El final está cada vez más cerca y Rebeldes de Lothal continúan su lucha contra el imperio, esta vez se enfrentan a un enemigo sin igual.

Habiendo establecido una nueva base, la tripulación Fantasma fortalece la flota rebelde mediante la adquisición de nuevos recursos y reclutas dispuestos a luchar contra el Imperio. Sin embargo, los esfuerzos del imperio para eliminar la rebelión están ahora siendo conducido por el Gran Almirante Thrawn, cuya estratégica, táctica y conocimientos culturales hacen de él una amenaza diferente a cualquier otra.

Esta nueva temporada cuenta con pequeño salto en el tiempo y vemos los principios de la formación de la alianza rebelde como la conocemos, con la aparición de Mon Mothma, el extremista Saw Gerrera y la sobra de Rogue One en el horizonte. Vemos la enemistad entre estos dos personajes y los valores que representan cada uno como parte de la rebelión.

El regreso de Maul continúa y su búsqueda por un nuevo aprendiz logra llevar a Ezra a lugares oscuros y a darle un mayor entendimiento de la Fuerza –a un precio significativo-. A su vez, esta temporada nos da el cierre que Maul merece, en un hermoso duelo contra Kenobi. Una secuencia de pelea que te deja sin palabras y cierra el círculo de enemistad de estos personajes y uno de los episodios de la serie.

La tercera temporada, como las anteriores, continúa la exploración de la Fuerza haciéndolo con la introducción del El Bendu –el que está en el medio- él ayuda a Kanan a tener una mejor percepción del mundo a su alrededor, nos presenta una nueva forma de ver la Fuerza y las habilidades mismas.

Pero la joya es Thrawn. El Chiss de piel azul, ojos rojos, amor al arte y maestro de la estrategia es una excelente incorporación a la serie. Cada momento que aparece tiene una presencia mágica.  La voz de Lars Mikkelsen encapsula a la perfección la frialdad y mentalidad del personaje sumando a eso el personaje cuenta con su propia composición musical que suena cada vez que entra en escena. A pesar de eso, el ver la seria semana a semana uno ve a Thrawn hacer algunas acciones que son más que cuestionables, PERO si se ve corrida esas decisiones son sensatas y son parte de un plan mayor muy bien construido.

El punto más fuerte de la temporada no solamente es Thrawn o el final de Maul, es un gran arco de Sabin, el Dark Saber y los Mandalorianos. Es una gran saga para este personaje siendo muy personal, profundo y nos da una mayor concepción del personaje. Conocemos por qué decidió unirse a los rebeldes, vemos más del estado actual de los Mandalorianos durante el reinado del imperio y conocemos al clan Wren.

Como mencioné anteriormente con las temporadas pasadas de Rebels, no tiene el mismo impacto si es mirado semana a semana, muchos capítulos se sienten innecesarios, infantiles o no favorecen a los personajes. Pero viéndola en una corrida vemos que es una temporada con una construcción más fuerte que sus predecesores dándonos un final de película y dejando a nuestros héroes en un lugar más oscuro que nunca.

Thrawn, Maul, menciones a Rogue One y más exploración de la Fuerza. Esta temporada de Rebels tiene todo lo que un fan de Star Wars puede pedir.