En el momento boom de las “tribus urbanas” que se vivieron en Argentina, los emos fueron aquellos adolescentes que venían a ser los “darks pos-2000”, principalmente por escuchar bandas que durante el 2005 y el 2010 tuvieron un pico de popularidad en los charts y MTV: My Chemical Romance -banda líder y considerada emo a más no poder- y su consagración con The Black Parade (2007), Paramore, Panic! At The Disco y Fall Out Boy, entre algunas otras menos conocidas y con algunos temas que quedaron bastante vigentes como The Used y AFI. Estas bandas -que venían del legado pop-punk que habían dejado grupos como Blink-182 con su último disco antes de disolverse, Green Day y el exitazo de American Idiot, Simple Plan y Sum 41– empezaban a ocupar el sonido del pop-rock alternativo que interpelaba a muchos adolescentes y a sus vidas. Se empezaron a estereotipar los flequillos que llegaba a tapar un ojo, las muñequeras, la ropa negra, los cintos de tachas, las zapatillas Vans o Converse negras, y hasta esa preocupante triste autoflagelación por parte de algunos chicos.

Paramore

Como siempre sucede con el paso del tiempo, muchos de estos grupos o bandas crecían junto a sus fanáticos, por lo que de a poco muchos fueron cambiando el sonido: My Chemical Romance cambió su estética y luego de otro disco con un sonido renovado terminó por disolverse, Paramore junto a  Fall Out Boy se volcaron cada vez más hacia una faceta dentro del pop-rock y Panic! At The Disco se “disolvió”, dejando al talentoso Brendon Urie como único miembro del grupo y sacando algunos buenos discos hasta actuando en Broadway.

Sin embargo, el emo es un género que no sólo empezó mucho antes, a principios de los ‘90, sino que también iba por un lado bastante distinto. Primero, un inicio en algunos sonidos que surgen el hardcore punk de los 80. Pero, principalmente, eran bandas que aparecían respaldados por el sonido del grunge y el rock alternativo. Perteneciendo a la conocida Generación X, las letras eran mucho más introspectivas y personales.

Si bien la mayoría de los géneros aparecen con distintas bandas que de a poco van encuadrando un sonido que los va caracterizando hasta definir un sonido, podemos decir que uno de los primeros grupos que le dieron al emo su propio estilo fue Sunny Day Real Estate: provenientes de Seattle -cuna del grunge- y con Sub-Pop como sello discográfico, esta banda siguió el sonido alternativo de bandas como Nirvana, los Smashing Pumpkins y el noise de Sonic Youth. Con melodías melancólicas, tiempos que pasan de un verso suave y melódico hasta terminar reventando en estribillos desgarradores. Sus dos primeros discos Diary (1993) -pieza clave en el género- y LP2 (1995) demuestran con claridad lo que significaba el sonido emo. El grupo se disolvería luego de un disco más en 1997, y con Nate Mendel, su bajista, uniéndose a Dave Grohl en Foo Fighters.

Sunny Day Real Estate

Ya para mitad de los años ‘90, el sonido de Sunny Day Real Estate fue abriendo el panorama a otros nuevos grupos. Mineral (otro grupo que definió mucho el género), Texas Is The Reason, The Promise Ring, entre otras. Pero, en 1994 hace su aparición Jimmy Eat World. La importancia de esta banda es haber aparecido en el momento justo para empezar a influenciar y, al mismo tiempo, ser una parte del pop-punk, con Blink-182, Sum 41 y Fenix TX, género al que con el tiempo se irían volcando de lleno por varios años. De esta manera, Jimmy Eat World se convertía en el eslabón que termina unificando todo este sonido de los ‘90 al que realmente terminó por reconocerse como parte de esa tribu urbana.

De todas estas bandas, muchas desaparecieron con el paso del tiempo. Otras, lograron mantenerse vigente para un público reducido o volviendo a los escenarios casualmente. Pero estas son algunas canciones para conocer el verdadero sonido de este género que vivió al margen y en la fugacidad dentro de la música alternativa.