Un año después de A New Hope, George Lucas empezó a marketinizar su franquicia en todos los aspectos posibles, entre los más significativos e “icónicos” esta esta joya del 78…. Holiday Special.

Chewbacca y Han Solo intentan llegar al hogar de los Wookiees, Kashyyyk, para celebrar el Día de la vida. Pero se ven obstaculizados por un bloqueo Imperial en el camino, mientras tanto la familia de Chewie pasa el tiempo con diversas formas de entretenimiento.

La pequeña oveja negra de la franquicia, la hora y media de película que el tiempo está tratando de olvidar, es lo que todo el mundo piensa y siendo completamente honestos esta es una de las cosas más extrañas, bizarras y más horrendas que van a ver en la vida.

El especial se centra en la familia de Chewbacca, su esposa, su hijo y su abuelo, todos hablan Wookiee –como deberían- y en los primeros 20 minutos son lo único que vemos y escuchamos –es una fiesta de gemidos y gruñidos que nos atormentan la cabeza- Esto recién empieza, tenemos un segmento musical de Diahann que tiene resultados eróticos para el abuelo de Chewie. Hay un segmento de como cocinar a un Bantha con Harvey Korman -es extrañamente divertido- y muchos más, desde programas de como armar un juguete, videoclips musicales espaciales y otras extravagancias.

Pero no todo es horrible –es malo, pero no horrible- entre ellos hay un segmento musical de Bea Arthur (como la dueña de la cantina de Mos Eisley) titulado «Good Night, But Not Goodbye» que es muy pegajoso y llevadero. La segunda “gran” experiencia de este especial es un segmento animado que involucra a Luke yendo a rescatar a Han, en el mimo aparece por primera vez ¡BOBA FETT! Vemos una idea de por qué Fett es el mejor, dentro del contexto de una serie animada enfocada para niños.

Pero eso es todo. El especial no promete mucho y no nos da mucho, es una historia sosa, simple, estúpida, más que infantil y tan TAN extraño. El Holiday Special es algo que solo se tiene que ver con amigos con cerveza de por medio para reírse de lo extraño que es y celebrar todos juntos el Día de la vida.

El producto más extraño con el nombre de Star Wars que van a ver.