Antes del estreno de Star Wars: A New Hope, George Lucas pasó por decenas de reescrituras de su guión. Este cómic adapta la primera versión del borrador, realizado en 1974, lo que posteriormente se transformaría en la trilogía de Star Wars.

Luke Skywalker es un viejo general de guerra y un legendario guerrero conocido como el Jedi-Bendu. El viajara a sistema Aquilae para pedirle ayuda a los Reyes para derrotar al malévolo imperio y sus caballeros Sith. Su misión lo lleva a reencontrarse con viejos aliados Kane Starkiller -un Jedi-Bendu como el-, su hijo Annakin Starkiller y el piloto veterano Han Solo y nuevos aliados dos droides desertores del imperio y la princesa de Aquilae, Leia. Juntos destruirán la poderosa nave de guerra del Imperio derrotar a los Sith traerán paz a la galaxia.

J. W. Rinzler y Mike Mayhew fueron los encargados de hacer este cómic. J. W. Rinzler adaptando los diálogos y escenas escritas por Lucas y Mike Mayhew ilustrando la historia. Los dibujos de Mike son alucinantes, vemos la idea de adaptar los dibujos y diseños de Ralph McQuarrie, desde el diseño original de Han Solo -un alienígena verde y de gran tamaño (parecido a la cosa del pantano)- a las armaduras de los stormtroopers con sus propios sables láser, a naves, mundos y el universo a su alrededor. Está repleta de páginas y paneles más que hermosos.

Pero más allá de los dibujos el principal atractivo que tiene este cómic es poder ver lo que podría haber sido esta historia, las similitudes, diferencias, que quedó y qué tiraron a la basura. Y sin dar mucha vuelta… esta versión de la historia nunca se hubiese convertido en el suceso que la versión final terminó siendo.

LEER  May the 4th Be With You: Cuatro recomendaciones para ver y conocer el fenómeno Star Wars en profundidad

La raíz de la historia está presente, pero todo a su alrededor es diferente. Su enfoque no es tan fantasioso y aventurero, es más político y militar. Leemos los diálogos de Lucas y entendemos por qué Harrison Ford dijo en su momento “George, podes escribir esto, pero no podes decir esto”. Son tan cuadrados y aparatosos como uno se puede imaginar. La historia avanza muy rápido, de a momentos es difícil de seguirla y entender qué está pasando. Pero lo más “frustrante” es la cantidad de personajes que se encuentran en la historia, muchos entran y salen sin mucha explicación, algunos no tienen propósito en la misma y muchos tiene apariencias similares a otros personajes y uno se puede confundir con mucha facilidad.

Pero a pesar de los diálogos algo ostentosos o los dibujos fenomenales, este es un libro que todo fan de Star Wars tiene y debe de tener. El poder ver lo que podría haber sido y saber que quedo en la versión final vale más que la pena.

Una lectura extrañamente buena.