Los amantes de la weed de festejo y con los pulmones verdes este martes en donde es 420 todo el día. Para acompañar la celebración de la fecha que fue ganando popularidad con el correr de los años, les armamos una lista de películas que son claves para mirarlas fumando y obviamente pasándola bien.

5. HOW HIGH

Arrancando con nuestra lista de películas fumadas, How High no podía faltar. Si hablamos del film a nivel de calidad cinematográfica, es flojo y nada tiene sentido, pero como estamos en un mood con Method Man y Redman, diría que es casi una obligación armarse un “buen rollo” para iniciar esta aventura. Si creen que Netflix inventó lo de adolescentes que lucen un poco diferentes, se equivocan. La historia es sobre Silas y Jamal, dos estudiantes que se desviven por fumar marihuana. Juntos tienen la brillante idea de utilizar las cenizas de un amigo muerto como fertilizante en una de sus plantas. Al probar su cosecha y degustando uno de sus cogollos, casi de forma mágica, ellos y todos los que fumen de esa weed, podrán ver al espíritu de su amigo Ivory. Lejos de asustarse, entre la felicidad y el asombro, los pibes van a utilizar esta marihuana para obtener esta ayuda divina y así lograr calificaciones tan altas que los llevarán a la prestigiosa Harvard. El resto de la película es básicamente ellos dos viviendo situaciones bizarras entre los ricos y blancos de la universidad, rodeados de marihuana, escenas de ellos fumando, más escenas de ellos fumando y algún que otro cameo copado como un mini recital de Cypress Hill.

4. TED

Si hay una película que unió a los que disfrutan de este tipo de cine como así también al público mainstream, esa fue Ted de Seth MacFarlane. El creador de Family Guy contaba con espalda y una trayectoria más que aceptada al estrenar esta película que fue generando expectativas a base de un osito de peluche que hacía lo mismo que podría hacer cualquier ser humano. Junto al gran laburo de MacFarlane en la voz y al CGI que logra lo imposible con Ted, lo tenemos al bueno de Mark Wahlberg que fumando y remando solo en el set, hicieron de este film un clásico inmediato de comedia fumada. La historia comienza bastante tierna, con un pequeño John Bennett deseando que su osito Ted cobrara vida y sea su amigo para siempre. Su deseo se hizo realidad y de alguna manera se ganó al amigo más fumón que se pueda tener. La película es una mezcla de situaciones que podrían verse tranquilamente en Family Guy o American Dad! (ambas creaciones de MacFarlane), como también una propia identidad gracias a la personalidad de Ted. Obviamente tiene su secuela mala impulsada por el dinero, pero nosotros nos quedamos únicamente con la primera.

3. THE WASH

Son una de las mejores duplas del Hip Hop y sin dudas verdaderos embajadores de la cultura cannabica en el arte, Dr. Dre y Snoop Dogg se debían una película juntos y en 2001 con The Wash lo inmortalizaron. Si bien también comparten cast en la clásica Training Day de ese mismo año, esta es la única película que existe protagonizada por ambos. Quizás sea la más difícil de conseguir para ver en esta lista, no se encuentra en ningún servicio de streaming y casi nadie nunca la menciona. En este ranking, hacemos un poquito de justicia ubicándola entre las mejores para ver en 4/20 por el simple hecho de Dre y Snoop con participaciones de unos tales Tommy Lister Jr., Ludacris, Xzibit, Shaquille O’Neal y hasta un papel recontra loco de Eminem.

2. PINEAPPLE EXPRESS

¿Se imaginan a las próximas generaciones relacionando el nombre de Seth Rogen a uno de los grandes productores y no al que fumaba en todas sus películas? Un mundo al que no quiero llegar. No puedo decir o proyectar lo mismo de James Franco, que con solo mencionar su nombre ya sabemos todo lo bueno y lo malo. Lo cierto es que juntos protagonizaron en 2008 una de mis películas favoritas de todos los tiempos. Dirigida por David Gordon Green con un guion del propio Rogen y su otra gran dupla creativa Evan Goldberg, todos supieron inventarse una gran excusa para lograr una divertida película, hacer cine, ganar dinero y lo más importante: fumar muchísima marihuana. Dale Denton (Seth) es un laburante que pasa sus días arriba del auto, yendo de acá para allá, fumando weed y escuchando la radio. Su proveedor es Saul (James), un tipazo que vive en un departamento equipado para veinte cuarentenas. Ambos tienen una buena relación, el comprador logró una empatía con su dealer y siempre le vende calidad, flores exclusivas y lo invita a fumar cosas tan increíbles como un porro en cruz. Luego de conseguir unos gramos de Pineapple Express, Dale tiene la mala fortuna de presenciar un crimen al mejor estilo mafia cometido por una policía y en lugar de denunciarlo o de buscar ayuda, decide regresar a lo de Saul y a partir de eso, con mucha marihuana en una mochila, comenzarán a vivir unas horas en donde nada tiene sentido hasta que termina la película. Un delirio hermoso que nunca tuvo secuela, ni la necesita, y que siempre la podés enganchar en la tele.

1. FRIDAY

Ice Cube siempre se destacó por ser uno de los primeros raperos que estaban muy atentos del juego, abriendo la cancha más allá de la música a otros sectores que dan mucho dinero como el cine. De hecho, hasta el día de hoy sigue actuando, pero en 1995, quizás en uno de sus mejores momentos como artista, protagonizó e inmortalizó un clásico dirigido por un debutante F. Gary Gray. Junto a Chris Tucker, otra estrella de la comedia afroamericana de los noventa, Friday se convirtió en una película de culto que relata lo complicadas que pueden ser las horas de un viernes en el hood. La película de por sí es un film redondo, que cumple y sabe lo que ofrece, pero que también se disfruta y se complementa con su épico soundtrack. Una banda de sonido que trae nombres como Dr. Dre, Cypress Hill, Scarface y el propio Cube. Es una cita obligatoria para el 4/20 por sus momentos cannábicos, unas grandes actuaciones de los fallecidos John Witherspoon y Tom Lister Jr., la nostalgia de los 90s y su gran complemento musical.