Una de las películas del año por fín llega a nuestros cines.

Rian Johnson suele ser un director que divide las aguas en cuanto a la consideración de sus obras ya sea en el público o en la prensa especializada. ¿Los motivos? Tener una visión diferente al resto, ni mejor ni peor, diferente. En ella la comedia tiene un papel preponderante sin importar el género que trate y por supuesto el uso de los colores es un «arma» estética que para Rian tiene mucha importancia (el rojo es su color predilecto). Pero como su visión no es para todos, Johnson también cuenta con una gran parte de público que defenestra en cuanto puede el trabajo que él realiza, casos puntuales hay dos y con mucha polémica detrás cómo Star Wars: Los Últimos Jedi (2017) o el famoso capitulo de La Mosca en Breaking Bad, que para muchos es considerado uno de los mejores episodios de la serie y para otros directamente el peor. Sin medias tintas y con todo el mundo agazapado y esperando expectante para venerar o defenestrar la obra del autor, llega Entre Navajas y Secretos (Knives Out), una película de misterio al mejor estilo de las novelas de Agatha Christie, en donde Johnson vuelve a imponer todo su estilo.

El misterio de Knives Out comienza cuando Harlan Thrombrey (Christopher Plummer), un famoso y adinerado escritor de novelas de crímenes, es encontrado inesperadamente muerto. A pesar de que su deceso parece propio de un suicidio, la policía de la región empezará a realizar la pertinente investigación del caso entrevistando a la numerosa y problemática familia del escritor. Pero cuando todo pareciera indicar que no habría mayores sorpresas el Detective Benoit Blanc (Daniel Craig) aparecerá en escena para comenzar a atar algunos cabos sueltos en el caso y su principal punto de apoyo será Marta Cabrera (Ana de Armas), la enfermera y acompañante del Sr. Thrombey. Con su ayuda, Blanc no sólo comenzará a conocer más a fondo la noche en que se produjo la muerte sino también las debilidades y características que tiene la numerosa familia del ahora difunto escritor y empezará a cuestionarse si la muerte fue a fin de cuentas un suicidio o si alguien lo mató.

A lo largo de las dos horas y diez de duración que tiene esta película, el guion de Rian Johnson demuestra que una cinta en donde la trama central es la resolución de un misterio no tiene por que ser algo solemne y oscuro, sino divertido y lleno de color. También da la nota en cuanto al eje central del misterio ya que a cada pre-concepto que puede ir generando el espectador Johnson da todas las vueltas de tuerca necesarias como para despistar a todos. Quizás ese sea su acierto más destacable, no caer en la fácil, siempre buscarle una vuelta para desorientar absolutamente a todos y de cómo consolidar un relato creíble y veraz sin perder ese touch «mágico» de un relato ficcional. Fuera de lo que es estrictamente de guion, Johnson también diagrama una belleza visual con una paleta de colores llena de vida y que en donde la utilización de cada color no es casualidad ni coincidencia. Lo mismo pasa con los planos y con la puesta en escena en cada encuadre. Todo tiene una significación extra, una doble mirada y una re interpretación posible. También hay que destacar que la película en ningún momento se torna pesada, si un poco larga por la cantidad de diálogos que posee pero nunca a tal punto que el espectador no logre divertirse viéndola.

Un aspecto que le juega totalmente a favor a la película es la selección del elenco y la utilización de cada uno de los personajes que se ven en la cinta. Pocas veces una estructura coral logra ser tan eficaz en cuanto a su planificación y posterior ejecución. Todos tienen su momento de brillar y con todos se puede generar un vínculo inmediato por la naturalidad con la que cada uno de estos partícipes esta escrito, realmente parece una verdadera familia y eso es algo que no muchos directores o guionistas logran concretar en sus relatos. El elenco está compuesto por estrellas de primer nivel como : Christopher Plummer, Chris Evans, Jamie Lee Curtis, Toni Collette, Katherine Langford, Jaeden Martell, Michael Shannon y Lakeith Stanfield que adoptan con total normalidad su rol de personajes complementarios sin ningún tipo de problema. Aquellos que logran destacarse por sobre sus compañeros, por razones estrictamente de tiempo en pantalla, son Daniel Craig y Ana de Armas quienes en roles diferentes cada uno logra explotar al máximo sus habilidades y logran ser simpáticos desde el primer momento en que se los ve.

Entre Navajas y Secretos es una de las mejores películas del año sin lugar a dudas. Inteligente y divertida, lo nuevo de Rian Johnson es una bocanada de aire fresco en un panorama en donde la industria ya no se juega por películas de este estilo.

[taq_review]