Qué mirar y por qué.

Octubre, época de elecciones y de algo igualmente terrorífico: Halloween. Ese momento donde hay películas de horror por doquier, pero ¿qué mirar? La pregunta parece sencilla pero es más compleja de lo que uno creería, el cine de terror puede ir desde algo ya caricaturesco como las múltiples Martes 13, a algo más solido como Alíen y llegar algo verdaderamente aterrador como podría ser Heridatary (AKA: El Legado del Diablo). Durante este mes me tomaré el atrevimiento de hacerles recomendaciones de este interesante aunque maltratado género, empezando por los clásicos.

El cine clásico de terror no empezó en los 80’ sino que mucho antes. Para entender, y apreciar, el género hay que irnos a los 30’ cuando Universal Pictures se mudaba de Nueva York a Los Ángeles. Quédense tranquilos y tranquilas no pienso mandarlos a ver películas mudas, aunque si van a tener que amigarse con las que son en blanco y negro. Durante esta década hay dos citas obligadas: Drácula (1931) y Bride of Frankenstein (1935).

La primera dirigida por el mítico Tod Browning, de quien también recomiendo fuertemente Freaks (1932), estableció lo que años después serían elementos recurrentes en el género del horror. Escenarios lúgubres, cementerios aterradores y castillos góticos, acompañados de una cinematografía hermosa. A esta cinta la corona una actuación ya legendaria de Béla Lugosi, el actor húngaro daría imagen para siempre al vampiro descrito en el libro de Bram Stocker.

La segunda, dirigida por James Whale al igual que Frankenstein (1931), nos resume rápidamente el primer film y se mete de lleno en la historia de la sobreviviente criatura buscando su lugar en el mundo, mientras los doctores Frankenstein y Pretorius por diferentes motivaciones intentan crear un nuevo ser mezclando sus ciencias. Una historia conocida en el inconsciente colectivo pero que no todos vieron realmente, con actuaciones históricas de Boris Karloff como el monstruo y Elsa Lanchester como la novia. En esta película vemos la raíz del laboratorio siniestro y los científicos locos, después de verla la van a recordar cada vez que vean sus elementos en otros medios.

Para completar los Universal Horrors recomiendo de más a menos importante, según mi criterio, las películas de los monstruos más conocidos: Creature of the Black Lagoon (1956), Invisible Man (1933), The Wolf Man (1941) y Frankenstein (1931).

Universal también entró en un pequeño caos mezclando sus personajes en películas raras y no muy exitosas, además creó algunas comedias de Abbot y Costello junto a sus monstruos, que son buenas pero no podemos considerarlas películas de terror. Drácula, Bride of Frankenstein y Creature of the Black Lagoon son una buena entrada a este maravilloso mundo, si les gustan ya saben por dónde seguir. Octubre es largo y el terror amplio, más temprano que tarde tendrán nuevas recomendaciones, hoy tocaron los clásicos.