Es muy complicado analizar el nuevo juego de Dragon Ball sin caer en las repetitivas palabras de excelente, muy bueno o hermoso. Lo que presenta Arc System Works de la mano de Bandai Namco es algo que hace mucho tiempo el fanático de la saga y en especial, los jugadores expertos, han estado esperando. Dragon Ball FighterZ es uno de los títulos más importantes del 2018 y luego de una larga espera consumida por el hype, las expectativas no bajan y se mantienen en un alto estandarte.

Desde consolas en donde muchos pibes que nacieron del 2000 para adelante posiblemente no conozcan, el famoso manga/anime de Akira Toriyama fue evolucionando y tratando de encontrar su camino en el mundo de los videojuegos. Los más grandes se han topado con un abanico enorme de juegos que priorizaron los enfrentamientos en 2D, con movimientos que ni cerca estaban de recrear los impresionantes golpes que se repartían en la serie animada. El tiempo pasaba, las consolas cambiaban y tal como sucede en 2018, Dragon Ball seguía siendo importante para el entretenimiento. En un podio de juegos, me atrevo a colocar al Dragon Ball Final Bout, completamente futurista para su época, presentado en 3D y lanzado a fines de los 90s para la consola de Sony. También comparten un lugar en los juegos más importantes de la saga los conocidos Budokai o Tenkaichi, ubicados en este imaginario podio, según la importancia de cada jugador y sus experiencias con títulos que fueron representando y recreando la historia de Dragon Ball a lo largo de los años. Lo más cercano que arrojó la nueva generación son dos títulos del Xenoverse, juego que analizamos en la web y que para el momento de su lanzamiento, se posicionaba como uno de los mejores de la historia de DB, pero toda esa historia quedará guardada en el cofre de los recuerdos, ya que FigtherZ llega para mostrar el camino de cómo se tiene que hacer un juego de lucha y en especial, de Dragon Ball.

Atrás quedaron los juegos que invitaban a recrear una y otra vez la historia de Goku en la serie. El estudio entendió que utilizando guiños que ya todos conocen, sumado a una historia diferente, nueva y original supervisada por Akira Toriyama, la diversión estaba asegurada. Más allá del modo de pelea y sus formas, algo que más adelante vamos a hablar, la «nueva» historia es un pequeño arco argumental como si de una película o de un OVA se tratara. Los Guerreros Z, encabezados por un Goku que no puede desatar el máximo de sus poderes, se enfrentan una vez más con la ¿indestructible? Patrulla Roja, quien presenta a un personaje totalmente original creado para el juego, conocido como Androide 21. El objetivo es claro, derrotar a Goku, vengarse del saiyajin y dominar el mundo. Esta vez el Androide 21 estará sola por su cuenta, haciéndose fuerte absorbiendo a todos los villanos de Dragon Ball Z que por alguna razón, regresaron de la muerte y se encuentran dispersados por varias partes del mapa.

Realmente, la historia no aporta nada diferente y se nota que cada vez que tienen que hacer un modo historia para acompañar a los nuevos juegos de Dragon Ball, no es de lo más importante para los desarrolladores. La balanza se inclina favorablemente al bello estilo de lucha que tiene este juegazo de Dragon Ball. ¿Quieren una referencia clara y cortita? Es de la onda Street Fighter. Ya no hay una pantalla enorme para ir volando por todos lados y se acabaron los tiempos de perderse en las cámaras. Frente a frente, es un festival de combos y poderes nunca antes visto en esta franquicia.

Desde el más profesional hasta el más manco, todos podrán disfrutar de este nuevo estilo de pelea que incita a pasarla muy bien, aprendiendo los combos de los personajes y las técnicas que caracterizan a cada uno de ellos. El juego cuenta con un respetuoso e interesante estudio para cada personaje, recreando sus mejores movimientos a la perfección. La calidad gráfica es uno de los puntos más fuertes del juego. La unión de varios estilos, lograron la representación más fiel hasta el momento de los protagonistas de Dragon Ball. Dato: Las primeras batallas son clases de tutoriales, es recomendable no saltearlas si de verdad quieren comprender el potencial de los luchadores.

La historia y el menú principal del juego utiliza un estilo de RPG, decidiendo hacia dónde irán nuestros luchadores y contra quiénes vamos a pelear. De esta manera se pueden evitar enfrentamientos que no suman para nada, e ir directamente al jefe de cada misión. El menú es divertidísimo, particularmente me recordó a la película de Mr. Satan cuando “derrota” a Cell, la cual es proyectada en un torneo de artes marciales previo a la batalla contra Majin Boo. También lo pueden comparar con un llavero de Funko, ya que tenemos un avatar pequeño y cabezón que comparte espacio con todos los jugadores de nuestra sala seleccionada. El juego, que se posiciona como uno de los próximos y nuevos para la competencia eSports, tiene una gran atracción para sumarse a partidas amistosas o enfrentamientos complicados frente a otros grandes luchadores del menú. Como en todos los juegos, es requerida una buena conexión de internet para realizar estas actividades.

Un condimento extra y que le sienta muy bien a la frescura de este juego, es la inclusión de Black Goku, Hit, Beerus y otros personajes que son protagonistas de Dragon Ball Super, la nueva serie del mítico anime. Desconocemos por el momento si habrá un pack de nuevos personajes o algún DLC para contar con Jiren y varios más que disputan el actual torneo de artes marciales, que de concretarse, sinceramente no se le podría pedir nada más al título.

Este juego está disponible en PlayStation 4, Xbox One y PC vía Steam. Los servidores prácticamente están colmados de jugadores que expresaron su fanatismo adquiriendo el título y generando nuevos-viejos callos en las manos. Dragon Ball FighterZ es ese whiskey añejado que estuvo muchos años en un buen barril de roble. Desde su inicio, sentirán la llegada del futuro y serán felices como cuando descubrieron los fichines de pequeños. El agite previo a cada pelea con una violenta guitarra eléctrica y la impresionante representación de todos los luchadores, es algo digno de admirar y muy especial para disfrutar entre amigos. Los seguidores de la serie estarán eternamente agradecidos, invertirán muchas horas de sus vidas en este título y aquellos ajenos, se encontrarán con un divertido y exquisito juego de pelea.