La serie insignia de Disney+ empezó y tuvo un comienzo aceptable…

Son tiempos de cambios para el bajo mundo de la galaxia. El Imperio ha caído y la nueva república no tiene interés en operar con caza recompensas, pero un Mandaloriano va a tomar todos los trabajos necesarios para mantener su estilo de vida y de alguna forma recuperar su cultura destruida.

El primer capítulo pone todo su enfoque en presentar a su protagonista el Mandaloriano. Su forma de actuar, pensar, su código de honor y pequeños indicios a su cultura y pasado. Hace un gran trabajo en ese aspecto, nos deja intrigados y fascinados, es difícil de saber si Pedro Pascal está verdaderamente debajo de la máscara pero uno queda intrigado en el personaje. La influencia de Clint Eastwood “El Hombre Sin Nombre” es muy notoria y bienvenida, pero al mismo tiempo se nota que los creativos querían trabajar con Boba Fett pero por algún motivo no se pudo.

En el resto del cast lo tenemos a Carl Weathers y Werner Herzog con roles de mucha presencia, ninguna sorpresa viniendo de estos veteranos, pero el tiempo de cámara con el que cuentan es muy muy pequeño, espero volver a verlos en próximos capítulos. ¿Y Taika Waititi como IG-11? Bueno… podría haber sido cualquier otra persona y nunca nos habríamos dado cuenta.

El heredero de George Lucas, Dave Filoni, es el encargado en realizar este primer capítulo haciendo su debut directorial en live action. El resultado es uno competente pero con mucho espacio para mejorar. El episodio no llega a los 40 minutos pero aún así el ritmo es uno particularmente lento. El trabajo de edición podría mejorar y cuenta con una escena redundante que no tienen propósito narrativo, simplemente para sumar a la estética western. A pesar de todo se siente el toque personal de Filoni, con el tipo de humor e interacción de personaje y coreografía de peleas, son entretenidas, rápidas e intensas.

LEER  May the 4th Be With You: Cuatro recomendaciones para ver y conocer el fenómeno Star Wars en profundidad

El aspecto más fuerte del capitulo, excluyendo el trabajo de producción y efectos especiales, es la música de Ludwig Göransson. Él hace un trabajo fenomenal, creando una fusión Star Wars/Western como nunca oímos.

El inicio de la serie no es tan fuerte como uno esperaría o anticipaba. Triunfa en establecer un intrigante protagonista y una nueva mirada a la galaxia, desde el período en el transcurre con la caída del Imperio y la vida de un caza recompensa. Lamentablemente no establece y es pecaminoso en sentirse muy fan-film por la inexperiencia del director y el exceso de guiños a elementos/alienígenas que no agregan a la narrativa o son necesarios para la construcción del mundo.

Aún hay muchos capítulos por venir con grandes directores atados (Rick Famuyiwa, Deborah Chow, Bryce Dallas Howard y Taika Waititi) y con más actores confirmados por aparecer como Gina Carano, Giancarlo Esposito, Ming-Na Wen y más. A pesar del resultado inicial, The Mandalorian tiene un gran futuro por venir.

La desventaja de este primer capítulo es que la campaña de marketing reveló todo el contenido del episodio debut, así que no hay muchas sorpresas en el mismo con excepción de la ultima toma que deja la curiosidad necesaria para darle una mirada al segundo capitulo y con él tener una mayor imagen de la serie.