Una vez más, el primero de los simuladores de fútbol en salir a la cancha es el mítico juego de Konami que con nuevas licencias y muchas cosas más va por todo.

Si naciste entre 1985 y 1995, sin dudas fuiste, al igual que muchos de nosotros, testigo del reinado indiscutible de Konami en los videojuegos de fútbol, aquella época en la que ningún otro simulador se podía acercar a lo que Winning Eleven -y posteriormente Pro Evolution Soccer– proponían a sus seguidores. Hoy podemos afirmar que el PES está en camino para volver a recuperar ese terreno perdido en la última década, porque para eso llegó el eFootball PES 2020 a nuestra colección.

Todos estamos de acuerdo cuando decimos que Pro Evolution Soccer tuvo su máximo pico de jugabilidad en su sexta edición, allá por 2006 con Adriano y David Villa en la portada, edición que marcaría el tope máximo de la franquicia seguido de la caída de ese imperio a manos de EA Sports, y es el día de hoy que no puede recuperarlo, por eso, era necesario estudiar las falencias de las competencias, a los fanáticos y sus gustos, Konami empezó a darle vuelta el partido a FIFA de manera sigilosa y sorprendente.

Vamos a analizar punto por punto los puntos altos en los cuales se destaca esta edición y lo primero que obliga el análisis es el motor: Fox Engine. Parte del realismo futbolístico logrado dentro de la cancha, es el generador de esa incertidumbre cada vez que se le pega al arco desde lejos o cuando vamos a un cruce, ahora la pelota puede salir despedida hacia cualquier lado, PES le dijo basta a esos rebotes tibios donde queda boyando y siempre cae en los pies de algún jugador como si estuviese imantada, ahora cualquier centro o cualquier pase largo puede ser un peligro para el rival o para nuestro equipo.

¿Por qué debemos mencionar también la evolución del juego del mediocampo? No solamente es la posición de la cancha donde nacen los goles, sino que para lograr esta mejora, Konami contó la presencia de un tal Andrés Iniesta para estudiar cómo debería ser el dribbling de los jugadores en ataque, incorporando nuevos skills como el amague al recibir una pelota (damos la impresión que vamos hacia un lado pero cuando recibimos, arrancamos hacia el otro desconcertando al defensor) y luego el amague de tiro seguido por el pase al hueco, un clásico del cerebro Iniesta que permite ligar las dos funcionalidades básicas.

Estas mejoras dentro del campo de juego, obligan a pensar desde cada pase que se da, cada pelotazo que se tira desde abajo, hasta el mandar a correr a un lateral a toda velocidad con el riesgo que no regrese. Los jugadores terminan volviéndose más humanos, el desgaste comienza a sentirse en la cancha, dejando de lado ese pasado arcade del PES para volverlo un juego 100% estratégico.

Metiéndonos en un terreno más nostálgico, que a varios entrados en edad nos toca muy en el corazón, eFootball 2020 ofrece una renovada Liga Máster. Una lavada de cara al histórico formato que cuenta con la posibilidad de dirigir a un equipo bajo la piel de ídolos como Maradona, Cruyff, Zico, entre otros 15 técnicos. Manteniendo la elección de poder jugar con jugadores reales o los clásicos de Liga Master, este formato permite vivir el día a día de un entrenador de fútbol gestionando todos los aspectos deportivos de tu club con unas cinemáticas más que atractivas y novedosas. Acá es donde nuevamente PES le saca un poco de ventaja a FIFA que año tras año ofrece un formato de Modo Carrera plano y poco interactivo, Konami reconoció la debilidad del rival y golpeó fuerte, ofreciendo una experiencia real y duradera como director técnico.

Otro dato a agregar, si de sacar ventajas se trata, es el modo Ser una Leyenda, donde también aprovechó que FIFA no propuso nada diferente de lo habitual, sigue mejorando este formato que permite experimentar la vida profesional de un jugador -creado o ya existente- desde el principio de su carrera en un equipo modesto, hasta el final en la selección y un club de elite.

Hay un aspecto que no podemos obviar al momento de reseñar una nueva edición del PES: Las licencias. Sí, la situación ha mejorado, de hecho el año pasado se había hecho con la de Boca Juniors, este año llegó el turno de su rival River Plate, sumado a Bayern Munich, y la gran novedad que es Juventus, haciendo temblar el piso del FIFA.

Lo positivo es que cada vez son más los equipos que deciden ceder sus derechos a los japoneses, también  podemos disfrutar de la Superliga Argentina, la rusa, la liga escocesa y la Serie A TIM, junto a su segunda división, pero la gran falencia siguen siendo las tres ligas más importantes: La Inglesa, la española y la alemana, hoy propiedad inamovible de EA Sports. 

Otra de las novedades destacadas que trajo esta nueva edición es el Match Day, una modalidad que se basa en el día a día del fútbol actual, donde podemos ser parte de los partidos más importantes de la semana en la vida real, con las stats actualizadas de los jugadores. Estos partidos online suman puntos y nos permiten ser parte de una tabla general mundial.

Por último hay que hablar de la modalidad My Club, que no ofrece muchas variantes respecto del 2019 pero se destaca la recompensa que se obtiene tras cada victoria para poder comprar, armar y entrenar a los jugadores de nuestro equipo. Se vuelve un poco más versátil y jugable que la propuesta de la vereda de en frente, ya que es más sencillo desbloquear jugadores leyenda para incorporar en nuestro equipo, al igual que usar a los ojeadores para que busquen talentos.

En conclusión, al eFootball PES 2020 le siguen faltando licencias claves de equipos y ligas de la elite europea, pero de manera silenciosa va ganando metros en este importante terreno, los estadios siguen siendo muy pocos, pero sin dudas sacó una gran ventaja por sobre la competencia en lo que respecta a la jugabilidad y el realismo dentro de la cancha.

Una pelota que se siente de manera perfecta al momento de llevarla, movimientos únicos con sus jugadores al momento de hacerla circular y pegarle al arco.

Una lavada de cara importante y necesaria a la Liga Master que trae unas cinemáticas únicas para meternos en la piel de un DT. ¿Tiene muchas cosas que mejorar? Es verdad, pero me animo a decir que Konami empezó a trabajar para destronar a EA Sports y comenzó por la parte más aprovechable: las falencias del rival.