza demasiado en tratar de justificar que Spider-Man necesita la ayuda de Venom para derrotar a Carnage.

A pesar de ser una historia de los noventa, y muchos de los títulos en ese período están muy marcados por clichés y estéticas de la década, ésta logra mantenerse sorprendemente atemporal. La escritura de David Michelinie, consagrado escritor del Hombre Araña en este momento, es fluida y logra todavía ser fresca (comparado con otros títulos del periodo). Tampoco es que sea un arco que destaque por su gran historia o diálogos elocuentes, es una persecución constante y sumamente entretenida, aunque en el final del mismo logra insertar una corta interacción entre J. Jonah Jameson y Spider-Man verdaderamente memorable.

Mark Bagley, habiendo ya trabajado varios años en New Warriors, arranca su larga relación como artista de Spider-Man en este arco reemplazando a Erik Larsen. El arte de Bagley es fluido y extremadamente dinámico. Mantiene las posiciones exageradas de Spider-Man, que se volvieron tan comunes en ese momento, pero se sienten más naturales y plausibles. Destaca verdaderamente al ver el diseño de Carnage, dando una imagen diferente a lo ya visto con el simbionte y generando la sensación del mismo encontrándose en constante movimiento. Pero con completa honestidad, lo mejor del arte es cuando Spider-Man, Venom y Carnage se encuentran juntos en las mismas viñetas. Permitiendo apreciar las similitudes y diferencias de los personajes, produciendo la sensación de una evolución siniestra entre los tres. Simple y eficiente, no será una de las historias más memorables del arácnido pero hace un gran trabajo en introducir a un nuevo e icónico antagonista, que logró más que sobrevivir al paso del tiempo.

MAXIMUM CARNAGE

Carnage escapó de prisión y reunió a varios supervillanos psicópatas para desatar el caos en New York Spider-Man y Venom formaron una alianza incómoda para tratar de derrotar a Carnage y su retorcida «familia» con la ayuda de héroes tan dispares como el Capitán América, Morbius y otros.

Durante la maxi-saga Carnage está acompañado por Shriek (una villana con poderes sónicos capaces de alterar el humor de las personas), Doppelganger (Un clon malvado de Spider-Man creado por Magus en Infinity War) y Demogoblin (Un demonio que poseyó a Jason Macendale, Hobgoblin, pero después de ser separado continuo identidad como Goblin). No solo matan gente random, con los poderes de Shriek hacen que la gente decida actuar violentamente.

Spider-Man recluta la ayuda de muchísimos aliados para tratar de detenerlos. Venom, Black Cat, Firestar, Cloak & Dagger, Deathlock, Morbius y más. Pero los héroes tienen un conflicto de interés, muchos desean detener a Carnage permanentemente. La primera aventura de Carnage son tres números de él dando vueltas matando gente porque le gusta, y Spider-Man solo puede detenerlo con Venom. Es simple pero funciona perfecto. Estas son 14 números a lo largo de cinco series (Amazing, Spectacular, Spider-Man, Unlimited y Web of….) Escrita por cuatro guionistas (Tom DeFalco, J.M. DeMatteis, Terry Kavanagh, David Michelinie) y cinco dibujantes (Mark Bagley, Sal Buscema, Ron Lim, Tom Lyle, Alex Saviuk)

No voy a entrar en detalles con el trabajo de cada uno de los artistas, pero este constante “cambio” de estilos no ayuda en nada al producto final. No todos los artistas son muy disímiles el uno del otro, pero algunos son claros productos de su época y son incomprensibles. Muchos sobrecargan las páginas con detalles o las saturan de elementos haciéndolas confusas. Y otros realizan a los personajes algo chatos y no cuentan con contraste en el fondo. Los que más destacan (para bien) son Mark Bagley, por todos los motivos mencionados en el “Nacimiento de Carnage”, y Sal Buscema. El trabajo de Buscema es tan distinto a los demás artistas que es imposible no distinguirlo y que resalte. La historia es un constante caos de personajes entrando y saliendo, de los héroes perdiendo contra los malos, de los malos escapando (numerosas veces). La dinámica de familia de Carnage, Shriek y los demás es divertida.

Maximum Carnage podría haberse vuelto una historia verdaderamente memorable para Spider-Man, contada en cinco o seis números, pero es diluida por catorce. La constante fluctuación artística y la presencia de villanos olvidados por el tiempo hacen que Maximum Carnage se sienta un gran producto de su época, haciéndolo envejecer muy pobremente. Una lectura culposa para los fans de Carnage y Venom.

ABSOLUTE CARNAGE

Carnage ha vuelto entre los muertos. Ahora sirviendo al Dios de los simbiontes Knull busca matar a todos los que alguna vez han usado un simbionte. Nadie puede detenerlo ahora.

La culminación de la primera mitad del Venom de Donny Cates. Esa es la única desventaja, si se lo puede llamar así, de este evento. Es parte de una historia más grande que se venía construyendo antes. La escritura de Donny Cates es fantástica. Tiene un perfecto balance de acción, exposición y momentos íntimos de los personajes. No solo presenta una historia frenética y terrorífica, pero en el centro de todo incorpora una historia de padres e hijos. Venom lidiando con el remordimiento y culpa por los pecados que causó Carnage a lo largo de los años, determinado en acabar con él de una vez por todas. Y Eddie aceptando  su rol como padre y que lo más importante del mundo es su hijo.

Presentando uno de los momentos de crecimiento de personaje más significativos para Eddie, siendo él quien le pide ayuda a Spider-Man para enfrentar a Carnage. Y no al revés como solía ser. Reconociéndolo como el héroe que es y el que él nunca va a poder ser, pudiendo poner finalmente detrás sus diferencias.

Retruca la historia de Maximum Carnage, donde todos persiguen a Carnage para detenerlo. En este caso Carnage es quien los acecha y todos huyen de él. Hasta logra incorporar un par de lindos guiños a la maxi-saga. Donny Cates logra mezclar toda la actitud de un cómic noventero con la sensibilidad de uno moderno.

El arte de Ryan Stegman es magnífico. Presenta claramente una historia de terror presentando decenas de preciosas composiciones de páginas y cualquier cantidad de momentos de horror corporal. Es precioso y grotesco para ver. Esto acompañado por el color de Frank Martin solo suma al clima de terror, predominando los colores rojo, azul y negro. Envuelve magníficamente el arte, haciendo verdaderamente uno de los libros más preciosos para ver de Marvel en los últimos años.

Sin lugar a dudas este equipo presenta una de las historias definitivas de Venom y Carnage. La cual a pesar de que el título de Absolute Carnage (Matanza Absoluta) parezca inapropiado a primera instancia, por la falta de matanza. En retrospectiva el título va más allá de las muertes, es sobre la versión definitiva de Cletus Kasady, un dios de muerte y caos que infecta a todo quien toca.

Acción, terror y vueltas de tuerca verdaderamente increíbles. Pero lamentablemente no es el final, que termina de manera abierta a ser concluido en Venom y el próximo evento King in Black. Cuando Carnage está involucrado en un cómic solo hay tres certezas. Va a ser un caos desenfrenado, una persecución constante y se necesitará a Venom y Spider-Man para detenerlo.

Estas tres historias forman una interesante trilogía, principalmente centrada en Carnage y Venom. En el caso de Carnage es la evolución de la ideología del personaje hasta alcanzar su cúspide. Un sociópata tratando de convencer a la gente que la única verdad del universo es el caos y la matanza sin sentido, logrando convencer a villanos y manipular a las masas para que vean su punto de vista. Culminando con él volviéndose su versión definitiva. Pudiendo “re-programar” a la gente para que sean como él. No es la gran cosa, pero es una agradable evolución, el ver a gente común actuar como Carnage y finalmente Carnage volviendo a la gente común en él.

Con Venom es más simple. Decidiendo trabajar con Spider-Man, de mala gana, para detener a Carnage. Sabiendo que Cletus mata a todos por igual y Eddie es el protector de los inocentes. Luchando nuevamente contra él sintiéndose directamente responsable por la creación de Carnage. Finalmente termina con él tomando responsabilidad, pidiéndole ayuda a Spider-Man y matando a Carnage, para proteger a la persona más inocente que él conoce, su hijo.