La tan esperada llegada de Winchester finalmente está aquí, y, desafortunadamente, con malas noticias.

Un misterioso laberinto de habitaciones y escaleras de la verdadera mansión de Winchester, en California, crea el escenarioideal para una película de terror llena de intriga y “sustos” típicos del género, que nunca faltan en producciones de Michael Spierig (Daybreakers, Predestination, Jigsaw).

La película está ambientada en 1906, basada en la historia real de Sarah Winchester (interpretada hábilmente por la ganadora del Oscar Helen Mirren), que construye una elaborada mansión siendo heredera de la fortuna del rifle Winchester, y cree que todas las almas asesinadas por sus armas de fuego la persiguen por una razón u otra. En la película, Sarah piensa que está encargada de guiar a estos espíritus asesinados mediante la construcción de las habitaciones en las que murieron. Día y noche, la construcción continúa mientras Sarah deambula fantasmagóricamente en un vestido negro digno de película de terror.

Nada de esos hechos va muy bien con la gente de la compañía Winchester Rifle que tienen el 49 % de la propiedad de la empresa, quienes preferirían tomar el control del negocio en lugar de tener una “matriarca perseguidora de fantasmas” ejecutando las operaciones. Contratan al doctor Eric Price (Jason Clarke) para visitar a Sarah y llevar a cabo una evaluación de su estado mental. Por supuesto, el doctor Price tiene sus propios demonios: enlutado por la muerte de su esposa, pasa las noches en un estado de drogadicción. Una nota del doctor Price podría efectivamente robarle la compañía a la vieja viuda y hacer que los accionistas de Winchester sean aún más ricos, así entonces la compañía envía al médico a pasar una semana con Sarah.

Al llegar, Price es recibido por la sobrina de Sarah (Sarah Snook) y su hijo Henry (Finn Scicluna-O’Prey) que se quedan con su pariente después de una tragedia familiar. Price comienza su evaluación de inmediato y entrevistar al personal antes de mantener conversaciones con Sarah. Es en estas escenas, entre Mirren y Clarke, donde la película se acerca más a algo interesante, pero no resulta ser así.

Mirren es perfecta como Sarah Winchester, así que no te preocupes por su actuación. La mujer podría leer una guía telefónica y ser interesante, convincente incluso. Ella interpreta a una mujer consciente de sí misma atormentada por el miedo y la culpa, pero que aún no ha perdido sus facultades. Clarke es útil en el papel del doctor Eric Price. Toca todas las notas, pero falta un elemento de carisma. El personaje tiene defectos, y ese no es el problema. Nunca se dio una razón para gustarle; de hecho, inmediatamente se dan razones para desconfiar de él como el protagonista de la historia.

Con una historia tan rica, el equipo de escritura y dirección de los hermanos Michael y Peter Speirig, deciden enfocarse no en la casa, no en la historia de Sarah con lo oculto, ni siquiera con la tradición de evadir espíritus con cambios constantes en el hogar, pero sí en algo que ya no funciona: jugar con lo ya visto antes. Eso sin mencionar los sustos que dependen en gran medida de aguijones musicales o ruidos repentinos en lugar de suspenso y tensión genuinos que hace tiempo no vemos en una película de terror.

Esta fue una gran oportunidad desperdiciada de sumergirse en la misteriosa historia de Sarah Winchester y su obsesión con el ocultismo como un medio para lograr la paz mental. Lo que podría haber sido una imagen de terror psicológico en la línea de lo brillante como The Haunting (1963) de Robert Wise, o incluso el más obvio pero todavía aterrador de The Conjuring, termina siendo todo una película de la casa encantada, donde al final de alguna forma, el bien triunfa (?) sobre el mal.

[taq_review]

Título original: Winchester

Dirección: Michael Spierig

Elenco: Helen Mirren, Jason Clarke, Sarah Snook

País: Estados Unidos

Género: Terror

Duración: 99 minutos

 

Notas relacionadas