Liv Tyler deberá enfrentarse a un criatura que va más allá de las fábulas. 

El director alemán Fritz Böhm hace su debut en largometrajes llevando a las pantallas de todo el mundo: Criaturas Nocturnas (Wildling), una película de terror y suspenso que cuenta la historia de Anna (Bel Powley), una niña criada en cautiverio y alejada de todo ámbito social bajo la leyenda inculcada por su propio padre (Brad Dourif), de que una mitológica bestia la mataría. Una serie de sucesos inesperados harán que Anna vea la verdadera luz de la sociedad por primera vez, todo bajo el asilo y la ayuda de Ellen Cooper (Liv Tyler), la sheriff del pueblo en donde transcurre la historia. Ellen deberá hacer todo lo posible para lograr que Anna pueda involucrarse en una comunidad estable, mientras que la jovencita se enfrentara a la leyenda con la que creció toda su vida, en maneras que no esperaba hacerlo.

Siempre hay sorpresas cuando hay películas que intentan combinar géneros como este caso. Algunas, la mayoría, resultan ser bastante malas y olvidables, y otras, como en esta ocasión, resultan ser bastantes atrayentes para los amantes de ambos géneros, que andan con ganas de ver cosas nuevas. Criaturas Nocturnas es el perfecto ejemplo en donde una narración concisa y sin dar vueltas argumentales demasiado rebuscadas, cumple con su propósito principal. Hay un misterio que se va resolviendo mientras corre la película, desarrollada con una naturalidad muy pocas veces vista en el último tiempo. Suele haber un apuro desde el guion, de despejar dudas, resolver asuntos, y no tomarse los tiempos necesarios para el desarrollo de una problemática, situaciones fundamentales e incluso de personajes. Esa paciencia, le da un toque distintivo y maduro al filme, que los pone por sobre otras superproducciones que no les interesa el desarrollo en lo más mínimo. Hay solo una cuestión que hace un poco de ruido. A la hora de la «transferencia» entre la persona que nunca se relacionó con el mundo exterior y la que al final termina siendo, ahí los tiempos se ven realmente acelerados y muchas veces con elipsis que hacen dudar al espectador, sobre todo por la rapidez con la que cambia la situación de Anna.

La fotografía, el montaje y relato, construyen un ambiente de suspenso y misterio que realmente resulta envolvente. Desde el primer momento de la película se explica una situación en la que todo parece un relato absurdo y poco creíble, lo buena mano del director no solo hace que las dudas iniciales se desvanezcan, sino también, que se disfrute de una nueva historia en los cines.

Ya bien conocida es la capacidad actoral de Liv Tyler, una actriz que de a poco va pudiendo despegarse del mote de «La hija del cantante de Aerosmith». Por nombrar algunos casos en particular, Tyler participó en la trilogía de El Señor de los Anillos (2001-2003) y tuvo un papel, no menor, en el MCU al interpretar a Betty Ross, la enamorada de Bruce Banner/Hulk. En esta producción, es sin dudas la actriz que funciona para primero que nada, vender la peli en un mercado más amplio pero lejos esta de ser la protagonista principal. Si bien en su papel está muy bien, sin altibajos en su labor y otorgando un papel más que convincente, la gran beneficiada por esta película es sin dudas Bel Powley. La joven actriz brinda una actuación descomunal y se banca que la peli deba centrarse en ella y cumple con creces. El papel que le tocó a Powley no era nada fácil, sobre todo desde el convencimiento para con el público y la verdad es que brilla desde el primer momento que aparece en escena. Realmente el solo hecho de que ella esta en la película, hace que ésta valga la pena verse. Lo que si, al solo ser ellas dos las que tienen un papel importante dentro del filme, el resto del elenco carece de importancia y por momentos hasta que pueden pasar desapercibidos algunos personajes que son presentados en un principio con una importancia relativamente mayor.

Criaturas Nocturnas termina siendo una película totalmente disfrutable. Buenas actuaciones y una mejor dirección hacen despejar todas las dudas que a priori pueden surgir. Esta opera prima del director alemán, demuestra que todavía hay ideas nuevas por explorar y explotar.

[taq_review]