Las aventuras del conejo londinense, pegan el salto a la gran pantalla en busca de expandir su universo literario.

Basada en la obra literaria, de nombre homónimo, de la escritora inglesa Beatrix Potter, llega a los cines de Argentina «Las travesuras de Peter Rabbit» (Peter Rabbit, 2018). Peter, quien nada tiene que ver con Roger (Who Framed Roger Rabbit?, 1988), es un conejo que vive a las afueras de la gran ciudad de Londres con sus tres hermanas y un primo suyo lejano. Ellos pasan sus días intentando y, casi siempre logrando, saquearle el jardín de frutas y verduras de un viejo gruñón del campo, vecino de donde está su madriguera y de su amiga humana protectora Bea (Rose Byrne). Todo cambiará cuando a la casa que usualmente saquean, se mude un joven maniático y controlador llamado Thomas McGregor (Domhnall Gleeson) que hará lo imposible para detener a los temerarios y esponjosos conejos.

Entre toda la abundancia de los últimos años por hacer diferentes transposiciones del mundo literario ingles a la pantalla grande, Peter Rabbit no dista mucho de lo último que se pudo ver en Paddington 2, si bien las historias no se asemejan demasiado, la relación fábula-moraleja, es constante en estas historias. En el caso puntual de esta peli, el mensaje es muy simple y al mismo tiempo, muy bien llevado a cabo por su director Will Gluck. Si bien el film está destinado casi exclusivamente a los más chicos, no hay razones para que los que son más grandes se pongan a recapacitar y por qué no, cambiar algunos aspectos de su cotidianidad.

Uno de los puntos positivos que tiene la peli, es el tremendo elenco que presenta. No solo por sus protagonistas de carne y hueso, sino por aquellos que prestaron sus voces para la versión en idioma original. Entre todos estos, hay actores y actrices de primer nivel como Sam Neill, Margot Robbie, Daisy Ridley y James Corden, entre otros. De la mano con su maravilloso trabajo prestando sus voces, los aspectos visuales de la película están muy bien. Por muchos pasajes de la historia, los conejos parecen que son de verdad y sin exagerar. Es bueno destacar estos aspectos porque los efectos visuales, no siempre resultan teniendo un nivel de ejecución tan alto, como fue el caso de El Pájaro Loco. De hecho, en muchos momentos, las imágenes actuales se mezclan de una manera muy fluida con fragmentos de los libros y dan una vuelta de tuerca a la animación, para familiarizarnos con el material original.

Esta comedia para chicos termina resultado efectiva y entretenida para todo el público que se acerque a verla, con mucho humor y un buen mensaje. Peter Rabbit se ganará el corazón de varios, como lo viene haciendo hace mas de 100 años en el viejo continente.

[taq_review]