La película dirigida por David Mackenzie es otra de las grandes candidatas a llevarse varios premios y aquí está el por qué.

Hell or High Water (2016), dirigida por David Mackenzie (Starred Up, 2013), con un guión -ganador de la Lista Negra en 2012- escrito por Taylor Sheridan, y un elenco conformado por Ben Foster, Chris Pine y Jeff Bridges, presenta la premisa de un padre divorciado (Pine) y su hermano (Foster), un ex presidiario recién salido de la cárcel, que se dirigen al Oeste de Texas con el objetivo de realizar una serie de robos calculados en varias sucursales bancarias. El fin de estos robos es conseguir el dinero suficiente como para poder salvar la granja familiar, mientras son perseguidos por el veterano sheriff del pueblo (Bridges) quien piensa en el retiro, no sin antes atrapar a los atracadores. Otra de las grandes nominadas a cuatro premios Oscar:

  • Mejor Película
  • Mejor Actor de Reparto (Jeff Bridges)
  • Mejor Montaje
  • Mejor Guión Original

Una de las mejores películas del año que, a pesar de contar algo muy visto en el cine como lo son los atracos, mantiene una frescura muy especial de principio a fin, tocando temas de trasfondo reales como la posesión de armas, la economía-social en los pueblos marginales y por sobre todo, persecuciones y acción que son tomadas en serio. La excelencia del guión que corrió a mano de Sheridan (Sicario, 2015) está plagado de originalidad, aciertos, diálogos interesantes y un perfecto desarrollo de los tres personajes principales; el veterano Jeff Bridges -merecida nominación- logra una interpretación verdaderamente sublime, pero que no hubiera dado frutos sin las espléndidas y brillantes interpretaciones de Chris Pine y Ben Foster, quienes mantienen un continuo debate entre lo ético y moral.

No es para menos destacar la increíble fotografía con las secuencias de este casi desértico paisaje bajo el imponente sol de Texas, la cual logra la perfección gracias a la maravillosa banda sonora compuesta por grandes piezas de música country. Hell or High Water es sin dudas una cinta que lamentablemente pasará desapercibida entre el público en general por tener una promoción limitada, pero he aquí una breve razón por la cual debería ser vista: Formidable cinta de western moderno, sólida desde sus excepcionales interpretaciones hasta la excelente e inteligente trama dinámica y entretenida que no da lugar a bostezos. Merecidas 4 nominaciones a los Oscar.