La nueva bomba polémica de Bethesda explota en foros y medios especializados siendo un antes y un después en la franquicia postapocalíptica, resultando ambicioso pero decepcionante.

Crónica de una mutación anunciada. Así podría resumirse, de forma amable, el nuevo camino trazado por Fallout 76 que deja un sabor amargo en su lanzamiento, ya que apuesta a la popularidad del online para apartarse de la interacción individual sin conexión a Internet. Junto a otros jugadores seremos sobrevivientes en un yermo lleno (o desolado) de misterios, monstruos, dragones y bugs que son capaces de sacarnos de la partida.

“Excuse me what the fuck?” es un meme/reacción de una imagen distorsionada de Vault Boy, el caricaturesco personaje de Fallout. Curiosamente representaría la sensación de la mayoría de las personas fanáticas de la saga al probar el título que se sitúa como precuela. Por un lado los usuarios de PC no podían desinstalar la beta sin antes descargar el juego desde los servidores de Bethesda, que pretendían “brindar la mejor experiencia”. A esto se le sumó a consolas la actualización 1.02 que pesa 48 Gigas, tratando de mejorar sus errores. Ante este escenario desfavorable, en algunas tiendas como en GameStop’s bajaron su precio a 40 dólares aprovechando el Black Friday.

LO BUENO

Lo rescatable del título es su historia, a pesar de no compararse con la de anteriores entregas. Salimos del Refugio 76 para poblar la tierra en una suerte de Edén radioactivo. Deberemos dar los primeros pasos en un Estados Unidos devastado por la guerra atómica. Al explorar el extenso mapa, superando por mucho en tamaño al anterior, descubriremos qué es lo que produjo la extinción de la raza humana y qué podemos hacer para revertirlo. Construiremos la narrativa en base a textos, audios y robots, quien nos marcarán nuestro próximo objetivo. Las tramas pequeñas también, aunque no son demasiadas, aportarán a generar un buen clima en ciertos momentos.

En cuanto a los cambios tenemos una campaña en línea que incita a adentrarse en grupo por los diferentes paisajes y pueblos abandonados, siguiendo los pasos clásicos de un MMORPG. Es abrumador ver la cantidad de misiones y opciones que tenemos por descubrir ya que hay más terrenos y ecosistemas naturales, cambiando la flora y fauna por región. Esto también afecta a los enemigos, que dependen de zonas y de los mismos horarios, siendo más peligroso transitar de noche. Para no morir de mordidas de zarigüeyas amorfas, habrá que hacer uso de Las Cartas, que según los puntos que ganemos obtendremos diferentes habilidades, las cuales podemos modificar en el trayecto.

En esta incursión tenemos combates en tiempo real donde deberemos emplear armas cuerpo a cuerpo o de fuego, pudiendo elegir entre una perspectiva en primera o tercera persona. Aquí se destaca  V.A.T.S (el sistema de selección de objetivos) que tuvo que ser modificado para adaptarse a las exigencias del multijugador, siendo una suerte de apuntado automático que resulta ágil.

La gestión del inventario sigue con su estilo retro futurista con una dedicada atención a nuestros medidores de salud, alimentación e hidratación. Para administrar nuestros recursos contamos con el C.A.M.P un modo de construcción de estructuras, que nos permitirá levantar un asentamiento en casi cualquier parte y personalizarlo a nuestro gustos. Desde colocar torretas defensivas hasta tener nuestra huerta, todo podrá ser transportado en diferentes puntos del mapa.

LO MALO

¿Es tan malo como dicen? Bueno… vamos por parches. Con las actualizaciones hasta la fecha, que pesan alrededor de 48 gigas en consola y 15 gigas en PC, no se han resuelto la mayoría de problemas que ya tenía el juego desde su salida. En la técnica vemos un acabado gráfico que pule muy poco del anterior programa, agregándole partículas de polvo y una nueva gama de colores. Preocupa la cantidad de bugs que arruinan la diversión, no solamente por lo estético, sino porque roza en algunos casos, lo desesperante al tener respawneo automático de enemigos, expulsiones de partidas y desaparición de objetos.

Hay un bajón de frames en varias partes de los escenarios y problemas de texturas que te harán recordar aquellas partidas con la ps1, cuando aparecían los edificios lejanos de repente. La inteligencia artificial de los enemigos es deficiente, más de una vez te los vas a encontrar parados para que les aciertes el primer golpe.

Esto puede mejorarse en futuras actualizaciones, pero es lo de menos. Las misiones son repetitivas y poco creativas, resumiéndose todo en ir a dos zonas y repetir el proceso por locaciones que se sienten vacías de contenido. A pesar de tener una historia interesante, la forma en la que está contada deja mucho que desear al observar que nuestras acciones no tienen verdaderas consecuencias. Detenerse a leer el mensaje del “Doctor Pirulo” mientras nos morimos de hambre o nos atacan los robots, puede parecer fuera de lugar.

La decisión de no poner los N.P.C humanos sin dudas fue un desacierto para Bethesda y obliga a que esto se sustituya en forjar relaciones humanas de verdad (diuj). Y si lo tuyo es una aventura solitaria tendrás que cargar constantemente con objetos que luego te servirán para construir y sobrevivir en un espacio limitado ¿Qué pasa cuando no tenemos lugar en nuestro baúl? Dependerá de cada persona ver que usa y que tira, pero la recolección es vital.

Si bien existen agregados interesantes como las bombas atómicas que afectan el ambiente, hay otros detalles que se notan forzados. Los dragones, unos jefes difíciles de vencer, son copias exactas de lo que vimos en Skyrim, con los mismos ataques y animaciones. Y en cuanto al audio del juego, podemos escuchar un ligero retraso en movimientos y disparos, además que viene doblado al español de España, una lástima no contar con el idioma latino en lo que respecta a esta generación.

CONCLUSIÓN

Fallout 76 tenía potencial de cambiar el mundo de la saga para mejor, pero llegó arriesgarse demasiado y el que mucho abarca poco aprieta. Para los fanáticos de hueso colorado será decepcionante, pero algún casual que le guste la supervivencia en compañía encontrará refugio en este desolado páramo. Teniendo en cuenta el presupuesto millonario, no se justifica el rendimiento tan poco trabajado que tiene en la actualidad, aunque según Bethesda utilizarán todos los recursos para mejorar estos aspectos, anunciando nuevas mecánicas y eventos especiales.

[taq_review]

Notas relacionadas