Transformers vuelve a sus raíces en la nueva serie animada de Netflix. ¿Una buena serie o una más de las que apelan a la nostalgia de las franquicias más populares de los 80s?

Luego de que una serie de películas live action volvieran a poner en la popularidad a la franquicia, muchas series animadas fueron produciéndose a lo largo de ese mismo periodo. Todas con una estética diferente a la original, casi como un derivado de la nueva línea de diseños perpetrados por factoría Michael Bay. Mientras esto pasaba en los medios masivos, las líneas de juguetes que originalmente iba desarrollando Hasbro (junto a su «partner in crime«, la empresa nipona Takara) tomaban caminos de diseño más apegados a la estética clásica de los 80s y a la de los comics de la editorial IDW. Es así como hubo un intento de serie animada en la ya fenecida web Machinima con episodios que contaban historias nuevas con los diseños de los juguetes que iban saliendo al mercado. Prime Wars Trilogy fue el intento fallido de web series, con una animación CGI demasiado barata y sin fluidez e historias que tomaban cosas sueltas del universo de los comics de IDW que daban por resultado algo aburrido y difícil de entender si no se era ya un iniciado en el lore de toda la franquicia.

Llega 2018 y en la ComiCon de San Diego, Hasbro presenta su nueva línea de Transformers con un notorio cambio estético a lo que venía sacando hasta el momento, ya que era una marcada vuelta a sus raíces a los diseños del cartoon de los 80s pero con un upgrade de ingeniería y diseño: La línea en cuestión se dio conocer como Siege, la cual formaba parte de algo denominado como War For Cybertron Trilogy. Un año después y con la línea de juguetes gozando de buena repercusión con los fans, Hasbro anuncia que una nueva serie animada basada en esta nueva línea, con F.J. DeSanto como showrunner, Rooster teeth como productora (Quienes ya venian de trabajar en la web serie de Machinina) y el estudio de animación japonés Polygon Pictures, quienes ya habían trabajado en las series televisivas CGI de Transformers: Prime y Robots in Disguise.

LEER  Fear Street: Horror adolescente recargado

Desde los primeros trailers esta serie generó todo el interés y curiosidad del fandom de TF, sobre todo al saber que Siege tendría solo 6 episodios y que iba a ser parte de toda una trilogía que promete contar o recontar con una mirada más cruda , adulta y oscura la historia que muchos ya conocen por la vieja serie animada y los comics de la que con el tiempo se denomino Transformers Generation 1 o G1.

El planeta Cybertron está inmerso en una guerra civil que no parece tener salida alguna. Luego de una revolución los Decepticons  se hacen con el poder y Megatron se convierte en su dictatorial líder que considera a los Autobots como facción rebelde a la cual combatir o en todo caso convencer de unirse a su causa. Los Autobots y su líder Optimus Prime, al borde de la derrota preparan un plan secreto para huir del planeta que ya tiene agotados los recursos para sostener la vida de ambos bandos. En el medio conocemos a Bumblebee un buscador de Energon (La fuente de poder de los Cybertronianos) quien trabaja para el mejor postor y no quiere involucrarse con ninguno de los bandos en conflicto. El descubrimiento de un ítem legendario y poderoso puede torcer el rumbo de la guerra y asegurar la victoria a quien lo posea. Tanto Megatron como Optimus Prime aceleran el ritmo de la guerra por poseer la mítica AllSpark, mientras que Bumblebee deberá escoger entre seguir siendo un mercenario o unirse a la causa Autobot.

La historia ya conocida, explorada en series, comics y hasta en la película live action de Bumblebee tiene un tinte más adulto, oscuro y áspero. Acá los héroes no son infalibles y buenos per se. Optimus se muestra como un líder terco sostenido en sus ideales sin notar que esa guerra que lleva contra su némesis está amenazando no solo a la vida de su facción, sino a la de todo el planeta. Bee ya no es ese personaje bondadoso que muchos recuerdan, acá es alguien interesado solo en sobrevivir sin involucrarse en algo tan peligroso como estar en la mira de los Decepticons.

Megatron se muestra como un líder con motivaciones que validan su lucha y ascenso a poder cosa que lo alejan de ser el bidimensional megalómano visto en otras series. Estos y otros personajes ven reforzadas sus personalidades y motivaciones gracias a que se tomaron varios factores de los comics de IDW, los cuales la mayoría fueron capitaneados por Simon Furman, guionista de los comics de Transformers de la era Marvel y Marvel UK en los 80s y una de las mentes maestras detrás de la serie de Beast Wars, la cual marcó el regreso de TF a la televisión en su primera serie de CGI y la primera en mostrar historias más complejas a mediados de los 90s.

LEER  Fear Street: Horror adolescente recargado

Otro punto a destacar es el peso protagónico a las Fembots, en especial su líder, la valiente Elita-1, quien es la única capaz de hacerle abrir los ojos al terco de su novio Optimus Prime en momentos clave. Este protagonismo de las féminas cybertronianas, no es para nada forzado por temas inclusivos o de agenda que tan negativamente afectan en el aggiornamento de franquicias pasadas, ya que ellas tuvieron sus apariciones breves en el cartoon original de G1 siendo gran parte de la resistencia que se quedo en Cybertron para seguir combatiendo.

Si en la parte de guion es positivo el punto de mostrar un producto oscuro y maduro, en la parte de animación no cumple con todo lo que prometieron los trailers. Se nota cierto «ahorro» en usar repetitivamente los modelos de CGI de algunos personajes a modo de cybertronianos genéricos pero con otro color. Inexplicables secuencias donde en vez de transformarse para moverse, los protagonistas están corriendo y movimientos toscos en varias secuencias que si los comparamos con la fluidez y acción de las épicas cinemáticas del video juego «Fall of Cybertron» (el cual tiene casi una década) la serie de Netflix sale perdiendo en ese aspecto. Habrá que ver si este aspecto mejora en la próxima etapa de la trilogía: Earthrise, la cual aún no tiene fecha de estreno.

VEREDICTO

Si bien como serie tiene una animación pobre y algunos hechos de los últimos días de la guerra en Cybertron están cambiados para hacer una historia en escasos 6 episodios, estamos ante un producto de la franquicia que toma lo mejor de otros medios para enriquecer a los personajes y que es una vuelta a la estética y origen de Transformers, de la cual jamás debería haberse alejado, para no sufrir esa visión distorsionada y apócrifa que Hasbro le permitió a Michael Bay y sus guionistas, pagando caro el fracaso de The Last knight y volviendo a las fuentes con la excelente live action de Bumblebee.