El nuevo portador del manto del murciélago ha demostrado a lo largo de los años que es mucho más que un vampiro bonito.

Tras el anuncio de que el elegido para interpretar a Batman en la nueva película de Matt Reeves (War for the Planet of the Apes, 2017) sería  Robert Pattinson, no tardaron en surgir las voces de fanáticos escépticos que solo lo recuerdan por haber hecho de Edward Cullen en la serie de películas de Crepúsculo. Papel  del que, aunque impulsó su carrera debido al fanatismo y odio en partes iguales que generó esta saga, el mismo ha renegado en más de una ocasión. Y es que, el muchacho de rostro anguloso, tiene en su CV varias películas más interesantes con las que seguramente prefiere ser asociado.

HARRY POTTER Y EL CÁLIZ DE FUEGO (2005)

La cuarta entrega de la saga del mago cuatro-ojos, está lejos de ser una joya cinematográfica. Sin embargo todos los Potterheads recuerdan con cariño a Cedric Diggory, el Hufflepuff más canchero de la historia. Acá, un joven Robert de 19 años, ya demostraba sus dotes desde temprano interpretando a un mago tan querible y buena persona que a pesar de ser el rival de nuestro protagonista, logró comprar a un público que lloró su trágico final.

LITTLE ASHES (2008)

El mismo año en el que se estrenaría la antes mencionada Crepúsculo, película que lo llevaría la fama mundial, Robert fue protagonista en otra producción, bastante diferente, en donde se pondría en la piel del famoso pintor español Salvador Dalí. Acompañado por un importante elenco, Pattinson hace un gran trabajo narrando los años de juventud y los romances del polémico artista.

COSMOPOLIS (2012)

En su primer trabajo con un director de renombre, Pattinson obtuvo el protagónico en una película de David Cronenberg (The Fly, 1986). Cosmopolis nos cuenta la historia de Eric Packer, un joven millonario cínico y hedonista que ve como su vida se empieza lentamente a desmoronar, empujándolo hacia la locura. Dos años después, el actor y el director volverían a trabajar juntos en Maps to the Stars (2014).

GOOD TIME (2017)

Considerada una de la mejores de ese año, en esta cinta vemos por primera vez a Robert actuando lejos de su rango usual al dar vida a Connie Nikas. Un ladrón de bancos adicto y vividor que, a lo largo de una noche se embarca en una odisea para conseguir el dinero suficiente para pagar la fianza de su hermano discapacitado quien término hospitalizado y en la cárcel por su culpa.

HIGH LIFE (2018)

Redoblando la apuesta, esta vez se mete en la ciencia ficción y el terror. En High Life a un grupo de criminales condenados a muerte, a cambio de su libertad se les ofrece la oportunidad de unirse a una expedición espacial, que teóricamente, va a estudiar agujeros negros en busca de una nueva fuente de energía. Lo que Monte (el personaje de Pattinson) y el resto de los tripulantes no sabe es que los científicos encargados del proyecto tienen intenciones mucho más oscuras.