La historia de Hansel y Gretel es conocida a lo largo y ancho de todo el mundo casi que desde que los Hermanos Grimm publicaran el cuento original hace ya más de ¡200! años. A través de lo años, dicho relato ha ido mutando poco a poco para poder adaptarse a los tiempos que corren y así renovar el interés para que la audiencia pueda redescubrir una historia que ya conoce pero quedarse con sensaciones nuevas. Bajo ésta última apreciación es que llega a las pantallas de todo el mundo una reversión mucho más oscura del clásico cuento gracias a la dirección y al guion de Oz Perkins en colaboración con el escritor Rob Hayes.

Con el nombre de Gretel & Hansel (2020) ésta nueva reversión de la historia cuenta todos los sucesos clásicos del cuento pero centrándose más en la visión y experiencias de Gretel (Sophia Lillis) que en esta oportunidad será mayor que su hermano Hansel (Samuel Leakey) y que tendrá que afrontar haber sido echados por su madre de la que solía ser su casa. Solos en el medio del bosque y después de vagar durante un par de días, ellos encontrarán una cabaña en donde pareciera que la comida y la bebida abundan y entrarán en dicho lugar sin el permiso correspondiente de su dueña que una vez que los encuentre les ofrecerá quedarse en ese lugar pero lo que los hermanos no tienen en cuenta es lo que ella les tiene secretamente preparado y que los cambiará para siempre.

De lo primero que tiene que despojarse el espectador que se acerque al cine para ver ésta película es de los prejuicios. En lo últimos años ya se ha tratado de adaptar de una manera más oscura antiguos cuentos y lo de los hermanos Grimm no son la excepción, de hecho ésta misma historia ya ha pasado por ese proceso con Hansel & Gretel: Cazadores de Brujas (2013), pero nunca con el estilo de quién ahora se hizo cargo. Ésta versión no es la típica película oscura donde los temas son serios o el lenguaje es más para adultos, no, ésta película tiene un nivel de complejidad en su producción, en su puesta en escena y en su manejo de la atmósferas que pareciera ser una película puramente de género. Hay cuestiones de encuadre y de tratamiento narrativo que hacen acordar a los mejores momentos de la filmografía de Ari Aster y esos son detalles que se notan a lo largo de toda la cinta. La estructura de la película lejos está de ser la más común en las películas de terror clásicas, acá se juega con los estilos y dentro de la cinta se pueden observar cosas de terror abstracto o surrealista que hacen que la experiencia sea totalmente sensorial y al mismo tiempo muy personal.

Este último aspecto tiene que ver con el tiempo con el que juega el guion para revelar las cosas. Los caminos por donde se transcurre y los eventos que suceden pueden parecer no tener sentido o ningún propósito en una primera instancia pero todo termina siendo una ilusión y para los momentos del final todo termina siendo coherente. Eso sí, en los momentos finales y quizás con un exceso de precaución para con el espectador, la cinta termina teniendo demasiadas explicaciones cuando todo logra entenderse sin una explicación concreta. Ahí termina siendo redundante e innecesario y por eso quizás la última parte del tercer acto puede brindar sensaciones ambiguas.

Las actuaciones están correctas y eso tiene que ver con que el elenco no es numeroso, ni mucho menos, y que tampoco hay tantas caras conocidas. Sólo Sophia Lillis, a quién se pudo ver brillar en la nueva versión de IT (2017-2019), es alguien a la que el público puede reconocer con una facilidad mayor y ella responde ante la presión de ser protagonista y da una actuación que da la pauta para que se la tenga en cuenta para películas de terror, pero de este estilo. Esas películas más de atmósfera que de eventos, de miradas que de gritos. El resto del elenco cumple a la perfección con sus roles, pero ninguna logra acercarse a la performance de la joven actriz.

Gretel & Hansel es una película a la que hay prestarle suma atención más que nada por su propuesta técnica y visual. Si bien el relato es conocido por todos, las formas que su director toma para mostrarlas una vez más son frescas y novedosas creando una experiencia más que interesante.