Y finalmente llegó la fecha, el momento de la pelea principal: Godzilla vs Kong.

Gran película que se esperaba mucho para poder ver una versión moderna y de universo compartido del gorila gigante y el rey de los monstruos. Independientemente de cuanto te gusten los Kaiju, el valor Pop de ésta pelea era grandísimo para fans y espectadores casuales por igual.

Lo primero que hay que decir de Godzilla vs Kong es que tomaron nota de los errores en las batallas entre monstruos de Godzilla: King of the Monsters (2019), ya que esta vez todos los combates fueron bien iluminados y no se pierden ningún detalle. Pensando en las peleas en sí mismas, son muy buenas, exactamente lo que vas a ver: bichos gigantes dándose con de todo sin respiro.

Los protagonistas de la cinta, Godzilla y Kong, y los otros Kaijus que aparecen a lo largo del film, están muy bien respecto a diseño. Alguno puede no convencer del todo pero los diseños son intimidantes y realistas, dentro de la suspensión del descreimiento del Monsterverse. Los efectos son error/acierto, como en el 95% de los tanques del cine actual, pero por suerte para el espectador las falencias son en momentos menos relevantes. En las ocasiones donde dichos FX se lucen es donde vale  que, es en las peleas. Puntualmente en la confrontación final del tercer acto, hay un despliegue efectos hermosos, que hace de ese enfrentamiento climático algo que se va a quedar en la memoria de todos los que lo vean.

Claramente el objetivo de Godzilla vs Kong es ver a los susodichos enfrentarse, hay que hablar de los protagonistas humanos. Probablemente el gran problema del Monsterverse es no tener mucha alma en sus personajes principales no monstruosos, quizás con la excepción del Doctor Ishiro Serisawa fenecido en la segunda película del rey de los monstruos. En esta película los actores y actrices se dividen en Team Godzilla y Team Kong, realmente se empatiza mucho más con el segundo. El carisma de Alexander Skarsgård y Rebecca Hall se roban la pantalla cuando están en escena y la joven Kaylee Hottle quien interpreta a la pequeña Jia, a quien vemos en los trailers con Kong, logra hacerte empatizar de forma increíble con el rey de la Isla Calavera. Sus arcos son cliché pero cuando está en pantalla cumplen con creces. Esto no ocurre con los humanos del lado de Godzilla. Millie Bobby Brown y Julian Dennison, interpretando a Madison Russell y Josh Valentine, realmente aburren con su presencia y son las partes más densas de la película. A favor de la crew del gigante japonés está la actuación de Brian Tyree Henry con una interpretación repleta de personalidad, aunque algo caricaturesca, representando a Bernie Hayes un técnico de Apex Cybernetics, la misteriosa corporación que hace su presentación en esta cuarta película del Monsterverse.

LEER  Godzilla en el Infierno: No todos los Kaijus van al cielo

Ahora bien, ¿Qué ocurre con la película? Sin entrar en spoilers la cuestión es sencilla: Godzilla empieza a atacar sin aparente razón instalaciones de una empresa y Kong, siendo estudiado y contenido en la Isla Calavera,  puede ser la clave para detener al lagarto radiactivo. A partir de acá se empieza a complicar la cosa y sin entrar en detalles, la cosa se pone buena.

Godzilla vs Kong es exactamente eso, los dos monstruos gigantes más famosos del mundo peleándose cual encuentro de boxeo en el Madison Square Garden. Si vas a buscar drama humano en una película de Kaijus posiblemente estés pifiándole en donde lo estás buscando y recomiendo que lo busques en cine de Akira Kurosawa que, curiosamente, muchas de sus películas fueron financiadas por las de Godzilla ya que Toho producía tanto las de Akira como las del rey de los monstruos.

Es una película muy entretenida, que si sos fan del género de monstruos gigantes, sobre todo del Godzilla clásico, vas a disfrutar muchísimo. Incluso un consumidor casual puede gustarle mucho porque es pura acción y poco dialogo que es lo ideal en este género, como dije más arriba solo algún momento de los humanos del Team Godzilla puede llegar a aburrir. Mi única crítica a titulo personal es que hay mucho Kong y no tanto Gojira, aunque en los films de versus es difícil equilibrar la balanza. Véanla, dura menos de dos horas y lo van a pasar genial. Godzilla vs Kong es como el pastel de papas: jamás defrauda.

PUNTAJE: 7.5/10