Hay determinados artistas y cinematógrafos que mediante su obra hacen reconocible su trabajo con tan sólo una mirada, o unos minutos de atención a su trabajo. Wes Anderson por ejemplo, con sus paletas de colores pastel, sus planos centrados y sus personajes excéntricos; o bien los personajes de colores claros, paisajes solitarios y de ensueño, la luz natural de Sofia Coppola.

En el caso de los hermanos Safdie (Joshua y Benjamin) los rasgos característicos se encuentran en todas sus películas. Ese ambiente ansioso y trágico de las ciudades grandes, su ritmo urbano, apresurado, con sus charlas a mitad de la calle, colores vibrantes y planos cortos que se llevan nuestra atención y las desesperantes decisiones de los personajes principales que nos tienen al borde del asiento. Varios de sus proyectos se sitúan en New York, donde ambos nacieron y se criaron, y nos llevan a entender un poco la vida de las personas a las que retratan, sus problemas, preocupaciones, personalidades y obligaciones.

Uncut Gems (2019)

El estilo de los Safdie radica en las emociones, la creación de atmósferas y las expectativas que depositamos en sus historias para ver hasta dónde llegan estas personas tan erráticas. También recurren a la música electrónica, los colores brillantes y saturados y sueños o situaciones ridículas que dejan dudando tanto al protagonista como al mismo espectador. A lo largo de su filmografía podemos ver historias narradas mediante planos close up, que capturan la atención del espectador y a la vez planos amplios y llenos de gente, que dan un sentido de contexto, confusión y un acercamiento más naturalista.

En Good Time (2017) conocemos a Connie Nikas (Robert Pattinson), que hará lo que sea necesario para sacar a su hermano Nick (Ben Safdie) de prisión. Durante 97 minutos nos sumergimos en una carrera contrarreloj de Connie para obtener el dinero necesario; un recorrido de adrenalina y desesperación donde las tomas rápidas, los lentes bifocales, la música y los sonidos que lo rodean son vibrantes e incesantes. Los Safdie logran mediante sus recurrentes recursos y sus historias de gente promedio en problemas que pueden afontar en cualquier momento invertir al espectador de lleno en la historia.

Good Time (2017)

Otro de estos ejemplos es su primer proyecto juntos, Daddy Longlegs (2009). Es la historia de Lenny (Ronald Bronstein), un proyeccionista oriundo de Manhattan con una vida errática y llena de desencuentros, quien queda al cuidado de sus dos hijos por unas semanas. Fieles a su manera de narrar historias digitales, Ben y Josh nos muestran por qué esta decisión de su ex mujer es una equivocación: Lenny no puede manejar su propia vida, tiene problemas con el alcohol y con su temperamento, y muchas veces expone a sus hijos a sus malas reacciones y peleas callejeras, además de poner sus vidas en riesgo en más de una ocasión. La historia fluye con una rapidez y una tensión que deja al espectador boquiabierto y esperando un desenlace que trae un realismo casi devastador.

La más desgarradora y vívida película de los Safdie es, sin dudas, Heaven Knows What, (2014). Basada en relatos reales de Arielle Holmes, una ex adicta a la heroína y dedicada a su ex novio Ilya, quien falleció a causa de una sobredosis. Otra de las historias ubicadas en la agitada New York, vemos a Arielle en su papel protagónico, con el nombre de Harley, y su actuación es simplemente brillante. El límite de la ficción y la realidad se desdibuja continuamente y la confusión, los sueños y las elecciones de los personajes nos arrastran dentro de la pantalla para sentirnos uno de ellos y cuando llegamos al final no nos queda más que un profundo sentimiento de empatía y compasión por estos niños que están confundidos, solos y desamparados en una gran ciudad.

Heaven Knows What (2014)

El último de sus proyectos es el que se lleva, pun intended, todas las joyas. Uncut Gems (2019) tuvo la actuación digna del Oscar de Adam Sandler en el papel de Howard Ratner, que tristemente nunca lo veremos obtener. Howie es intenso, atolondrado, desorganizado, infiel y un adicto al juego. También es judío y maneja un negocio de joyas en el distrito de los diamantes de New York, con lo que paga, a veces, su deudas de apuestas en partidos de basketball. Sin embargo, la fuente de todos sus problemas (y, según Howie, también sus soluciones) es un ópalo de gemas de diamantes valuado en un millón de dólares, con el que un famoso jugador de los Celtics se obsesiona.

Kevin Garnett está seguro de que los diamantes tienen una energía y una conexión con él que le garantizarán la victoria del juego, y le pide el ópalo prestado por una noche. A partir de eso, Howard se ve acorralado entre deudas que se le apilan, problemas con prestamistas, su familia, su amante y su amor y adicción por el juego, lo que lo lleva a situaciones de vida o muerte y a ponderar realmente qué es importante para el y cuál es su estilo de vida.

KG, Uncut Gems (2019)

Uncut Gems es el diamante de los hermanos Safide por excelencia; revela actrices en ascenso como Julia Fox, saca a relucir lo mejor de Adam Sandler en una perfomance espectacular que nos lleva a conectar con el personaje de una manera muy particular y recopila la locura de vivir contratiempo en New York, combinando todo con luces de neón, figuras del momento como The Weeknd y una vibra urbana que nunca falla. Una película infaltable en nuestra videoteca que nos hace desesperar, gritar, emocionarnos y nos mantiene alerta en todo momento, quedará como la galardonada de los Independent Spirit Awards y la ignorada por la Academia, pero un triunfo para los Safdie y la redención de Adam Sandler en papeles alejados de la comedia.

Dentro de los futuros proyectos de este dúo artístico imparable se encuentra una remake de la película 48hs (Eddie Murphy, Nick Nolte) y que representará un nuevo desafío para producir: una comedia. Sin embargo, si echamos un vistazo a la filmografía de Ben y Josh, no nos quedan dudas de que con un buen elenco, un guión sólido y su frescura distintiva, será un gran acierto.