Luego de su auspicioso debut en Civil War, el Rey T´Challa vuelve con su propia historia para introducirnos en la cultura de Wakanda. 

En 1966, Stan Lee y Jack Kirby decidieron incluir en el número 52 de The Fantastic Four un nuevo y singular personaje en sus viñetas. Este personaje tendría como objetivo representar a la población afroamericana de los Estados Unidos, que hasta el momento no tenía ningún tipo de representación en los comics, tratando de rememorar a sus ancestros del continente africano. Este personaje no es otro que Pantera Negra, el líder y fiel protector de una nación ficticia que se encuentra al oeste de Africa, mejor conocida como Wakanda, un lugar donde nadie sabe con seguridad cómo encontrar pero que siempre figuró como uno de los países con mayor injerencia en las distintas reuniones de la ONU. El deber del Pantera Negra no es otro que el de cuidar y hacer perdurar las tradiciones de su pueblo y mantenerla alejada de los foráneos, ya que lo que nadie sabe, es que lejos de ser solo un pueblo agricultor, Wakanda es la nación tecnológica por excelencia, debido a que un meteorito de vibranium, el material más resistente y valioso del mundo, cayó allí hace muchos años, haciendo de estas tierras un lugar mítico para cazadores e intrusos de todo el mundo.

A lo largo de la historia marvelita, dos reyes de esta nación han sido nombrados como Pantera Negra. El primero fue el Rey T´Chaka, pero este falleció, en los comics, a manos del cazador conocido como Ulises Klaw mientras este intentaba saquear las minas de vibranium de su tierra. En el MCU, T´Chaka muere en la explosión durante la reunión de las Naciones Unidas donde determinan si el acta de registro de superhéroes debe ser autorizada o no. En ambos casos, el legítimo sucesor del trono y de la responsabilidad de mantener en paz a Wakanda es el de su hijo T´Challa. Bajo su liderazgo, Wakanda creció considerablemente, posicionándola como una de las mas ricas en cuanto a recursos tecnológicos, pero manteniendo su nación siempre en secreto para que nadie supiera de ellos.

Durante sus años de vida, en el afán por proteger a su pueblo y al resto del mundo, Pantera Negra ha sido parte de algunos de los grupos de superhéroes conocidos en el universo de Marvel Comics. Fue parte de Los Vengadores, luego de su primer encuentro con el Capitán América, trabajó a la par de Los 4 Fantásticos en más de una ocasión pero su participación mas preponderante se dio cuando junto a Namor, Tony Stark y Dr. Strange, entre otros, dependiendo la época, formaron el grupo conocido como Los Iluminatti. Ahora, luego de tantas aventuras e importancia tomada en los comics, y después de lo que fue su debut en el MCU en Civil War (2016), Ryan Coogler es el designado a llevar al rey de Wakanda en su primer aventura en solitario en la gran pantalla.

LEER  Prueba gratuita: Marvel's Avengers estará sin costo por unos días en las consolas

Con la vuelta de Chadwick Boseman en el papel de T´Challa/Pantera Negra, esta primera historia en singular del personaje, introducirá un mundo del que poco se sabe. En esta oportunidad, luego de los eventos de la guerra civil, el Rey T’Challa regresa a su hogar como nuevo monarca, luego de la muerte de su padre, pero se verá desafiado por otras tribus para poder conservar el trono. No solo eso lo tendrá atento, ya que dos enemigos se harán aliados para conspiran y poder derribar su reinado. T’Challa deberá formar un equipo con las amistades y aliados que le quedan y deberá como Pantera Negra, junto con la ayuda de el agente de la CIA, Everett K. Ross (Martin Freeman) y miembros de las fuerzas especiales de la Dora Milaje, la guardia real de Wakanda, evitar una guerra que destruya a su nación por completo.

Más allá de que su estructura sea muy similar a las anteriores entregas del MCU, esta película número 18 del universo de Marvel da un paso al frente y demuestra poder transmitir una idea y un mensaje mucho más profundo que sus predecesoras. Da la sensación que esta peli, no podría haberse estrenado en otro momento ya que queda justo con los tiempos sociopoliticos que atraviesa el mundo y el mensaje de trasfondo de unión queda perfecto. Después de todo, mucho se le recriminaba al estudio que comanda Kevin Feige, para que tuvieran una mayor participación en cuanto a ideales y posturas, debido a la gran cantidad de público que acceden a sus películas. El mismo Ryan Coogler (Creed, 2015), quien definió a esta película como su trabajo más personal, demuestra que estaba en lo correcto y realiza una tarea soberbia.

LEER  Vota Loki: El plan del Dios para gobernar

Empezando con la elección del elenco, un 90% integrado por actores y actrices de tez negra, cada personaje está llevado de la mejor manera. Con un reparto que entre sus filas tiene a, entre otros, Michael B. Jordan (Creed, Fantastic Four), Lupita Nyong’o (12 Años de esclavitud, Star Wars), Danai Gurira (The Walkind Dead), Forest Whitaker (Rogue One: Una Historia de Star Wars) y Daniel Kaluuya (Get Out), la química en pantalla es admirable y no solo de aquellos que poseen más minutos en escena, sino de todos en particular.

Al trío protagonista, conformado por Nyong´o, Gurrira y Boseman, no se le puede adjuntar ningún tipo de critica, sus actuaciones son perfectas para los papeles que representan. El trabajo de Chadwick del que ya se tenía un buen concepto, vuelve a demostrar de lo que esta hecho y demuestra que nació para interpretar al monarca. Del lado femenino de este trinomio, los mismos elogios. Ambas muestran un poder femenino tremendo dejando en claro que no sólo los hombres pueden servir para los ejercitos o para infiltrarse en misiones casi suicidas. Más allá de estos tres, hay dos personajes en particular que destacan sin lugar a dudas. Por el lado de los buenos, una jovencita Letitia Wright, a quien se la verá mas adelante este año en Ready Player One, la rompe toda. Interpretando a la hermana menor de T´Challa, la princesa Shuri desafía a todos los pronósticos y se queda en el podio de las mejores interpretaciones de esta peli.

Otro que se redime totalmente con el mundo comiquero es Michael B. Jordan. El ex Johnny Storm en Los 4 Fantásticos del 2015, es el encargado de ponerse en la piel del antagonista principal, Killmonger y lo hace de tal manera que se lo puede comparar tranquilamente con el Loki de Tom Hiddleston. Si, quizás el mejor villano del universo Marvel, hasta que se conozca a Thanos en mayo en Avengers: Infinity War, ya tiene un competidor que dispute el trofeo a mejor antagonista de las películas de Marvel. Por el simple hecho de tener un plan verídico, dentro una película de superhéroes, un propósito claro y una forma de llevarlo a cabo en donde nadie se le interpondrá, el trabajo de Jordan cumple con las expectativas de los fanáticos y del propio actor, quien declaró que él se debía una revancha, después de la decepcionante primer incursión en las historias de superhéroes.

LEER  Korg lo recibió: Primer acercamiento de Deadpool al MCU

La parte visual siempre ha sido un elemento a destacar en las películas de Marvel y esta vez no será diferente. Todo el CGI utilizado produce una sensación de realismo y sorpresa que a estas alturas del partido no es fácil de lograr, teniendo en cuenta que ya hace 10 años que vienen utilizando siempre tecnología de primer nivel. A la hora del vestuario, los diseños del mismo tienen todo el estilo que pretenden tener, combinando atuendos de varias culturas africanas, el resultado es óptimo. Éste, junto con la gran paleta de colores y tonos que se utilizan terminan creando una fotografía final impecable. Otro toque distintivo que viene teniendo el MCU, sobretodo en las dos Guardianes de la Galaxia y Thor: Ragnarok, es la importancia que tiene el soundtrack. Curado y producido ejecutivamente por Kendrick Lamar y Anthony “Top Dawg” Tiffith (CEO del sello Top Dawg Entertainment), la banda de sonido está conformada por 14 canciones que le imprimen la frutilla del postre a la estructura técnica de la película.

Esta décimo octava película del MCU lo tiene todo. Sentido de pertenencia, respeto hacia las tradiciones culturales y un orgullo hacia ellas, pero sobre todas las cosas, un mensaje que suena fuerte y claro, que va más allá de la aventura comiquera en sí: La unión de un pueblo y una cultura en general, que se han visto oprimidas durante mucho tiempo y desmuestran que es el momento para unificar lazos y dejar de construir muros que los separen de los demás. Es muy difícil determinar que película de todo este universo enorme es la mejor, pero definitivamente Pantera Negra es la distinta, la que más transmite y podría tranquilamente considerarse como un antes y un después en este universo tan amplio.

[taq_review]