Uno de los padres del Survival Horror vuelve al género para darnos una mirada diferente. 2Dark sin dudas es algo único, pero será suficiente como para saciar a los cansados fanáticos del horror?

A pesar del refrescante Resident Evil VII y varios exponentes por el costado independiente de la industria, el Survival Horror es uno de los géneros más irregulares en cuanto a la calidad de los títulos que lo representan. Pero si nos remontamos al sus orígenes es inevitable pensar en Alone in the Dark, entonces debería surgir de nuestra memoria el nombre de su director: Frédérick Raynal quien, junto a su estudio Gloomywood, nos trae 2Dark.

Lo primero que nos va a golpear es su aspecto retro, no solo por su perspectiva isométrica sino por la utilización del estilo gráfico conocido como Voxel, que quedó rápidamente desactualizado hace más de dos décadas. Si bien esto puede resultar negativo para aquellos jugadores que no hayan vivido la revolución de los 32 bits, también conlleva un componente de nostalgia que nos llevará hacia clásicos como aquel Casper (1996) de Natsume y Funcom, Re-Loaded y de alguna forma remota al querido Zombies Ate My Neighbors de Konami.

Pero el verdadero impacto lo logrará el argumento, desde su concepción oscura hasta los guiños al humor de película clase B ochentosa, el drama golpea al protagonista con todo el peso del homicidio y, a través de recortes de periódicos, recuerdos y diálogos escuetos con algunos personajes, comprenderemos que la vida del detective Smith se cayó a pedazos literalmente. El aparente secuestro de sus hijos lo lleva al borde del abismo y la única solución fue transformarse en una suerte de vengador, un Charles Bronson recreado en «Gore Cute» decidido a rescatar a cuanto niño extraviado haya en los alrededores. Este singular argumento y el costado psicológico de Smith serán el principal motivo por el que seguiremos jugando 2Dark, claro si es que tenemos la paciencia y la memoria necesaria para superar los niveles.

Paciencia y memoria son los requisitos fundamentales para jugar el nuevo título de Frédérick Raynal. La primera porque movernos lleva tiempo, más si lo hacemos lentamente en la oscuridad para evitar ser detectados. Es que aún los primeros enemigos soportan un gran castigo antes de morir, a diferencia del protagonista que tras un par de golpes nos llevará a la pantalla de Game Over. La memoria habrá sido el gran aliado de aquellos que logren finalizar 2Dark, porque es vital para recordar la posición de los enemigos en posteriores partidas y especialmente para evitar caer en una de las tantas trampas que nos deparan y que, como si la elevada dificultad en general fuera poco, garantizan en su mayoría una muerte instantánea. Para ser justos tenemos una función de guardar partida utilizable en cualquier momento, sin embargo requiere fumar un cigarrillo y deteriora permanentemente la salud de Smith por lo que resta del nivel.

A lo largo de diez niveles profesamente inspirados en clichés de película de horror clásica y cada uno de ellos con un asesino serial diferente, Smith intentará encontrar a sus hijos secuestrados y como un bonus adicional evitarle este punzante dolor al resto de los padres de las víctimas. A la hora de jugar 2Dark se siente uno de esos títulos de 32 bits que no terminaban de decidirse por un género. Por un lado es inevitable asumir que nos hallamos ante un Survival Horror, no solo por la genial ambientación sino porque la supervivencia del protagonista depende enteramente del manejo de recursos escasos. Por otro lado la acción no está bien resuelta, el combate es azaroso, confuso y vertiginoso por lo que la mejor solución termina siendo confiar en el sigilo. Caminar por las sombras y atacar por la espalda es gratificante cuando funciona, pero es una apuesta a todo o nada que por lo general culmina en una muerte trágica. Una vez hallados los niños habrá que llevarlos hasta el punto de salida, lo que hace necesario ir planeando una ruta de escape libre a medida que exploramos, transformando la parte final de cada nivel en una misión de escolta bastante estresante.

Sin embargo, y a pesar de las frustraciones frecuentes, 2Dark tiene un componente magnético que nos llamará a seguir intentando una y otra vez hasta que logremos rescatar a todos los niños del nivel. El diseño sobresale con escenarios detallados y un arte en general que nos sumerge rápidamente, mucho más al jugarlo con auriculares puestos y la incomodidad que genera el estilo gráfico es sin dudas una decisión artística. Quizás su origen independiente y el haber sido financiado a través de Crowdfunding hayan oficiado como limitante, o simplemente sea 2Dark una visión particular de Frédérick Raynal, su forma de mostrarnos cómo evolucionó el género en su mente, pero el combate irregular y el diseño frustrante impactan contra el producto final de manera negativa. Mas allá de todo nos hallamos ante un juego diferente que todo jugador paciente y memorioso puede disfrutar, cuyo argumento y ambientación valen la pena los traspiés y el puñado de frustraciones que se incluyen en la expeciencia.

2Dark fue revisado en PlayStation 4 en una versión retail provista por Bigben y Gloomywood.