La nueva aventura espacial animada que intentará llegar la infinito y más allá.

El espacio es la última frontera” era uno de los slogans de una de las series de ciencia ficción más famosa de todos los tiempo. Y aunque en la vida real la exploración del espacio profundo aún es un sueño muy lejano, en la ficción seguimos ganando terreno a pasos agigantados. Series como Futurama, Cowboy Bebop o Rick and Morty pusieron muy alto el estándar de lo que el público esperaba ver en una serie animada de ciencia ficción. Por un lado es lógico las infinitas posibilidades que ofrece este genero formando un matrimonio perfecto con las posibilidades que permite el formato animado. Y si bien Final Space no vino a superar a nadie (ni lo logra), si sabe mantener calidad al tener un trama centrada lejos de la eterna continuidad de Futurama y el “vale todo” narrativo de Rick and Morty.

Pero primero, ¿qué es Final Space? La serie creada por Olan Rogers, quien adquirió cierta fama en los últimos años con sus cortos animados que subía a YouTube, nació como un piloto homónimo en el 2015 que fue rechazado por varias productoras, hasta que finalmente gracias a los millones de fans que se engancharon con este primer capitulo (y en parte al inesperado éxito que genero Rick and Morty), la cadena TBS dio luz verde a la producción de una primera temporada que cambiara muchos aspectos del piloto con una animación muy simple pero efectiva, que ya está disponible en Netflix.

El show en cuestión nos cuenta la vida de Gary Godspeed, el corazón y el motor de toda la serie, un criminal recluido en una nave-prision que lo mantuvo aislado cinco años pudiendo hablar solo con robots. Sin embargo, Gary no es malo, solo bastante tonto e imprudente y sumado al aislamiento que sufrió, nos dan a entender que «perdió algunos jugadores». Son precisamente estas características la que lo llevan a meterse en mil aventuras, pero al mismo las que hacen que tanto los secundarios como el público no podamos evitar quererlo. Y hablando de personajes secundarios, este programa cuenta con algunos muy buenos como la soldado espacial Queen, el mercenario Avocato, la inteligencia artificial Hue o la bolita de problemas llamada MoonCake. Cada uno con su propio arco argumental y su propia personalidad bien definida.

Para ser claros, Final Space no inventó nada, pero ese es precisamente su fuerte, utiliza un universo muy genérico con elementos reconocibles sacados de Star Wars, Star Trek, Lovecraf, Lost in Space, 2001: A Space Odyssey y cientas de referencias más, porque no le interesa presentarnos un mundo original y único, sino una historia movida por sus personajes y en ese aspecto triunfa gratamente.