Probamos el prometedor título de Bandai Namco que une lo mejor del animé en una gran batalla.

Shonen Jump es una revista que marcó un antes y un después en la vida de los fanáticos del manga. En sus ediciones encontramos gran parte de nuestros personajes favoritos del animé. Jump Force llegó como homenaje a los 50 años de esta gran revista. Un juego con la idea de unir a todos estas grandes figuras en un solo juego y cumplir la fantasía de poder cruzarlos en el campo de batalla para ver quién es el más fuerte, pero no estuvo a la altura. Nos deja con el gusto de una gran idea, muy mal ejecutada.

QUE COMIENCE LA BATALLA

La historia comienza con unos seres malvados llamados Venom que con la ayuda de unos cubos mágicos toman control de la consciencia de sus víctimas y las usan con fines malignos. El universo está en peligro y los distintos mundos deben aliarse para frenar el ataque. Aquí es donde aparece Glover, director de Jump Force, que nos reclutará junto a otros grandes héroes de Naruto, One Piece, Dragon Ball Z, Yu-Gi-Oh!, entre otros, para poder combatir el caos.

Además de las 40 famosas figuras del animé que aparecen en pantalla, en este videojuego es obligatorio crear un avatar apenas termina la cinemática que de apertura. Este será el nuevo reclutado de la Jump Force representando a la Tierra. Las opciones a la hora de crearlo no son muchas más que cambiar aspectos físicos, pero a medida que avanza el juego se van consiguiendo artículos y habilidades para mejorar, embellecer a nuestro personaje y, lo más importante, subir de nivel.

Con una duración aproximada de 13hs, la historia principal de Jump Force deja mucho que desear. Una historia que se torna densa de a momentos. Los escasos diálogos y las cinemáticas largas e incoherentes no logran aprovechar todo el potencial del gran mundo de las páginas de Shonen Jump. Algo rescatable del juego es que tiene una buena duración y que además cuenta con varias misiones secundarias. Si bien no son muy novedosas, la realidad es que con ellas se pueden conseguir objetos, trajes y mejoras para nuestro avatar.

Las peleas son simples y cada rival no presenta una gran dificultad. Ni siquiera mientras se va avanzando en la historia llega uno a cruzarse con un gran enemigo muy difícil de vencer, pero sí es necesario avanzar de nivel para mejorar las técnicas. Todo se basa en aprovechar que no lucharemos solos sino que tendremos acompañantes en un modo de combate 3 contra 3.

Vale destacar que los tres personajes comparten la misma barra de energía. Esto puede tornarse molesto, pero la idea es exprimir al máximo el potencial de cada uno dependiendo el rival que toque y explotar las fortalezas de cada luchador. Cuando se gana el combate se recibe oro y experiencia. El oro luego nos servirá para habilidades, ropa, objetos o mejoras.

Bandai Namco tiene en su repertorio una gran variedad de juegos de pelea por lo que sorprenden las básicas y desequilibradas mecánicas de juego que posee Jump Force. Es todo muy simple y parece hecho a los apurones. Los combos son iguales para todos los personajes, por lo que la técnica de juego se vuelve monótona y demasiado simple para un jugador con experiencia, y más bien amigable para aquellos que recién comienzan.

Desde el primer momento se hacen notar los largos tiempos de carga. (Me hizo acordar a aquellas épocas en las que esperábamos que la play lea la memory card para poder cargar el juego). Son constantes y aparecen a medida que avanzamos en la historia. Con la velocidad a la que corren los videojuegos actualmente, el esperar o el cortar el hilo del juego puede tornarse muy exasperante. Por suerte, los desarrolladores dijeron que están trabajando para solucionar el inconveniente.

GRÁFICOS

Los escenarios que se logran apreciar en este juego dejan sin palabras. Los gráficos son excelentes en esta cuestión y manejan un nivel de detalle digno de un buen microprocesador y una buena placa de vídeo. Pero lo que respecta a la gráfica de los protagonistas, no corre con la misma suerte. Intentaron humanizar y darle un nivel de realismo a los trajes y a los personajes que no quedaron ni bien, ni lindos a la vista.

Algo que merece ser destacado en este juego son los efectos especiales. Son excelentes y hacen al juego en general. Generan un gran impacto a la vista, le dan drama a las peleas y dejan al jugador embelesado ¡Esta es la acción que queremos! Tanto la visual como los sonidos son un gran acompañamiento a los golpes y los combos especiales de cada luchador.

Los gráficos son buenos, pero algo impactante (para mal) son las animaciones. En las cinemáticas entre pelea y pelea los personajes pasan a parecer algo así como robots. No gesticulan, ni se mueven bien y prácticamente no presentan expresiones faciales. Esto no acompaña bien a las increíbles voces de los héroes, que poseen las voces originales de sus respectivos animé.

MULTIPLAYER

Para los amantes de las peleas entre amigos o desconocidos, Jump Force trae un modo de pelea libre 3vs3 que puede jugarse tanto online como offline. Se trata de un modo en el que cada jugador elige 3 personajes para luchar, se pelea con uno a la vez y se pueden ir rotando. Es perfecto para practicar o para pasar el rato peleando contra amigos.

Un dato extra que añadir es la escasez de personajes femeninos dentro de la lista. Solo 3 los 40 luchadores son mujeres: Boa Hancock de One Piece, Kaguya de Naruto y Rukia de Bleach. Con algo de suerte añadimos un 4to si el personaje que creamos es femenino. Se sabe que la oferta no era muy variada, pero se podrían haber rescatado más mujeres. A esta altura del partido, es necesario destacar estas cuestiones.

CONCLUSIÓN

Jump Force no cumple con las expectativas. Lo que pensamos que sería el próximo gran clásico de los Fighting Games terminó siendo un juego que más bien da para juntarse una noche con amigos y sacarse las ganas de poder presenciar un ¿Vegeta vs Naruto? ¿Por qué no? Para quienes gustan de los juegos rápidos y sobre todo de ganar, este es el juego perfecto. Para quienes prefieren un desafío, diría que busquen por otro lado.