El nuevo film del director argentino Armando Bo, ganador del Oscar a mejor guion original por Birdman (2014), tiene como protagonistas a Guillermo Francella, Carla Peterson, Federico Salles y Mercedes de Santis.

Antonio Decoud (Francella) y Susana (Peterson) son un matrimonio de clase media alta que tiene todas las comodidades y servicios que una familia de ese tipo suele disfrutar. Con tres hijos, un auto y una “casa soñada”, la imagen de familia feliz se les viene abajo cuando Antonio queda a la espera de un trasplante de riñón. La historia transcurre en Mar del Plata, donde Antonio trabaja como gerente en un frigorífico y viven en una de las mejores zonas de la ciudad balnearia.

Al enterarse que queda en una larga lista de espera, para conseguir su trasplante, Antonio comienza una lucha constante para lograr sobrevivir y por ende se saltea todas las reglas que siempre cumplió al pie de la letra. Tras esa búsqueda por conseguir que alguien le salve la vida, se cruza con Elías (Salles) y Lucy (De Santis), una joven pareja marginada que vive el día a día como pueden. Los chicos son completamente diferentes a Susana y Antonio, pero aún así quieren todo lo que tienen ellos.

Uno de ellos está dispuesto a poner el cuerpo a la situación, pero con una condición. Dispuesto a la realización del trasplante a cambio de algo que a Antonio le costará su familia y años de trabajo. Sin embargo, acepta ya que su prioridad es seguir viviendo a costa de lo que sea. ¿Qué harías por salvar tu vida?

El film logra atraparte y tenerte concentrado durante casi dos horas. Puede que, en algunas escenas, la historia se torne lenta, pero después remonta. Además de mantenerlos entretenidos en lo que ven, en algún momento van a sobresalirse de la butaca, gracias a la inquietante y fascinante interpretación que despliega Federico Salles. De Santis no se queda atrás haciendo de Lucy, una jovencita que lo único que desea es salir de ese sucucho donde vive con Elías y salvarse para siempre.

A Francella le sienta bien el humor, pero el drama también. A diferencia de otros, él logra desprenderse de ese lugar de cómico del cual siempre se le asigna. Eso se puede apreciar en los papeles que ya hizo en El secreto de sus ojos (2009) y El clan (2015), donde deslumbró poniéndose en la piel de Arquímedes Puccio.

Si hay que resumirla en una palabra: espeluznante le queda bien. Animal tiene como disparador el conflicto, a través de escenas acompañadas por la desesperación que sostiene el protagonista. Pero no sólo el conflicto interviene, también se pone el juego el egoísmo de todos, ante la necesidad de un tema tan complejo como lo es la donación de órganos en Argentina. Además, muestra el comportamiento que poseen las personas ante determinadas situaciones, como en este caso. ¿Picardía o aprovechamiento? Las dos se familiarizan con el film.

[taq_review]

Notas relacionadas