El Rey de los Monstruos está muerto, pero él no se rinde ante nadie… Ni siquiera la muerte. Ahora en el infierno lucha contra incontables enemigos para salvar su alma.

El 2021 parece ser un buen año para Gojira. Con Godzilla Vs Kong siendo un éxito para las salas de cine y con su más nuevo anime, Singular Point, llegando muy pronto a Netflix es la oportunidad perfecta para hablar de uno de los extraños cómics del personaje. 

Publicado en el 2015 por IDW la miniserie representa al rey con su look de la era millennium y poniéndolo en un conflicto como ningún otro para el personaje. Enfrentándose a demonios, almas en pena y enemigos del pasado que lo esperan en el más allá, entre Anguirus, King Ghidorha, Destoroyah y muchos más. 

Esta miniserie cuenta con muchos elementos que pueden resultar atractivos para el lector, pero también tiene varios que puedan retraer al mismo. Todo esto depende mucho de la preferencia del mismo, mucho más de lo normal. Godzilla en el Infierno cuenta con diferentes artistas. Esta inconsistencia le puede jugar tanto a favor como en contra al lector, en lo personal pienso que es un gran recurso ya que en cada número Godzilla desciende a un nuevo circulo del infierno.

La ventaja, al no tener humanos el cómic se centra completamente en Godzilla y su viaje presentando casi nada de dialogo, volviendo las historias 100% visuales. Al mismo tiempo cuenta con la desventaja que cuando lee el título de GODZILLA EN EL INFIERNO se imagina a él luchando contra demonios, kaijus diabólicos o el mismísimo Satanás, lo cual no pasa de manera explícita. La historia no presenta al infierno de la forma “tradicional”, por así decirlo, es más personal. Dicho eso vale la pena dar una mirada más detallada a cada capítulo de esta entrega.

El primer número cuenta con el magistral arte de James Stokoe (Aliens: Dead Orbit) uno de los números que cuentan con ningún tipo de diálogos dejando que el arte lo cuente todo. El nivel de los detalles es maravilloso y funciona perfectamente en esta capitulo ya que Godzilla enfrenta a un mar de las almas que ha matado. El segundo capítulo cuenta con arte de Bob Eggleton, galardonado ilustrador de portadas de libros de fantasía y cartas Magic. Esta entrega cuenta con un narrador omnisciente que no suma en nada y el arte de Bob es sin lugar a dudas preciosos, pero se siente su formación como ilustrador, ya que le arte en aspecto narrativo se siente muy rígido. 

El punto medio. El tercer número es escrito por Erick Freitas (Mega-City Zero) y cuenta con el arte de Buster Moody (Task Force Rad Squad). El dibujo de Buster en esta entrega se nota muy influenciado por el manga, dinámico y con mucha acción. Este capítulo está repleto de guiños y la historia es la más analizable del montón presentando un escenario que puede ser interpretado como algo sucedido o algo que sucederá. Con Godzilla peleando contra SpaceGodzilla mientras ángeles (con alas de Mothra) y demonios luchan por la alianza de Godzilla. 

El ante último también cuenta con dupla creativa, escrito por Brandon Seifert (The Fly: Outbreak) y dibujado por Ibrahim Moustafa (Savage Things). Este número es el más flojo del montón, tiene ideas interesantes que no quedan claras, el arte es bueno, pero es el que menos destaca en contraste con los demás y la historia tiene una resolución muy pobre.

Este cómic se guardaba todo lo mejor para el final, realizado por Dave Wachter (Teenage Mutant Ninja Turtles). El arte es magnífico, poniendo a Godzilla nuevamente en los páramos inhóspitos del Infierno y llevándolo a enfrentar un kaiju lovecraftiano, terminando con un glorioso final poético. Presentando cierta ambigüedad en los conflictos, no es simplemente Godzilla contra otro monstruo. Cuenta con un aspecto más espiritual y personal de trasfondo, a lo largo pelea contra sus pecados, demonios, alianzas, destino y la inevitabilidad de su existencia. 

Godzilla en el Infierno es una aventura sin igual para el Rey de los Monstruos. Una lucha verdaderamente espiritual y personal. Gojira pelea contra sus pecados, demonios, alianzas, destino y la inevitabilidad de su existencia. Un libro que todo fan de este legendario titan tiene que tener en su colección.