David Gordon Green (reconocido por dirigir películas como Pineapple Express) fue quien se encargó de recrear la vida de Jeff Bauman luego del atentado en la maratón de Boston en 2013. El film está basado en el libro escrito “Stronger”, escrito por la misma víctima y Bret Witter. El protagonista es un símbolo de Estados Unidos, ya que no solo perdió sus piernas y “siguió adelante”, sino que fue un testigo clave sobre quienes habían detonado las dos bombas que dejarían a 3 civiles muertos y mas de 200 heridos.

Jeff Bauman (Jake Gyllenhaal) había ido a la maratón a apoyar a su ex novia Erin Hurley (Tatiana Maslany). Al final de la carrera se encuentra parado en el centro de la tragedia, lo que luego de las explosiones lo dejó literalmente sin piernas. Como suele pasar en este tipo de situaciones, se lo intenta poner a la víctima en el lugar de héroe. Una extraña decisión política que suele usar Estados Unidos para que los culpables sean los terroristas y los ciudadanos “defiendan” la patria.

No solo ponen en frente de cámaras, micrófonos y programas de televisión a personas que sufrieron una situación sumamente traumática, sino que esperan que respondan de buena manera, sean patriotas y contribuyan con el constante show y la fachada televisiva. La película refleja el mareo mental de Jeff al ser nombrado héroe cuando él siente que solamente estuvo ahí. Que sólo el poder de los medios logran reflejarlo de esa manera aunque él se sienta de otra.

La única persona que lo equilibra y estabiliza es su ex pareja, con la cual vuelve a estar luego del incidente. Esto hace que se cree una relación dependiente en la que necesita su presencia tanto para hablar como para que lo ayude con la silla de ruedas. El guión y la dirección logran retractar de buena manera la tensión que se crea a medida que pasa el tiempo.

Éste tipo de biografías dramáticas tan amadas en Estados Unidos suele cansar a un espectador extranjero, por como se hacen propaganda constantemente para quedar bien parados -en este caso un contra-ataque terrorista-. Por suerte no es sólo una típica película de auto-superación, sino que critica duramente las decisiones televisivas y publicitarias. Está bien trabajado el hilo narrativo para no aburrir. También hay un excelente trabajo en fotografía y efectos especiales para lograr que el actor no tenga piernas.

El largometraje cuenta con una estrella de primera como lo es Jake Gyllenhaal interpretando al protagonista. Durante las 2 horas de relato nos demuestra constantemente su capacidad actoral tanto en momentos cómicos como dramáticos. También hacen un buen trabajo Miranda Richardson -la madre de Jeff- y la anteriormente nombrada Tatiana Masslany.

[taq_review]