La trilogía original de Thrawn es un clásico del viejo universo, en esta caso volvemos a visitar su adaptación a comic.

Cinco años después de El Regreso del Jedi, la Alianza destruyó la segunda Estrella de la Muerte y con ella al Emperador. Los restos del Imperio están desorganizados y a la fuga, pero cuando el Gran Almirante Thrawn regresa de una larga misión en las regiones desconocidas, unifica los restos del imperio y les da una verdadera lucha a la Nueva República.

El primer arco –Heredero del Imperio- es probablemente el más fuerte y mejor realizado. Los dibujos de Olivier Vatine y Fred Blanchard son muy particulares y dinámicos. El guion de Mike Baron adapta los elementos más significativos de la obra original haciendo la historia “propia”. Las introducciones de los personajes están muy bien realizadas y los momentos de acción son muy buenos.

El segundo arco -El Resurgir de la Fuerza Oscura- empieza a desmoronarse un poco. Los dibujos de Terry Dodson son más clásicos en comparación al arco anterior. No son malos, pero no cuentan con el mismo atractivo visual y distinción. Mike Baron continua en el guion y en este caso la historia en sí empieza a volverse más pesada y densa, haciendo la lectura difícil.

El final de la saga – La Última Orden- es el “matrimonio” de las sagas predecesoras. Los dibujos de Edvin Biukovic vuelven a tomar un poco de su encanto, similar al original. El guion de Mike Baron retoma un poco de su fortaleza, pero la lectura sigue siendo cansadora de a momentos.

La historia tiene mucha fortaleza, pero la adaptación tiene dificultades en mostrarle. Se vuelve muy conglomerada, política y de a momentos rebuscada, los diálogos en general cansan y todo se siente demasiado apresurado. Los grandes momentos de la saga original siguen estando, la introducción de Mara Jade y Thrawn tienen el mismo impacto en el comic como en la novela y su arco como personaje se mantiene igual de puro.

LEER  May the 4th Be With You: Cuatro recomendaciones para ver y conocer el fenómeno Star Wars en profundidad

A pesar de todo, la adaptación es decente, no tiene el mismo nivel que la novelas, pero sigue siendo una buena lectura.