Es notable el éxito que está generando Leigh Whannell con The Invisible Man (2020), adaptación del personaje creado por H.G Wells, y es inevitable que Blumhouse, productora encargada del proyecto, quiera repetir la fórmula con éste director que bien sabe manejar el género de terror y suspenso, por eso Jason Blum –CEO de Blumhouse Productions- ha realizado un contrato por 2 años para que Whannell realice películas y series para la compañía.

Por otra parte, el director se ha mostrado con interés al querer realizar un reboot libre de la famosa novela Drácula’s Bram Stoker. Ya tiene ideas al respecto, y se las hizo saber en una entrevista a Bloody Disgusting.

Trataría de llegar a la esencia de lo que hace que Drácula dé miedo, que es para mí su falta de piedad. Él necesita beber sangre… es un psicópata, así lo representaría, sin capas, ni relámpagos, ni niebla… Solo como un psicópata que bebe sangre.

Leigh Whannell, un director que va ganando terreno en el género

Universal se ha mostrado indiferente en cuanto al Dark Universe después del fracaso de The Mummy (2017), pero sigue a favor de querer que cada uno de los icónicos monstruos tenga su propia película, y tiene en desarrollo una nueva adaptación del Conde Transylvano. Podría ser posible que Whannel dirigiese una cinta después de mostrarse con muchas ganas de querer refrescar el mito de Drácula dándole un nuevo giro a su historia tal y cómo lo implementó en la película protagonizada por Elizabeth Moss. Y quién dice, sea producida por Blumhouse. Sin embargo, si existe Drácula, existe su “némesis”: Van Helsing; y ya se ha puesto en marcha la búsqueda de un actor que interprete al famoso cazador de monstruos en el reboot cinematográfico de la película de 2004 dirigida por Stephen Sommer y protagonizada por Hugh Jackman.