Los ochenta, esa época tan referenciada…

Halloween, época de fantasmas, monstruos y otro horror más realista: asesinos seriales. El género que suele encasillarlos, denominado Slasher, suele tener como protagonistas asesinos enmascarados como Jason Vorhees (Friday the 13th) algunos sobrenaturales como Freddy Krueger (Nightmare on Elm Street) y otros más humanos pero con giros sorpresivos como Angela Baker (Sleepaway Camp). Por una cuestión de años, debo excluir a nuestro querido Michael Myers (Halloween, 1978) pero de paso recomiendo sus dos primeras películas y confieso tener debilidad por Halloween 3: Season of the Witch.

La primera recomendación cae de maduro: Sleepaway Camp (1983). Slasher con todos los clichés que hoy generan más gracia que miedo, pero no por eso es menos entretenida, con un twist al final que si no la viste quedas tan sorpresa como cuando llega el resumen de la tarjeta.

Con las grandes sagas como son Friday the 13th y Nightmare On Elm Street, las cuales tienen doce y nueve películas respectivamente, pienso dedicar las que realmente les dejen algo. Pensando primero en Friday recomiendo la primera obviamente (1980), con dos datos curiosos: Jason no es el protagonista aún y otra que se nota un poco, el film se hizo para aprovechar el boom de Halloween. Después les recomiendo la tercera (1982) donde el famoso asesino se pone por primera vez su icónica mascara y finalmente quinta A New Beginning (1985) que es un delirio místico hermoso.

Respecto a la saga de Freddy es aún más fácil todavía. Con las tres primeras (1984, 1985 y 1987) les sobra, tienen las historias coherentes para el género y a mi criterio las muertes más creativas. Después el espíritu de horror se perdió en la parodia. Quizás en el ambiente adecuado te llevas un susto.

Algunas sin franquicias que están buenas posta: Bloody Valentine (1981), Silent Night, Deadly Night (1984) y The Stepfather (1987).

Voy a hacer trampa y les voy a tirar un par más de películas pero full de monstruos. Hellraiser (1987) y su secuela (1988), The Fly (1986), C.H.U.D. (1984) y a mi criterio el mejor film de monstruos de la historia: The Thing (1982) dirigida por el maestro John Carpenter.