Hace 3 años, específicamente en 2015, Marvel Studios realizó una de las campañas publicitarias más geniales e innovadoras en cuanto al estreno de una película se refiere. Era la gran producción del hombre hormiga (Ant-Man), cuya ligereza en peso y casi invisible tamaño, nos regaló una película fresca, divertida, amplia y sobre todo, cumpliendo con las historias de las cuales Marvel nos ha tenido acostumbrados.

Bajo la batuta de Peyton Reed y la importante ayuda de Edgar Wright, Ant-Man se convirtió en la doceava película estrenada dentro del universo cinematográfico de Marvel (MCU), a la cual muy pocos apostaban a esta producción a pesar de que el personaje siempre tuvo peso en los comics originales, incluso pasando por diversas etapas entre el bien y el mal. Actualmente, es recordada como una de las más divertidas películas de superhéroes, y celebrando el décimo aniversario de Marvel Studios, EL LADO G presenta una breve reseña para recordar a nuestro diminuto héroe inesperado.

Tomando en cuenta su conflictiva historia de publicación, su importancia en el universo Marvel y sus enormes potencialidades como superhéroe, esta película logró el balance perfecto entre acción y humor para reintegrar con toda dignidad a un héroe olvidado al nuevo y complejo universo del MCU.

Ant-Man es, sin duda, una de las mejores películas del MCU, ¿Por qué? Quizás es porque el héroe es donde más conecta con la audiencia, con ustedes o conmigo; Marvel tiene una fórmula de «película de héroe + diversión» casi como una ciencia y Ant-Man probablemente resonó con los asistentes al cine de una manera clave en que los superhéroes voladores, los extraterrestres de gran poder y los filántropos playboy-genio multimillonario y de alta tecnología no pueden: El poder decir «puedo identificarme con ese héroe». El lado humano, honesto con sus creencias, con lo mejor de lo bueno. Ahí es donde vive Ant-Man, que a pesar de sus poderes y ayudas, también puede ser como nosotros.

Recapitulación rápida de la trama, en caso de que no estés familiarizado y quieras sumarte a la celebración de los 10 años de Marvel y sus películas.

Scott Lang es el tipo más amable que jamás haya sido encarcelado, pero organizó su mente y está tratando de recuperar su vida en libertad, principalmente para poder pasar el tiempo con su linda pequeña hija. Sin embargo, nadie quiere contratar a un exconvicto y Scott necesita dinero para que las cosas funcionen; así que, muy a regañadientes y con el apoyo de sus amigos del crimen organizado, se lanza a un último robo. Sin saberlo, el robo es en realidad un diseño de Hank Pym, antiguo S.H.I.E.L.D. y creador de la Partícula Pym de contracción; así entonces –en realidad- Pym estaba probando a Lang y experimentar con alguien que pueda hacerse pequeño, irrumpir en su antigua compañía y robar un invento del nuevo dueño antes de que se use en una guerra moderna en miniatura. Por lo tanto, comienza el verdadero atraco.

Paul Rudd interpreta a Scott Lang, y el casting está muy bien enfocado aquí. Rudd es divertido sin exagerar al respecto, y las escenas sobre su hija te hacen creer que él es un padre que quiere hacer lo correcto para ella, por eso antes comentaba de su lado humano como héroe.

El reparto cumple bastante: Corey Stoll es un tipo malo, sorprendentemente aterrador como Darren Cross, el hombre que sacó a Hank Pym y se hizo cargo de su empresa; sorprendiendo con su actuación maníaca. Por supuesto, sería negligente si no mencionara el trío de compañeros de crimen de Lang: Michael Peña, David Dastmalchian y el rapero convertido en actor T.I.; son un grupo de alivio cómico bastante impresionante. Muestran que se trata de una especie de caricatura de las subculturas latinas y afroamericanas, pero lo hacen con tal estilo que todos deberían disfrutar del trabajo que hacen. Michael Douglas lo da todo con su genial interpretación de Hank Pym. Él es intermitentemente feroz y vulnerable, y sincero sobre personaje de principio a fin.

Ant-Man no es la mejor película del MCU, ni la que más acción tiene, ni la más cómica, ni la más taquillera, ni la más famosa, ni la más recordada… pero de algo podemos estar seguros: es la más humana en un mundo de héroes.