Hablamos en exclusiva con el director uruguayo de «No Dormirás», película argentina que se encuentra en las mejores salas con un gran éxito.

Poster oficial de «No Dormirás»

En 2010, su película La Casa Muda, renovó y sacudió por completo el escenario del cine de género latinoamericano. Filmada en un plano secuencia y siendo el primer film de terror grabado enteramente en Uruguay, logró un rotundo éxito, no sólo consiguiendo participar en grandes festivales como Sitges y Cannes, sino también siendo la única película del país que consiguió una remake por parte de EE.UU.

Actualmente acaba de estrenar No Dormirás, su tercer largometraje, que cuenta con grandes figuras en su elenco como lo son la española Belén Rueda, la talentosa Eva de Domici y Eugenia Tobal, entre otros, y donde nos adentra en un viaje por los confines más profundos del insomnio, junto a los más oscuros y peligrosos anhelos de sus personajes.

Con un gran entusiasmo y con muchísima predisposición al momento de hablarnos y explicar sus ideas, el director, guionista y productor Gustavo Hernández nos brindó una gran entrevista donde nos habla sobre el buen momento que atraviesa su última película, sus influencias y su visión del universo del cine.

  • ¿Cómo estás viviendo este momento con No Dormirás?

Ando bien, feliz. Acá acompañando a la película, que ya se estrenó y viene muy bien de público. La verdad es que estamos muy contentos y orgullosos de poder transitar esto con un género tan difícil en Argentina, y que recibamos una buena aceptación.

  • ¿Cómo fue para vos el proceso de llevar adelante la idea y el proyecto? Desde el surgimiento y durante su desarrollo.

La idea de la película surge de una anécdota personal y particular. Yo estaba haciendo un trabajo audiovisual que estuvimos sin dormir unas cincuenta horas, más o menos. Llegué a mi casa y no podía dormir. Mi hijo adolescente siempre estaba con el Guitar Hero, un juego de precisión, de música. Entonces esa noche me puse a jugar. Siempre fui muy malo, pero me pasó que empecé a pegarle a todas las notas, las tocaba impecable. Era como que mis sentidos estaban mucho más alerta, como amplificados. Estaba mucho más concentrado, como si ya supiera las notas que iban a venir en orden. A partir de esa anécdota, hablo con los productores y les digo: “Miren lo que me pasó ¿no estaría bueno empezar a estudiar sobre el insomnio, sobre una vigilia prolongada, y ver las consecuencias?”. Nace un poco de ahí.

Ahora, la película, más allá de la anécdota, no se trata sobre el insomnio. La película en realidad toca diversos temas. Uno es el sacrificio hacia el arte, hacia lo que amamos, nuestro trabajo. Se van a encontrar que esta película es un thriller, que tiene betas de terror, pero es una película con muchas capas. A medida que avanza la película, vas conociendo cada una de estas, y eso es una de las cosas que mas me gustan del film. No es simplemente una bolsa de sustos o algo vacío, sino que vos vas entrando y te vas encontrando con detalles. Y vas entrando también en la dinámica de los personajes.

  • Justamente por esto del “sacrificio del artista” que comentabas antes, al ver tu película recordé, en ciertos aspectos, con sus diferencias en el estilo, al cine de Darren Aronofsky.

En parte es una referencia para nosotros “El cisne negro”. Una de tantas, por supuesto.

Son películas que a nosotros nos encantan porque combinan diferentes aspectos. Es un seguimiento a un personaje, pero vos ves sus miedos, sus traumas, sus locuras. Y esas son cosas que a mí me interesa recalcar.

  • ¿Esta idea del “sacrificio del artista” fue algo que surgió desde el principio o fue creciendo a medida que ibas desarrollando los personajes y la historia?

Fue al inicio. Porque cuando vos preparás un guion, de alguna manera lo primero que pensás es “¿de qué se va a tratar esta película?”, cuál va a ser el tema. Entonces, desde el arranque pusimos de “excusa” esto de la compañía de teatro. Para seguir, en este caso, al personaje de Bianca (interpretada por Eva de Dominici), la protagonista, donde vamos a ver cómo se va a “hundir” para poder sacar su personaje, para poder adentrarse en todo lo que es el arte, pero hasta en sus partes más oscuras.

Todos los que estamos de alguna forma involucrados en el medio audiovisual y que estamos tratando de que nuestras obras se vean y que sean recordables, en realidad sacrificamos un montón de cosas. Esta película habla de eso, del sacrificio en ese camino para encontrar o para dejar el corazón ahí, para darle el corazón al público.

Ese es un tema que es muy lindo y muy apasionante para todos los que nos involucra. Pero la gente no está dentro de las ramas artísticas también se puede sentir identificada: es para cualquier persona que ama lo que hace y que quiere progresar en su trabajo.

  • La Casa Muda es una película que innovó dentro de lo que es el cine actual, con un estilo muy personal, que se ve también en Adicciones. ¿Cómo viviste el cambio de hacer algo mucho más independiente a algo de mayor producción? ¿Pudiste mantener tu esencia?

Yo creo que mi esencia está, y hasta te diría que esta es la película más personal que hice. A nivel artístico, obviamente que La Casa Muda respira un estilo mucho más under, más independiente. Pero en realidad, en cuanto al lenguaje, en No dormirás hay un montón de planos secuencia y un montón de tención. En el sentido artístico actué con total libertad.

Comparada con mis otras obras, esta es la más completa, pero sigue teniendo mi sello. Mantiene una narrativa marcada, y no es una película apurada. Te va llevando y adentrando en la cabeza de los personajes y que, sobre todo, tiene un clima. La Casa Muda es un filme muy climático, y yo siento que en este lugar enorme de No Dormirás, la clínica abandonada, se crea también un clima tremendo una vez que entran al lugar. Me ha pasado de haberlo vivido yo mismo en la sala con público, que hasta me sorprende de ver cómo funciona la película, y cómo la tensión funcione más de lo que yo esperaba. Una vez que el personaje de Bianca te agarra de la mano y te mete en la pantalla, ya es como ir junto con ella. Sufrís, te reís y llorás con ella. Eso está buenísimo.

  • ¿Cómo fue trabajar con todo el elenco para desarrollar esta empatía que generan los personajes? ¿Se dio solo o lo tuvieron que trabajar?

Fue impresionante, la verdad es que tuve mucha suerte. Estoy muy agradecido con los productores por poder haber formado este grupo de actores y poder haber trabajado con ellos. Fue un grupo soñado.

Encabezado por Belén Rueda, que es un ícono del género, que fue un sueño hecho realidad haber trabajado con ella. Más allá de toda la parte artística, que es tremenda, también hay una parte personal que es impresionante. Es una mujer super humilde y compañera que nos ayudó a todos. No solo a mí, sino también a sus compañeros, para que todos hagamos nuestro mejor trabajo. Eso es algo que estuvo buenísimo, que todos nos ayudamos.

A nivel actoral, a partir de los ensayos, de las charlas de mesa con el guion, fue como que se formó una familia, y creo que eso se nota en la película. Todos estabamos en función de lograr lo mejor que podíamos hacer, no nos guardamos nada. En sus aciertos y en sus errores, lo que te puedo decir es que es una película super honesta donde dejamos el corazón y el alma metidos ahí.

  • ¿Cuándo y cómo surgió tu pasión por el cine, sobre todo por el de terror? ¿Tenés algún director o película que consideres que te influenció?

El cine lo vengo viviendo desde muy chico. Uno de mis hermanos mayores era muy fanático del cine y siempre grababa todas las películas en VHS y yo, en mis días de aburrimiento, me ponía a ver esas películas.

Con el género de terror me encuentro casi por casualidad. La anécdota es muy graciosa, cuando hago La Casa Muda, viene un amigo que es productor y era socio de una productora que teníamos nosotros, que era una productora de publicidad en realidad, y me dice: “Gustavo, tengo ocho mil dólares y quiero hacer una película de terror ¿vos te animás a dirigirla?”. Esas limitaciones de presupuesto fueron las que nos llevaron a plantearnos cómo podíamos lograr hacerla. Nos llevaron a pensar que en lugar de realizarla de manera más tradicional, que lleva mucho más tiempo, hacerla en plano secuencia. Así, nosotros podíamos contar con mucho más tiempo, no hay una manipulación de tiempo y espacio, entonces el terror iba a funcionar mejor. Le fui con la idea a ver qué le parecía y a partir ahí nos pusimos a hacer el casting, encontrar una locación y se filmó en cuatro días.

Respecto a los directores, te puedo nombrar a Carpenter, pero en realidad veo mucho cine y de diferentes géneros. Soy muy de la escuela del cine clásico de Scorsese, Coppola, Spielberg, De Palma. Toda esa generación que marcó una época del cine y con la cual me siento muy identificado porque hicieron grandes películas que hasta el día de hoy son clásicos del cine.

  • En estos últimos años el cine latinoamericano creció notablemente ¿cómo ves vos ese crecimiento?

Creo yo que desde hace ya unos cuantos años el cine latino viene creciendo y esa boca enorme que es Hollywood ya está agarrando directores latinos o técnicos latinoamericanos, como Federico Álvarez, el uruguayo que hizo “Evil Dead” y “No respires”, dos películas que fueron un suceso. También le está pasando a muchos directores argentinos y mexicanos. Hay una personalidad muy grande del cine latino de género, y los americanos están absorbiendo de alguna forma esos talentos.

Más allá de eso, también hay un cine latino de género para los latinos, que cada vez tiene más presencia y eso se puede ver en los festivales. Está creciendo y no solo en cantidad, sino también en calidad. Yo creo que de a poco se va a ganar la confianza de un público que antes le daba la espalda y ahora le está empezando a interesar. Eso alimenta que año a año tengamos que darle al público películas de calidad, para que esa confianza continúe y aumente cada vez más. Va por un buen camino que no se puede interrumpir, y que tiene que seguir.

  • ¿Qué planes tenés para el futuro?

Siempre hay ideas y desarrollo de guiones. En este momento estoy terminando con el proceso de la película. Estuve mucho tiempo fuera del país, dado que se filmó mucho en Argentina y después en España, donde también se hizo la posproducción. Ahora estoy tratando de disfrutar de la familia.

La idea es ya para fin de año tratar de empezar a escribir y sumergirme en un proyecto que ya tenemos encaminado pero que todavía no te puedo adelantar mucho. Aparte, en esto del cine es tan cambiante todo, que puede que hoy te diga que estoy trabajando en esto y mañana estoy trabajando en otra cosa.

  • Por último, me gustaría que dejaras algún mensaje o consejo para aquellos directores que recién están empezando

Lo que yo aconsejo siempre es hacer. En el acierto o en el error, pero siempre hacer. Nosotros hicimos una película con un presupuesto muy acotado y esa película terminó estrenándose en el Festival de Cannes, se vendió en todo el mundo y hasta hicieron un remake en Estados Unidos. Sigue siendo una cosa inédita para el cine uruguayo. Hasta el día de hoy es la única película por la que americanos compraron un guión de Uruguay.

Con el tema de la financiación, es cuestión de encontrarle la vuelta. Pensar e innovar es lo que hace la diferencia. No tenemos que empezar por las limitaciones: las limitaciones a veces son las que nos hacen crecer.

También se puede escribir en función de lo que tenemos alrededor. Porque lo podemos controlar, lo entendemos. Y de esa forma, es posible hacer una película que, de repente, el tema lo tengamos más al alcance de la mano. Si nosotros hacemos un trabajo a conciencia y de forma honesta, podría llegar a tiene su premio.

El cine siempre es construcción; siempre estamos creciendo, aprendiendo. Es un oficio muy complejo, pero una película te va enseñando caminos y cosas entre lo bueno y lo malo. En esta tercer película mía, yo intenté agarrar lo mejor que hice en las dos películas anteriores y tratar de no cometer los mismos errores. De esa forma vas puliendo, vas encontrando tu pulso, tu narrativa. Y eso siempre se trata de tirarse al agua, de hacer y no limitarse. Porque de esa forma, nadie crece.