El principio del fin del Imperio, Tom Veitch y Cam Kennedy traen uno de los primeros comics de Dark Horse que continua la saga post episodio VI.

Seis años después de la batalla de Endor, el Imperio está incrementando sus fuerzas para una batalla final contra la Nueva República, esta vez bajo el liderazgo de su “nuevo” líder, el Emperador Palpatine clonado.

Dark Empire es un conjunto de extraños elementos envueltos en una trama compleja y de a momentos absurda. Este comic cuenta con una imposible cantidad de tramas que más de la mitad quedan olvidadas o no cuentan con una explicación a lo largo de la misma. El primer acto de la saga cuenta el regreso del emperador mediante clonación y transferencia de conciencia, Luke volviéndose su nuevo aprendiz y Leia tratando de salvarlo del lado oscuro. La segunda parte de la saga continua con Luke buscando gente sensible a la Fuerza para entrenarlos como Jedi, Sidius buscando un nuevo cuerpo en el futuro hijo de Han y Leia y la Nueva República enfrentando a otra súper arma del imperio –que novedad-.

En principio este aspecto de la historia funciona, excluyendo la constante resurrección de Palpatine, la misma le quita valor al sacrifico de Anakin/Vader y se vuelve en esencia un villano que no podés ganar. Lamentablemente esta no es toda la historia, en el fondo hay una enorme trama innecesariamente convoluta que involucra a Hutts persiguiendo a Leia y el Imperio en una nueva guerra civil. Esos elementos no van a ningún tipo de resolución y cuentan con poca a ninguna explicación. Sumando a todo esto la saga se siente como una serie de ciencia ficción y no de Star Wars, con elementos bizarros y extraños que se sienten fuera de lugar en este universo. También cuenta con un innecesario sobre empoderamiento de la Fuerza, desde teletransportación de un planeta a otro y una súper tormenta que puede destruir flotas enteras. Todo esto se siente inusualmente fuera de lugar.

La verdadera fortaleza de este comic es el arte de Cam Kennedy. En su mayoría se siente fuera de lugar con el universo, pero exceptuando eso, el trabajo es hermoso y fascinante. Tiene una naturaleza clásica y única que no se encuentra más en los comics de hoy en día. Otro de los agradables aspectos de la serie son los pequeños momentos de poesía en la historia, pero son pocos y se pasan de largo.

Al final del día Dark Empire es uno de los comics más extraños del viejo universo y con contenido cuestionable.

LEER  May the 4th Be With You: Cuatro recomendaciones para ver y conocer el fenómeno Star Wars en profundidad