Loki es muchas cosas: Dios, embaucador, hermano, mentiroso, hijo, villano e incluso héroe. Ahora quiere agregar una cosa más a la lista: ser Presidente de Estados Unidos. Así es, el Dios de las Mentiras ha puesto su mirada en convertirse en el gobernante del mundo libre, pero ¿es solo otro plan?

Escrito por Christopher Hastings (I Am Groot) y dibujado por Langdon Foss (Get Jiro!). Publicado en el 2016, en plenas elecciones de Estados Unidos, para aprovechar y comentar sobre la misma. Y quién mejor que Loki, un villano con demasiado carisma, para este tipo de historias.

Hastings desde el inicio presenta el tipo de historia que va a ser, con su enfoque personal y humano. Alejado del mundo de los Avengers (hasta un cierto nivel). Enfocado en Nisa Contreras, una periodista quien en su infancia una pelea de los Avengers destruyó su hogar y los fondos que dio Tony Stark para reconstruirlo fueron utilizados por el gobernador para fomentar su campaña política. Pero a pesar de que Loki no sea el protagonista de la obra tiene un arco de personaje más significativo que la protagonista.

El guión es intenso y extenso, pero no ignora ningún posible aspecto de la carrera política que se pueda cruzar y que la protagonista pueda tratar de “frustrar”. Es algo desgastante ya que son diálogos extensos y algunos agotadores. Pero cuenta con momentos hilarantes.

El arte de Langdon Foss es cargado y los personajes tienen expresiones faciales “grotescas” pero en el buen sentido. Son muy expresivos y exagerados, pero nunca de una forma caricaturesca. No cuenta con grandes escenas de acción y las composiciones de página y ritmo son más tradicionales. Cada tanto realiza unas páginas preciosas y destaca mucho cuando tiene que realizar escenarios REPLETOS de personas.

LEER  Shang-Chi y la Leyenda de los Diez Anillos: Fase 4 en pleno desarrollo y expansión

La historia pide que dejes pasar algunos aspectos del universo más grande de Marvel, como la falta de intervención de los Avengers en este caso. Si uno lo ignora la historia funciona magníficamente. Pero cuando se llega al final… Es fantástico, una resolución muy ingeniosa y creativa. Hace que el aspecto satírico de la obra resalta al 100%

Vota Loki no funciona dentro del Universo Marvel pero sí funciona como una gran sátira, no de un personaje o un partido político en específico, pero sí una al movimiento mediático de las campañas mismas, siendo verdadero a la razón de ser del Dios de las Mentiras.