Uno de los actores más carismáticos de Hollywood estrena nueva película.

Esta semana se estrena en Argentina Huérfanos de Brooklyn, la nueva película protagonizada y dirigida por Edward Harrison Norton. Un icono de Hollywood, quien desde pequeño demostró interés por la actuación, por lo que después de culminar sus estudios de historia en la Universidad de Yale, carrera que él también consideró que lo ayudaría en su carrera actoral, empezó con las clases y talleres de actuación. Clases que efectivamente le fueron de utilidad y si no lo creen, veamos este repaso por sus cinco mejores papeles.

Derek Vinyard – AMERICAN HISTORY X

Para los que no hayan visto esta peli, Derek Vinyard es su personaje ficticio en la película American History X (1998). Es un hombre con una gran inteligencia que ha sufrido el trauma de perder a su padre a manos de hombres negros. Por ello, adopta una mentalidad neo nazi que lo lleva a la cárcel, donde puede reflexionar y darse cuenta de que todo el movimiento es un sinsentido que se sostiene mediante la ira y la rabia de personas que sufrieron traumas similares (en algunos aspectos) al que sufrió él. Es protector con su familia, suele dejarse llevar por impulsos (característica que le acarrea algunos problemas) y se ve a sí mismo como la unidad paterna desde que murió su padre.

«Un hombre común» – FIGHT CLUB

El narrador (Edward Norton), cuyo nombre nunca se menciona, es un empleado de una empresa automovilística el cual sufre de insomnio. Su médico se niega a recetarle medicación y, al quejarse de que está sufriendo, le replica que vaya a un grupo de apoyo para ver lo que es el sufrimiento de verdad. Él asiste a un grupo de apoyo de víctimas de cáncer testicular y, después de convencerles de que él también está aquejado de la enfermedad, encuentra una liberación emocional que le cura el insomnio. Se convierte en un adicto a los grupos de terapia y a la farsa de pasarse por víctima, pero la presencia de otra impostora -Marla Singer (Helena Bonham Carter)- le molesta, por lo que negocia con ella para evitar encontrarse en las mismas reuniones. Su vida dará un vuelco de 360 grados cuando conozca a Tyler Durden (Brad Pitt), alguien que le enseñará a ¿disfrutar de la vida?

Eisenheim – THE ILLUSIONIST

Eduardo Abramovich regresa a Viena convertido en Eisenheim, un talentoso ilusionista. Durante una actuación se reencuentra con su amor de la infancia la ahora duquesa Sophie von Teschen (Jessica Biel) quien está comprometida con el príncipe heredero Leopold (Rufus Sewell). Después de la actuación de Eisenheim, Leopold se obsesiona con desenmascarar al ilusionista que él considera como un farsante. Más tarde le ordena al jefe de la policía, el inspector Walter Uhl (Paul Giamatti) que investigue a Eisenheim, pues sospecha que puede estar teniendo un romance con su prometida la duquesa Sophie.

Mike Shiner – BIRDMAN

Edward interpreta a Mike Shiner, un aclamado actor de Broadway con muy mal carácter y un tanto inestable en lo general de su personalidad que es «contratado» para personificar el papel protagónico en la obra de teatro que produce y protagonizaRiggan Thompson(Michael Keaton). El perfil psicológico de Norton es tan sublime en este film que habrá servido seguro a muchos actores para estudiar su obsesión por el mundo interpretativo, casi enfermizo en su personaje.

Inspector Henckels – THE GRAND HOTEL BUDAPEST

Nominada al Oscar en nueve categorías, esta película de Wes Anderson se convirtió en una de las más frescas sugerencias y sorpresas del 2014. Edward Norton era solo uno más en un completo y largo reparto de actores. Hasta otros 15 nombres de altura como mínimo aparecen en el film: Ralph Fiennes, F. Murray Abraham, Mathieu Amalric, Adrien Brody, Willem Dafoe, Jeff Goldblum, Harvey Keitel, Jude Law, Bill Murray, Saoirse Ronan, Jason Schwartzman, Léa Seydoux, Tilda Swinton, Tom Wilkinson, Owen Wilson… La garra visual de la película es excelente, así como la música de Alexandre Desplat son de lo más positivo. Y Norton, por supuesto logró llevarse todos los aplausos y destacar de tal manera que su papel tomó mayor repercusión de la que el mismo director hubiese imaginado.