La culminación de la Fase 1 del Universo Cinematográfico de Marvel llegó con la reunión del legendario equipo de superhéroes. 

2012 fue el año en que llegó la película de superhéroes que rompería todos los records. Hace 4 años que Kevin Feige, Victoria Alonso y compañía venían orquestando el Universo Cinematográfico de Marvel con un quinteto de películas de origen que cosecharon mucho dinero, el visto bueno de los fans y la aprobación de la crítica. Feige —ahora encumbrado como el CEO de Marvel Studios— no era ningún improvisado en materia cinéfila. Desde finales de los 90′ ya trabajaba como productor junto a Lauren Shulen Donner y su impresionante conocimiento del Universo Marvel hizo que llegue a las adaptaciones de películas basadas en héroes de la editorial junto a Donner y Avi Arad (La primera trilogía de X-Men, Blade, The Punisher, Spider-Man 2 y 3, etc).

Su sueño de fan comiquero estaba cada vez más cerca de concretarse: un universo interconectado de películas de superhéroes, donde todos los personajes de las viñetas interactúen entre si más allá de sus aventuras en solitario. Una vidriera cinematográfica donde se sienta la emoción de los team-ups y se viva la acción desbordante de las páginas dobles donde los equipos heroicos se lanzan a atacar al villano de turno.

Desde la primera escena post-créditos de Iron Man (2008) el público supo que Marvel estaba apostando en grande al cine. Cada película individual era solo una pequeña pieza del rompecabezas que significaba el MCU, el juego de buscar easter eggs y referencias eran parte de un plan mayor: que todos estos personajes converjan en un mismo equipo, que los héroes más poderosos de la tierra se unan para derrotar a un enemigo que ninguno podría enfrentar en soledad.

LEER  Shang-Chi y la Leyenda de los Diez Anillos: Fase 4 en pleno desarrollo y expansión

Para semejante tarea, Feige confió en Joss Whedon, un favorito de la nerdeada (co-escritor de Toy Story, creador de Buffy The Vampire Slayer, Angel, Dollhouse, guionista de cómics y un largo etc) que hace tiempo venía persiguiendo un proyecto de esta envergadura donde pueda explotar al máximo su don para escribir diálogos afilados y personalidades diferentes que se unen para cumplir con una meta en común, además de demostrar su amor por el género y estos icónicos personajes.

Mas allá del éxito que reflejaban las aventuras de héroes solitarios de Marvel, esta película era la verdadera prueba de fuego, el punto de inflexión que probaría si el gran esquema del MCU era sostenible o si acabaría derrumbándose por su propio peso.

The Avengers se propuso renovar el clásico origen de los personajes en el cómic: todos juntos para derrotar a Loki (Tom Hiddleston), el villano más carismático y popular del MCU. Liderando la carga estaba Iron Man (Robert Downey Jr.), el héroe que inició el camino y cargaba con el peso del universo cinematográfico sobre los hombros. Junto al genio, billonario, playboy y filántropo estaba el verdadero jefe, el Capitán América (Chris Evans). El músculo del equipo corre por cuenta de Thor (Chris Hemsworth) y un renovado recasteado Hulk (Mark Ruffalo) que despertaba grandes dudas.

Completaban el equipo Black Widow (Scarlett Johansson), una espía asesina especialista en recolección de datos, y Hawkeye (Jeremy Renner), un experto tirador. Juntos deben evitar que un artefacto alienígena de inmenso poder caiga en las manos del dios nórdico del caos, que pretende utilizarlo para abrir un portal y traer a la tierra el ejército de los Chitauri.

LEER  Shang-Chi y la Leyenda de los Diez Anillos: Fase 4 en pleno desarrollo y expansión

La clara visión de Whedon, su buen manejo de la historia y los personajes, el enorme despliegue de efectos especiales y el elenco poblado por estrellas de primer nivel auguraban un éxito sin precedentes, y así fue. El film recaudó US$1,518,812,988 y se convirtió en la quinta película más taquillera de la historia, además de cosechar un 92% de aprobación en Rotten Tomatoes, con una abrumadora mayoría de críticas positivas.

Una película que, pese a ser una propiedad de Disney y contar con una calificación ATP, en ningún momento se siente restringida y encorsetada. Habiendo presentado a cada uno de los personajes en su película individual, Joss Whedon da rienda suelta a su creatividad para desarrollar y explotar la personalidad de todos los héroes. Cada uno tiene su «gracia» y su momento de brillar en una trama muy balanceada, algo dificil de lograr en un film que cuenta con siete personajes principales (sin contar al villano).

The Avengers se consagró como la aventura de superhéroes definitiva, que atrajo a legiones de seguidores del cómic a los cines una y otra vez, además de captar la atención de millones de espectadores casuales que conocieron a estos personajes por primera vez y jamás los soltaron. Una película que apela al público general y es un mimo para el corazón del fan con escenas inolvidables como la revelación de helicarrier, la pelea contra el ejército chitauri en plano secuencia o este épico plano que por siempre quedará grabado en las retinas de los fans como el momento en que las fantasías de infancia leyendo cómics o jugando con figuras articuladas se hicieron realidad.

LEER  Shang-Chi y la Leyenda de los Diez Anillos: Fase 4 en pleno desarrollo y expansión

Y para deleite de todos, la escena post-créditos nos indicaba que este no era el final del camino, sino el comienzo de algo mucho más grande…