El inicio de la nueva era de Star Wars en Marvel Comics.

La Estrella de la Muerte fue destruida pero el Imperio no se ha derrumbado. Luke, Leia, Han Solo, Chewbacca, C-3PO, R2-D2 y al resto de la Alianza Rebelde luchan por la libertad de la galaxia contra el mal de Darth Vader y su maestro, el Emperador.

Star Wars volvió a la editorial que dio su primer hogar en las paginas de historietas y con ello buscaron arrancar con todo. Dándole a Jason Aaron (The Unworthy Thor) las riendas como guionista para contar las historias de Luke, Han, Leia y demás post Episodio IV. Acompañado por una larga lista de talentosos dibujantes, entre ellos John Cassaday, Stuart Immonen y Salvador Larroca. Con todo esto el resultado final de esta saga es… simpático.

VOL.1 SKYWALKER STRIKES

El comienzo de la saga es uno crudo. Como mencioné con anterioridad, los diálogos de Aaron no son de lo mejor y los momentos de los personajes son cuestionables. Muchos actúan de manera indebida y eso hace que gran parte de la historia no funcione. Pero sí realiza un buen trabajo introduciendo los elementos más interesantes que se desarollarán a lo largo de la saga, entre ellos el diario de Obi-Wan y el personaje de Sana Solo.

La verdadera fortaleza de este libro es sin lugar a dudas el arte de John Cassaday (Planetary). No hace falta mencionar lo grandioso que es el trabajo de este titán de la industria. Ningún artista en comics de la saga mostró escenas de acción tan cinematográficas y gigantescas como él. Pero por más increíble que sea el arte de Cassaday, no es suficiente para hacer este arco memorable.

LEER  Black Widow: Merecida despedida para la Vengadora

VOL.2 SHOWDOWN ON THE SMUGGLER’S MOON

Stuart Immonen (All-New X-Men) y Simone Bianchi (Thanos Rising) reemplazan a Cassaday como los artistas. Es un cambio bienvenido, sus dibujos le agregan un dinamismo y ritmo diferente al de John, pero igual de atrapante. No es tan cinematográfico pero sí es más personal e íntimo. Aaron afina el guion capturando la identidad de los personajes y su habla. Empieza a introducir las pequeñas historias de Kenobi en Tatooine que terminan siendo el elemento más memorable de la saga. A su vez, este arco introduce al personaje de Grakkus The Hutt, un antagonista “recurrente” en el futuro de los comics.

VOL.3 REBEL JAIL

Nuevamente cambiando de dibujante, esta vez entrando Leinil Yu (Secret Invasion). La dupla lleva al máximo esta increíble historia de Leia uniéndose con Aphra para realizar un intrépido escape de prisión. Aaron está al tope con su escritura y Yu nunca decepciona. Más allá de esta dupla haciendo un increíble trabajo, la historia no tiene nada novedoso que rescatar.

VOL.4 LAST FLIGHT OF THE HARBINGER

Todo lo que sube tiene que bajar… Con otro cambio de artista, ahora ingresa Jorge Molina (X-Men Blue) haciendo que todo se sienta como una serie animada en los mejores de los sentidos. Acción rápida y dinámica con grandes momentos para los personajes.

La verdad es que este arco es bastante olvidable. La trama es difícil de creer y en general no hay nada memorable, lo más cercano a eso seria la introducción del escudaron de stormtroopers SCAR. Troopers que cuando entran en escena “nada” los detiene.

LEER  Black Widow: El último adiós a Natasha Romanoff

VOL.5 YODA’S SECRET WAR

Con C-3PO siendo secuestrado en el tomo anterior, este se toma el tiempo para contar una pequeña aventura en el pasado, previo al Episodio I. Si las aventuras del pasado de Kenobi son buenas, las de Yoda son extraordinarias. Es una historia con un corazón puro de fantasía, hilando fino con el canon, pero sin generar ningún tipo de problema con el mismo. Nuevamente con otro cambio de artista, Salvador Larroca (Darth Vader) brindando momentos tras momentos excepcionales. Aaron se encuentra en su cúspide con esta historia y es una verdadera lástima que no durará lo suficiente.

VOL.6 OUT AMONG THE STARS

Llega el final de la saga y es más que decepcionante: es un final sin final. El mismo se compone de cuatro pequeñas historias, tres de las que no tienen “relevancia” con la historia principal. Una de ellas centrada en Luke y Leia, otra olvidable con Sana Solo y Lando y una tercera historia corta centrada en Han lidiando con Grakkus. Siendo esta última la mejor en todos sentidos, más teniendo en cuenta que la última es R2D2 rescatando a C-3PO de las manos del imperio es muy poco creíble.

El cierre de la saga se centra en una misión del escuadrón SCAR con un pequeño pueblo dando un golpe “emocional” a la rebelión. Salvador Larroca continúa dibujando, pero su arte increíble de Vader y la corta historia de Yoda, es olvidado convirtiéndose en algo feo. El español realiza sobre los dibujos de los protagonistas un foto montaje utilizando los rostros y expresiones de los actores. Algo HORRENDO. El contraste entre un rostro dibujado y el montado es significativo, haciendo que no queramos ver a los personajes, afectando considerablemente a la obra.

LEER  Vota Loki: El plan del Dios para gobernar

Es una pena que el título insignia de la saga sea flojo en comparación con otros que ha publicado Marvel. A Jason Aaron le cuesta mucho encontrar la voz de los personajes, generando diálogos toscos y el constante cambio de artistas genera mucha inconsistencia en el estilo del universo y tono de la saga. Tener varios dibujantes en diferentes títulos suma, pero cambiando cada cinco o seis números en una serie principal lo afecta directamente.

La saga se centra más en la acción que en los momentos emocionales de los personajes. Entre los diálogos toscos y decisiones artísticas cuestionables hay elementos de brillantez en el arco, principalmente todos los que involucran a Obi-Wan en el desierto de Tatooine “cuidando” al joven Luke. Esos fragmentos son pocos, son pequeños y son mágicos. Es la combinación de Akira Kurosawa y Sergio Leone, es todo lo que George Lucas buscaba hacer con Star Wars. Samuráis en el espacio en un mundo western. Con razón hay tantos deseos de una película en solitario de Kenobi, por que si algo hacen estas historias es mostrar el INCREÍBLE potencial que tiene. Dejando de lado a Obi, esta primera saga de Star Wars deja mucho que desear.