“Difícil de ver. Siempre en movimiento es el futuro…” Nunca se sintieron más ciertas estas palabras en relación a la saga. 

Recientemente David Benioff y D.B. Weiss “abandonaron” su trilogía en la saga por las clásicas diferencias creativas, dejando el calendario de películas de 2022, 2024 y 2026 muy incierto. Se rumorea que su trilogía se centraría en los orígenes de los Jedi a la vieja república, pero su trato exclusivo con Netfilx presentó mucha tensión interna con Disney, quiénes están intentando lanzar su propio servicio. Ellos también eran incapaces de llegar a un compromiso con Kathleen Kennedy con respecto a su historia. Al mismo tiempo, ellos no querían entrar en otra saga con un fandom tan tóxico. Estos supuestos factores desembocaron es su despedida.

Esta no es la primera vez que la saga pierde a un par de directores. Ya ha pasado con la dupla Phil Lord y Chris Miller en SOLO, Colin Trevorrow en Episodio IX y Josh Trank con ese tercer spin-off nunca anunciado. A su vez existen las suficientes alegaciones de complicaciones en el set de Rogue One por parte de Gareth Edwards. Esta “seguidilla” de eventos muestran la ineficacia de Kathleen Kennedy, directora de Lucasfilm, como productora de la saga –una productora que Steven Spielberg llamó la mejor productora del medio-. Pero no todo es fracaso, durante su mandato Kathleen logró hacer las dos películas más taquilleras de la saga y lograr conseguir buenos reemplazos para los directores perdidos (J.J. Abrams para The Rise of Skywalker y Ron Howard en Han Solo) y no olvidemos que también salió la ÚNICA película de la saga que perdió plata en Solo, pero Bob Iger (la cabeza de Disney) tomó completa responsabilidad por el fracaso de dicho film. Ahora, ¿este compilado de sucesos muestra la ineficiencia de Kathleen como productora o Star Wars es un producto que no puede ser tratado como cualquier otra película?

Es imposible de comprobar pero en estos tiempos de constante filtración de información, estos eventos hacen que todo se sienta más abruptos e inexplicables. Podemos ir atrás en el tiempo durante la producción de la primera película y especular que las complicaciones la volverían un fracaso, que Lucas no es capaz de hacer su trabajo pero con tiempo se demostró lo contrario. Pero la historia se repitió cuando “presuntamente” Lucas tuvo que rehacer todo El Regreso del Jedi porque el trabajo del director Richard Marquand era impresentable. Dejando de lado todas las complicaciones de producción y demás, algo que la saga siempre tuvo fue una definitiva visión de la historia -en ciertos niveles-, algo que esta parte de la saga claramente lo carece. Pero pensemos en eso un minuto, ¿qué tan definitiva era la historia de George? Hay guiones donde Leia nunca fue la hermana de Luke, donde Han moría, donde Vader no era el padre de Luke, en las precuelas George llamaba a Jar Jar la clave de todo pero después de la primera película el personaje pasó a más que un tercer plano y con cada entrevista el número de películas que planeaba cambiaba desde 9, 16, 6, 12… ¿cuántas historias verdaderamente tenia pensadas? Existieron rumores que aseguraban que después de re-lanzar los Episodios del 1 al 6 en 3D, Lucas iba a lanzar su nueva trilogía pero que ella sería Episodios 10, 11 y 12, pero no existe prueba alguna de esto más allá de especulaciones y lo que habló el propio George Lucas.

LEER  May the 4th Be With You: Cuatro recomendaciones para ver y conocer el fenómeno Star Wars en profundidad

Con The Rise of Skywalker se acerca el supuesto final de la saga Skywalker, pero entre la división del fandom y un incremento de contenido para la saga, no todo el mundo siente este cierre como un final. ¿A qué se deberá esto? El “exceso” de contenido live action es una posibilidad, antes esos elementos solo pertenecían a las películas y cualquier otro iba directo a DVD (como las películas de Ewoks). El resto se limitaba a continuar el universo de forma animada o impresa, con comics y novelas. La división del fandom no es nuevo para la saga, con el lanzamiento de las precuelas el mismo ya se quebró pero con el tiempo logró “aceptar” las películas, ya sea porque les encontró aprecio, entendieron lo que Lucas intentó hacer o simplemente comprendieron que no habría más películas de la saga y decidieron aceptarlas por lo que son. Esta nueva trilogía dividió al fandom más de lo que cualquiera podría anticipar, pero todo comenzó antes del lanzamiento de la misma con la eliminación del canon de todo lo que vino antes, dejando años de historia en el piso para contar nuevas. Es comprensible el nivel de frustración por parte del fan, quienes pasaron años leyendo decenas de aventuras para que una compañía diga que esas ya no tienen “valor”, pero lo más obvio de eso es el factor de que la compañía es quien dice que no tiene valor y no el propio creador. El reseteo del canon por Disney no fue el primero en la historia de la saga, cuando Marvel perdió los derechos de los comics por Dark Horse, todos los comics de esa época dejaron de ser canon. Entonces ¿es simplemente el reinicio lo que los fans detestan o el elemento de un agente externo reiniciándolo? Si George hubiera tenido la oportunidad de hacer su nueva trilogía, él mismo hubiera eliminado años de historia del canon porque él mismo no las consideraba canon, en esa época el verdadero canon era el de sus películas todo lo demás era un fan-fiction glorificado.

LEER  May the 4th Be With You: Cuatro recomendaciones para ver y conocer el fenómeno Star Wars en profundidad

NO, el reinicio no es el único factor en la división de los fans, muchos rechazan estas nuevas entregas por la falta de creatividad –The Force Awakens– o la desconstrucción de sus dogmas –The Last Jedi– demandando por algo nuevo pero a su vez no diferente. A su vez el fandom aclama Rogue One por las conexiones a la saga original y su tono diferente, a pesar de ser la misma historia de siempre y un “énfasis” en la nostalgia como The Force Awakens, ¿entonces qué es lo que los fans desean? ¿Cuál es el elemento que podría unir nuevamente al fandom? ¿Dónde yace el futuro de la saga? Con  David Benioff & D.B. Weiss partiendo, la trilogía de Rian Johnson pendiendo de un hilo y una nueva historia por parte de Kevin Feige sin saber cuándo saldrá, el futuro cinematográfico es impredecible. 

¿Se encuentra el futuro de la saga en la televisión o en necesidad de un líder creativo? La gente aclama a Dave Filoni para tomar un rol a la Kevin Feige –al menos en cuanto a la narrativa de la historia- Filoni ha demostrado su conocimiento de la saga constantemente, estudió bajo la tutela de George Lucas y presentó las historias que más empujaron las posibilidades del canon y su mitología (trilogía de Mortis en The Clone Wars y A World Between Worlds en Rebels). Pero Filoni carece en experiencia cinematográfica y productora, algo que Kathleen Kennedy tiene de sobra. Estas dos fuerzas están comenzando a colaborar juntos, Kathleen asignó personalmente a Filoni para asistir en The Mandalorian, ¿serán estos los comienzos del futuro de la saga con Filoni liderando el aspecto creativo de la misma?

Las series parecen asemejarse más a los elementos de Rogue One con tono, énfasis en los elementos familiares y contando las historias que ya conocemos. En The Mandalorian tenemos una figura muy similar a Boba Fett y muchos Stormtroopers. Mientras que en la del Capitán Cassian Andor tendremos una precuela a la precuela que es Rogue One y en Kenobi la historia de un personaje que todos conocemos, por más que todos estemos emocionados por esto, si nos lo ponemos a pensar no hay nada verdaderamente novedoso en lo mismo y ¿no es eso lo que venimos pidiéndole a la saga? ¿Algo nuevo? Pero si cuando nos dan algo nuevo y diferente solemos rechazarlo ya sea con The Last Jedi o las precuelas. 

LEER  May the 4th Be With You: Cuatro recomendaciones para ver y conocer el fenómeno Star Wars en profundidad

La toxicidad del fandom se está volviendo un verdadero problema, si Benioff y Weiss de verdad abandonaron sus películas por miedo a la repercusión de los fans, ¿qué garantía tenemos de que más artistas decidan hacer lo mismo? Por el momento Rian Johnson sigue teniendo su trilogía, pero la falta de movimiento en la misma puede presentar indicios a que él decida abandonarlo todo, simplemente por la toxicidad de un grupo de gente. El director Christopher McQuarrie (Mission: Impossible – Fallout) ya expresó su desinterés en trabajar en la franquicia por el fandom. Los fans que desesperadamente aclaman por gente talentosa trabajando en la saga son los mismos que están repeliendo a los creativos. Los fans solo se quedan con el punto más bajo de esta gente y no lo más alto. Johnson es responsable de increíbles películas como Looper/Brick, y Benioff & Weiss lograron obtener la mayor cantidad de Emmys en la historia con 59 victorias. Simplemente porque esta gente tuvo un mal día en el trabajo no significa que son incapaces de volver a repetir los logros por los que nos enamoramos de ellos.

Lucas comentó que su nueva trilogía sería como algo que ninguno de los fans podrían imaginar y por eso los fans las odiarían, como odiaron las precuelas. Probablemente tendría razón pero acaso con el tiempo, ¿las terminaríamos aceptando como aceptamos las precuelas? o acaso ¿el aprecio de las mismas vino por el factor de que los niños que las vieron en su momento ahora crecieron y hacen escuchar sus voces en el fandom? Este ultimo tendría sentido ya que Lucas mismo refuerza constantemente que SW es para niños y siempre lo fue. Pero ¿qué quiere decir esto? ¿Que como crecimos ya no merecemos Star Wars? No, simplemente que nuestra saga terminó y es momento para que una nueva generación descubra la suya. Los encargados de traernos la misma no están pensando en el fandom del principio, piensan en el nuevo fan que inicia y de cómo traer más gente a esta galaxia.

La franquicia nunca fue para el iniciado, es para el que inicia. La persona que ve por primera vez un sable de luz prenderse, ver el bien triunfar sobre el mal o escuchar sobre la Fuerza. Star Wars les pertenece a ellos y Disney está creando contenido para que todo el mundo pueda iniciar.