John Jackson Miller regresa a la galaxia con una de las primeras novelas del nuevo canon y una de las precuelas de Rebels.

Desde que los Jedi fueron marcados por la muerte y obligados a huir de Coruscant, Kanan Jarrus se dedicó a permanecer vivo en lugar de servir a la Fuerza. Vagando por la galaxia solo, de un trabajo a otro, él evita problemas (especialmente con el imperio) a toda costa. Así que cuando él descubre un conflicto mortífero añejando entre fuerzas imperiales y despiadados revolucionarios, él no va a quedar atrapado en el fuego cruzado. Pero la brutal muerte de un amigo, a manos del imperio obliga al ex-Jedi a elegir: arrodillarse ante el temor, o levantarse y luchar.

El principal foco de A New Dawn es como Hera conoce a Kanan y ella tratando de convencerlo en volver a luchar por lo que importa. La dinámica entre ellos igual de fuerte y atractiva como en la serie, lamentablemente es la única fortaleza de la novela. El resto de los personajes son aburridos, genéricos u olvidables. No los conocemos lo suficiente para que nos importen y cuando los conocemos ya es muy tarde.

El libro tiene una narrativa muy pesada y es una lectura más que lenta. La historia es genérica, particularmente larga y le cuesta encontrar mucho su tono. La obra es más una historia de ciencia ficción, no se siente Star Wars, es como si alguien tratando de escribir algo como Star Wars –lo cual es lamentable porque John Jackson Miller tiene un gran historial de buenas historias en el universo- A New Dawn es una de las obras más flojas del nuevo canon y no es una lectura particularmente recomendable.

Si sos fan de Rebels algo bueno le sacas, pero es muy poco.