La primera gran serie en solitario del señor oscuro es todo lo que uno quiere y más.

Cuando un Señor Oscuro Darth Vader necesita ayuda, ¿a quién puede recurrir? Vader persigue una venganza muy personal contra los rebeldes y los investigadores de las maquinaciones secretas del Emperador, se enfrenta a la arqueóloga Aphra y a los Droides de batalla mortales, y regresa a Geonosis para formar un ejército. ¡Pero algunas personas muy poderosas no quieren aprender las verdades que buscó!

Kieron Gillen (Phonogram) se une a Salvador Larroca (Invincible Iron Man) para traer una de las más interesantes obras de Darth Vader. Continuando donde nos dejó Episodio IV, esta saga presenta a Vader recuperando su “buena” voluntad con el Emperador y a su vez su plan para aniquilar a quien quiera que busque usurpar su puesto.

La historia introduce los personajes de la arqueóloga Chelli Lona Aphra y a las versiones homicidas de R2-D2 y C-3PO con BT-1 y 000. Aphra es una de las mejores nuevas inclusiones al universo, es un personaje fascinante y le trae algo muy nuevo a la galaxia. Los droides no son la gran cosa pero son súper entretenidos de leer y sus interacciones son letalmente graciosas. A su vez introducen al antagonista Cylo una especie de Doctor Frankenstein decidido en crear un nuevo Vader.

Gillen captura a la perfección la voz de Vader, en esta etapa de la vida. Es frío, calculador, minuciosos con sus acciones y ataca cuando debe. Está en perfecta sincronía con sus emociones y con su objetivo. Lo mejor de este Vader es que a pesar de tener momentos de “debilidad” al enfrentar su pasado, no vemos rastro de Anakin. Al mismo tiempo, el arte de Laroca esta en su máximo nivel, fotogénico y cinematográfico pero sin dejar de lado el arte narrativo del cómic. Es hermoso de principio a fin y nunca decae.

LEER  Hawkeye: Mi vida como un arma

VOL 1: Vader

El comienzo de todo haciendo lo que tiene que hacer marcar el tono, interacciones de personajes y calidad de la serie, haciendo un excelente trabajo en todos los aspectos. Marcando el “nivel” de interconectividad que tendrá con su serie en paralela Star Wars. El aspecto mas “problemático” que presenta es un refuerzo en elementos más de ciencia ficción a diferencia de otros títulos. Lo mejor de esta saga es el final, la última pagina de Vader observando su imperio a futuro a través de un cristal quebrado y deseando todo, no hay mejor encapsulación del personaje.

VOL 2: Shadows and Secrets

La serie continúa con una fuerza impresionante. Vader investigando el “misterio” de Luke Skywalker, mientras que pone en marcha su plan para acabar con sus posibles sustitutos. Lo mejor de este arco es el número 10. Vader y compañía llegan a Naboo para para interrogar al tanatopractor que preparo el cadáver de Padme para el funeral, este número es SIGNIFICATIVO para la serie y la historia, este es EL momento que le confirma a Vader que sus hijos están vivos y que el Emperador le estuvo mintiendo.

VOL 3: The Shu-Torun War

Todos las piezas empiezan a encajar preparando el final inminente. Este arco es probablemente el más olvidable de la saga. Todo está al mismo nivel que siempre, pero no tiene la misma épica que los anteriores.

Lo mejor es el annual escrito por Leinil Yu y dibujado por Gerry Alanguilan. Este número encuentra a Vader reforzando la cooperación de el sistema Shu-Torun con el Imperio. El momento culmine que vuelve este número tan especial es una breve escena entre Vader entregándole un regalo de Alderaan a la princesa Trios. Un fantástico momento que te pone la piel de gallina.

LEER  Hawkeye: Mi vida como un arma

VOL 4: End of Games

El final de todo. Lo que Gillen construyó desde el primer número culmina de una forma espectacular. Vader muestra su poder y determinación. NADA LO PUEDE DETENER. Pero no solo eso este final determina la mentalidad de Vader eliminando aún más cualquier duda que había dentro de él sobre Anakin. Este evento no solo solidifica al personaje de Vader, sino que le da mucho más valor al “sacrificio” de Luke en Episodio VI.

Esta saga de Vader es sin lugar a dudas perfecta. Si A New Hope es la representación del camino del héroe esta saga es su antítesis es el camino del villano. En lo único que es “pecaminosa” es en tener un refuerzo de elementos de ciencia ficción –pero eso solo es un desperfecto personal- en todo lo demás esta serie es perfecta y se beneficia enormemente con una lectura completa y no por arcos como salio. La dupla de Gillen y Larroca es una memorable que forja una lectura altamente recomendable.