El fin de los Skywalkers y la última historia del universo Leyendas.

Aproximadamente 100 años después de la caída del Imperio el nieto de Luke Skywalker, Cade Skywalker, afronta el tiempo más oscuro de la galaxia y su única forma de sobrevivir es renuncia a su legado como Jedi y Skywalker.

Legado es el apogeo de lo que hace que Star Wars sea grandioso. Grandes personajes, una historia repleta de aventura y “magia” pero sin excluir un trasfondo político y reflejante de la realidad misma. John Ostrander hace un trabajo más que fantástico con esta saga, brindando diálogos formidables y momentos memorables. Entiende la mitología de la galaxia y lo que hace a Star Wars especial.

Vemos a una galaxia sumergida en caos, ya que el imperio Sith ha vuelto de entre las sombras alzándose entre el verdadero imperio y tomando control del mismo. Ahora la galaxia está sumergida en una guerra civil más grande que nunca, dividida en tres facciones (El imperio, el imperio Sith y la nueva república). Esta “trinidad” trae mucho a la historia, haciendo que no todo sea simplemente Rebelión (República) contra Imperio (Sith), el tener al clásico Imperio presente en el conflicto trae una gran capa de profundidad al conflicto y de cuestionamiento moral del mismo. Este imperio no es el que conocemos y tiene un aire más noble del que estamos acostumbrados, esto hace que todo el conflicto que conocemos y estamos familiarizados tenga un nuevo significado.

En cuanto a nuestro protagonista Cade Skywalker, él es uno de los personajes mejores formados que se haya visto en la saga de Dark Horse y Star Wars. Su viaje de personaje es fascinante y perfectamente llevado, se vuelve ligeramente odioso por el final con su constante lucha contra el destino y si mismo pero se perdona. Es su lucha contra el camino del héroe lo que lo hace interesante y por más odioso que se vuelva esa lucha constante es lo que mantiene a uno intrigado por el futuro del personaje. El resto de los personajes que lo acompañan a Cade no son la gran cosa, cumplen su rol en la historia pero tienen pocos momentos memorables.

El otro gran personaje es el principal antagonista Darth Krayt. En el comienzo empieza de una forma muy simple nota y pobre, pero a lo largo entendemos el por que de su odio y obsesión con unificar la galaxia –y otro gran aspecto del mismo es el siendo el hilo que conecta todas las historias de la galaxia-.

Como toda historia de Star Wars, el elemento de la poesía siempre está presente, pero legado le da una fantástica fineza y una re-imaginación “corrompida”. Sin spoilear mucho Legado “re-inventa” el rescate de una princesa, el nacimiento de Vader y otros sucesos clásicos de la saga. Ninguno se siente un plagio o homenaje, se sienten un eco del pasado que se repite nuevamente y legado es todo eso, ecos del pasado que siguen resonando en el presente y no lo dejan tomar su cruzo.

Legado a diferencia de muchos comics de la etapa Dark Horse es una lectura obligatoria y una que se mejora con múltiples lecturas. Tiene un par de plot points que no se resuelven en el comic mismo, pero son menores a la historia genera.