Acompañando el lanzamiento del primer juego Battlefront, esta novela muestra las operaciones del escuadrón de elite de la rebelión.

El Imperio Galáctico perdura. Bajo la dirección del emperador y Darth Vader, un ejército de Stormtroopers, destruye cualquier tipo de resistencia. Pero en mundos como Sullust, Haidoral Coyerti, Prime, e innumerables otros, las fuerzas rebeldes combaten en las trincheras, decididos a mantener la esperanza contra la implacable máquina de guerra imperial.

Transcurriendo después de Episodio IV, esta novela se dedica a contar la crudeza, brutalidad y los movimientos internos de un escuadrón rebelde. Centrándose principalmente en los personajes de Namir capitán del escuadrón y Chalis una prisionera imperial. El desarrollo de ambos está muy bien realizado y la química entre ambos es interesante y llevadera.

Uno de los puntos interesantes de la novela es que cuenta con pequeños intervalos contando historias de los Stormtroopers, eso capítulos son entretenidos y suman al trabajo de humanizar al villano.

Twilight Company hace mucho énfasis en momentos de acción. La descripción y la narrativa en esos momentos es fantástica. Las escenas de acción clásicas, como la batalla de Hoth, se vuelve más pequeña y personal. Los operativos black ops son tensos, peligrosos y llenos de emoción.

La novela nos da una mejor mirada a lo que es ser un solado rebelde. La desesperación en cada momento, sus sistemas de reclutamiento, la frustración de lidiar con rebeldes ajenos a la alianza y ni hablar del terror en el campo de batalla.

A pesar de todo esto el mayor defecto de Twilight Company está en desarrollo de la historia. Alexander Freed hace un gran trabajo en el desarrollo de personajes y secuencias de acción, pero en gran parte de la lectura, el libro parece que no tiene dirección. Son pequeñas misiones siguiendo estos personajes, algunas buenas otras dejan mucho que desear.

Una lectura pochoclera pero lenta.