Era mitad de los ‘90 y el cine de superhéroes estaba de regreso, o al menos para Batman.

Habían pasado seis años desde que Tim Burton revivió y reinventó al caballero de la noche en la pantalla grande con Batman (1989), y lo oscureció aún más con su secuela, Batman Returns, en 1992. Sin embargo, ese camino hacia la noche más profunda pareció preocupar un poco a los ejecutivos de Warner Bros., por lo que no pasó mucho tiempo para que decidieran darle las llaves del batimóvil a otro director. Y para eso, eligieron a Joel Schumacher, un director tan de los ‘90 como Quentin Tarantino o Kevin Smith, pero con una filmografía demasiado polémica en su haber. Es así como en 1995 llegó Batman Forever, con un nuevo Batman interpretado por Val Kilmer y un cambio estético total que dio comienzo al principio del fin para esta franquicia.

Ahora, volvamos al tema: ¿Batman Forever es una buena película? Si digo que sí, en el fondo siento que estoy mintiendo. Pero, por otro lado, me cuesta considerarla mala. Mucho más aceptable que su sucesora Batman & Robin (1997), esta película es más tolerable y menos desastrosa que la que le siguió. Pero mi cariño y la “bancada” va mucho más allá de haber crecido con esas películas y todos los muñecos que podían vendernos. Y una de esas cosas es el muy buen soundtrack que acompaña a la cinta de Schumacher.

Una de las mejores cosas que tiene el disco es, además de temazos ya conocidos por todos como “Kiss From a Rose” de Seal -con el que se valió de tres Grammys y un MTV Movie Award en 1996- o U2 con “Hold Me, Thrill Me, Kiss Me, Kill Me”, el soundtrack de Batman Forever contiene todos los sonidos y géneros que formaron parte de los ‘90. Por ejemplo, el trip-hop y el Bristol sound de la mano de los talentosos Massive Attack con “The Hunter Gets Captured by the Game”, el rock alternativo de la genia de PJ Harvey con “One Time Too Many”; el dream-pop blusero de Mazzy Star en “Tell Me Now” o el grunge-emo de una banda como Sunny Day Real Estate con su tema “8”. Y a esto le podemos sumar el punk de The Offspring con el potente “Smash It Up” y la psicodelia pop de los Flaming Lips con “Bad Days”, canción que forma parte dentro de la película, y como una carta de presentación a ese Edward Nygma (The Riddler o el Acertijo), a cargo de Jim Carrey.

LEER  Naomi Primera Temporada: La nueva poderosa en las viñetas de DC Comics

También tuvo su lugar el R&B de Brandy (“Where Are You Now?”) y la balada pop de Eddi Reader y la excelente “Nobody Lives Without Love” -otro de mis temas favoritos-, pasando por el rap de Method Man (“The Riddler”) y el profundo sonido de la música de Nick Cave (“There Is a Light”). A su vez, The Devlins le dan un sonido eléctrico con “Crossing the River” y como verdadera joya tenemos a Michael Hutchence, cantante de INXS, haciendo un lento y oscuro cover de “The Passenger”, la mítica canción de Iggy Pop.

Lo mejor es que esta versatilidad musical funciona muy bien. Todos los temas se manejan con un sonido tanto hipnótico como enérgico, que permite mantener una coherencia y una estética perfecta a lo largo del disco. Hay que reconocer que, pese a sus grandes fallas, Schumacher supo elegir correctamente aquellas bandas y canciones que encajaran en la estética que él intentaba realizar. De hecho, a este soundtrack le fue muy bien en ventas, y vendió tanto como lo había hecho el de Batman de 1989, compuesto por Prince.

Ya para la terrible secuela Batman & Robin, Schumacher intentó repetir la fórmula musical, con una banda de sonido integrada por The Smashing Pumpkins, Goo Goo Dolls, R.E.M. y R. Kelly. Sin embargo, tanto esto como la película en sí no funcionó, y todo se fue cuesta abajo. Batipezones, actuaciones exageradas y malos guiones llevaron a la franquicia de Batman al punto cúlmine dónde Warner gritó “basta” y guardó a uno de los superhéroes más importantes de DC y los cómics en el freezer -al menos en producciones live action– hasta 2005. Historia que ya todos más o menos conocemos.

LEER  Naomi Primera Temporada: La nueva poderosa en las viñetas de DC Comics

Para cerrar, creo que si bien nadie duda de lo malo que fue ese cambio rumbo que tomaron las películas de Batman con Joel Schumacher, no podemos dejar de reconocer su buen oído para elegir la música y saber usarlo de complemento en la estética y decisión artística. Respecto a las películas, cada uno le tendrá más o menos cariño, más o menos odio. Pero este soundtrack, la rompe y todavía se la banca.

 

Batman Forever Original Soundtrack

Año: 1995

Discográfica: Atlantic Records

Productores Ejecutivos: Jolene Cherry, Joel Schumacher y Gary LeMel

LISTA

  1. U2 – Hold Me, Thrill Me, Kiss Me, Kill Me
  2. PJ Harvey – One Times Too Many
  3. Brandy – Where Are You Now?
  4. Seal – Kiss From a Rose
  5. Massive Attack ft. Tracey Thorn – The Hunter Gets Captured by the Game
  6. Eddi Reader – Nobody Lives Without Love
  7. Mazzy Star – Tell Me Now
  8. The Offspring – Smash It Up
  9. Nick Cave – There Is a Light
  10. Method Man – The Riddler
  11. Michael Hutchence – The Passenger
  12. The Devlins – Crossing the River
  13. Sunny Day Real Estate – 8
  14. Flaming Lips – Bad Days