El primer capítulo de la trilogía que cuenta el origen del contrabandista más reconocido de la galaxia.

Han Solo era un niño sin pasado, en las calles de Corellia. Pero cuando el cruel Garris Shrike se lo lleva para que forme parte de su familia criminal Han hará todo lo posible para escapar y cumplir su sueño de convertiste en el mejor piloto del Imperio.

Ann C. Crispin nos introduce a los orígenes de Han Solo del viejo universo. Ann da en el clavo escribiendo al joven Han, la forma en que describe sus movimientos y pensamientos son tal como uno se imagina que sería el personaje y los diálogos que le proporciona son más que perfectos, ni uno solo se siente fuera de personaje. Sumado a todo esto, la narrativa de la novela es muy fluida, se lee con facilidad y mucha velocidad, uno queda enganchado instantáneamente. Todo con un tono estilo gánster, western y al final una estafa, tal y como debería de ser.

La aventura de Han comienza en la nave pirata “Trader’s Luck” con la compañía de la wookiee Dewlanna, la cocinera de la nave y una figura materna para Han. La relación de estos dos es corta pero hermosa y le da a la novela un comienzo increíblemente fuerte. La historia continúa con Han escapado del “Luck” y consiguiendo trabajo como piloto para un culto religioso/operativo criminal/esclavistas. Allí conoce a Muuurgh, un noble guerrero Togorian –un humanoide con tintes felinos- con el cual forma una respetuosa amistad. A su vez conoce a Bria Tharen, una esclava de la operación y una joven de Corellia de la cual se enamora. Estos personajes están muy bien escritos y desarrollados cada uno con un arco personal que se resuelve de forma satisfactoria y sus interacciones con Han son diferentes pero igual de atractivas. Los antagonistas de la novela en sí no son memorables, pero su operativo criminal es por de más ingenioso, funcional y fascinante.

Pero no todo es fantástico en La Trampa del Paraíso. La novela tiene los mismos problemas que tiene cualquier obra que relata el origen de un personaje, hay ciertos aspectos en ella que no funcionan como a uno le gustaría o mentalidades que el personaje solía tener. En este caso es la historia detrás de la familia Solo y lo que significa para Han –sin decir mucho, pero hay parientes distantes de Han que son de las familias más adineradas del sistema corellia- y a su ves el deseo constante de Han por volverse un piloto y entrar en la academia Imperial simplemente por el objetivo de obtener respeto no es algo que uno vería o esperaría de Han – al menos en lo personal.

Pero exceptuando eso la novela es fenomenal, un buen comienzo para esta trilogía y unos muy buenos primeros pasos para el joven Han.