HBO, el corazón de las producciones más taquilleras de la televisión, pone el foco en una ficción que habla de la realidad con una calidad y una temática atractiva, educativa y frenética sobre la adolescencia y sus problemáticas.

A dos semanas de transmitirse el último episodio de la primera temporada, Euphoria sigue siendo el centro de atención y de recomendaciones por medio del antiquísimo “boca a boca”. La serie es un retrato de la Generación Z, desde el dramatismo, la madurez, pero también desde la vulnerabilidad de los jóvenes frente a los vicios, las drogas, la identidad de género y el sexo.

HBO logró posicionarla dentro de las mejores series del año, luego del estreno de Chernovyl en mayo, una miniserie que dio que hablar, pero no conquistó a una gran masa de audiencia como tampoco lo fue con Big Little Lies que tenía todas las miradas con su nueva temporada.

El canal de cable estrenó Euphoria y fue un batacazo. Es la adaptación de una serie israelí hecha por Sam Levinson, un adicto de campeonato en el instituto. Le da vida, de esta forma, a Rue (Zendaya, MJ en Spider-Man: Far From Home).

HABLEMOS DE LO QUE NO SE HABLA

Rue, personaje principal de la serie, es una adolescente de diecisiete años con múltiples trastornos psicológicos, adicta a los opioides y de sustancias como el Vicodin (derivado de la morfina). Su vida da un giro inesperado a causa de una sobredosis que la lleva a rehabilitación.

Maddy, Kat, Cassie, Lexi, Nate y Chris son los personajes secundarios que en el transcurso de los episodios revelan diferentes conflictos internos que posee cada uno desde su historia personal y experiencia. La facilidad que nos lleva a conectarnos con cada uno, nos revela la magia de esta producción que sin importar la edad o el género del espectador, siempre deja un mensaje.

Una de las actrices que acompaña a Zendaya en la serie y tiene un protagonismo importante, además de que es necesario resaltar su actuación deslumbrante para ser su primera vez en una ficción es Hunter Schafer, quien es una modelo reconocida internacionalmente, artista, actriz y activista. Schafer encarna a la mejor amiga/interés romántico de Rue, Jules Vaughn, quien además comparte con su personaje su identidad de mujer trans.

EUPHORIA AL DESTAPE

Desde un punto de vista estético, la utilización de los colores y la iluminación neón compone siempre una fotografía seductora y atrayente a los ojos del espectador. El logro de la imagen también tiene que ver tanto con los movimientos de cámara e incluso con la ruptura de la cuarta pared como recursos narrativos que no suelen verse en series destinadas a un público juvenil. No solo rompe con los esquemas de lo que se espera contar acerca de los modos de vida adolescentes, sino también con la manera en que se suele hacer.

La dirección, pero también el uso del montaje, nos sumergirá en la historia de una manera panóptica que logrará provocarnos un torbellino de emociones que pocas veces una producción logró generarnos esa intensidad desde la obra maestra de Breaking Bad, donde los personajes pueden transmitir miedo, pero también empatía y una sensación de ternura y cariño.

Euphoria es una producción que se destaca por sí misma, porque no se somete a una crítica por ser una tira juvenil más. Es una serie que promete romper con el esquema de cómo hacer una producción a un nivel cinematográfico sin perder la esencia de lo que significa hacer televisión en el siglo XXI.

Fuente: Escritura Feminista