La era de la Resistencia llego y esta serie presenta una nueva mirada a su “lucha” contra la Primera Orden.

Kazuda Xiono es un joven piloto de la Nueva República, que tras cruzarse con el legendario Poe Dameron decide unirse a la Resistencia como uno de sus muchos espías contra la Primera Orden.

La nueva serie del Padawan de George Lucas, Dave Filoni, cuenta con una considerable bajada de todo en cuanto a sus predecesores (The Clone Wars y Rebels) teniendo un humor más infantil y aniñado, pero no al punto de ser odioso. A medida que la serie avanza, su tono se centraliza y empezamos a ver una seriedad que puede continuar en futuras temporadas.

La trama en su temporada debut es muy minimalista. Centrada simplemente en la creciente amenaza de la Primera Orden en la estación Coloso y la galaxia. Carece de Jedis o la Fuerza y de los aspectos de guerra misma. Este acercamiento es interesante, pero puede relegar a ciertos fans de la saga.

Los aspectos más intrigantes de la historia es ver el estatus de la galaxia misma, el entender por qué la Nueva República nunca vio a la Primera Orden como una amenaza o la simpatía que pueden sentir civiles hacia la misma. Incluso la idea de los ex-combatiente de la guerra civil ahora buscando una nueva vida lejos de todo lo que representaba su pasado. Pero la historia tiene un inconveniente significativo… la estación Coloso. La serie hace un buen trabajo en presentar el por qué la Primera Orden tiene interés en la misma pero no en el por qué la gente tiene interés en vivir ahí y el propósito de los pilotos. Se puede interpretar de que busca ser una especie de Mos Eisley pero la idea de verdad no se transmite en su totalidad y a lo largo de la temporada estas tratando de entender el propósito del lugar para la gente.

LEER  May the 4th Be With You: Cuatro recomendaciones para ver y conocer el fenómeno Star Wars en profundidad

En cuanto a los personajes en primera instancia parecen bobos, torpes o unidimensionales. Pero a medida que la serie avanza vas conociendo más de su historia y el por qué son así. Con Kaz pasa de ser un piloto con algo de suerte a comprender que es un niño rico mimado que jamás tuvo que luchar por algo en su vida. O Yeager el “viejo gruñón” se vuelve un ex-combatiente de la Rebelión con una tragedia familiar significativa. Muchos son profundizados a lo largo de la temporada y forman arcos intrigantes para la historia.

A diferencia de Rebels, Resistance no cuenta con una gran conexión a su precedente animado. Las referencias se centran más en aspectos centrados a la nueva trilogía, desde la batalla de Jakku conexiones al comic de Poe Dameron y a la misma The Force Awakens. Son lindos detalles que incrementan el valor de la historia, pero no necesariamente volviéndola mejor.

El verdadero triunfo de Resistance es la animación, sin lugar a dudas una obra de arte. Reminiscencia a muchos clásicos de la animación -como Macross- brinda mucho dinamismo, velocidad, energía y le da aire fresco a la saga que venia utilizando constantemente la “misma” animación 3D.

Resistance es un significante cambio tonal, de ambiente y de animación comparada con sus predecesoras. Pero aunque la serie se sostiene por sí misma, el target de audiencia no será el mismo. Si el show es consiente de que su audiencia crece y con ella la historia, tendrá que mutar. Con un final de temporada intenso uno puede anticipar una segunda temporada significativamente diferente.