Hablamos con una estrella del cómic nacional, internacional y parte de la organización del evento más importante de historietas en el país.

Oriundo de Leones, Córdoba, y respirando historietas desde chico, Eduardo Risso es uno de los dibujantes 2484787-rissoargentinos más consagrados tanto a nivel nacional como internacional. Comenzó su carrera para el diario La Nación y la editorial Columba durante los ochenta y luego dio su primer gran paso emigrando al mercado europeo con Parque Chas, su trabajo junto a Ricardo Barreiro, obra que consiguió ser publicada en los países donde la historieta tiene especial lugar entre las distintas artes. Trabajó junto a Carlos Trillo, guionista leyenda de la historieta nacional, en varios proyectos que también incursionaron en Europa como Fulú, Borderline y Chicanos, entre otros. El segundo paso fue en 1999 junto al guionista Brian Azzarello cuando crearon 100 Balas, historieta que no sólo le otorgaría más de cuatro premios Eisner y dos Harvey, sino que también consolidaría su lugar en la editorial DC Comics. Su más reciente reconocimiento fue formar parte de la organización de la Crack Bang Boom, el evento de historietas más importante a nivel internacional del país y fue ahí mismo donde nos pudo otorgar parte de su valioso tiempo para ahondar un poco más tanto en esta fiesta comiquera rosarina como en su actual trabajo.

IMG_0584

  • ¿Por qué y cómo nació Crack Bang Boom?

De asistir a muchos eventos, a nivel internacional sobretodo, siempre me preguntaba cómo era posible que no se pudiera hacer algo bien, con cierto respeto, en la Argentina. Porque la verdad me parecía que estaba faltando eso. Cuando hablo de respeto no hablo solo por la gente, para la gente, sino para el género también. La última experiencia que nosotros tuvimos fue hasta el 2001 con FantaBaires y era solamente presencia comercial, no había cultural ni existía la intención de ayudar la industria porque ya había desaparecido gran parte de la misma. Y Crack Bang Boom nace con ese precepto, bueno esto tiene que motorizar a la industria nacional, ayudar a que todos los actores se puedan encontrar y, si es posible, decidir el futuro de la historieta argentina.

  • ¿En qué se basa la elección de los artistas invitados, tanto nacionales como internacionales?

Entre los nacionales siempre son invitados de la vieja escuela y de la nueva camada. La intención es que no se pierda lo que teníamos, porque lo que tenemos ahora lo lograron ellos, y mostrar lo que están haciendo los nuevos. El mismo sentido tienen los internacionales, porque nosotros traemos gente para que vea lo que se está haciendo aquí, porque Argentina es una de las cinco escuelas reconocidas a nivel internacional. Eso hay que apoyarlo todo el tiempo.

2179

  • Entonces más allá de que sea un gancho para la gente que lee y conoce lo internacional, es más que nada para sacar a la Argentina adelante como potencia del cómic.

Exactamente. No se si como potencia pero por lo menos mantenerla viva.

  • ¿Cómo ves desde tu posición, como artista internacional y con tus trabajos aquí, la evolución del mercado nacional?

Lo veo vivito y coleando por suerte. Pasamos por distintas etapas, ya no es lo mismo que hace 30 o 40 años atrás, no existen las grandes editoriales pero se ha hecho un cambio. Una evolución si se quiere, ¿para bien o para mal? No lo se. Lo cierto es que el gran desafío que tenemos, y eso no solo nosotros sino el resto del mundo también, es cómo conseguir quien nos consuma, conseguir la demanda. Porque la oferta ya la tenemos, sobreoferta tenemos. Entonces bueno, ¿cómo generamos demanda? Estados Unidos ya lo está haciendo, ellos trabajan conjuntamente con los multimedia, eso es muy atractivo. Sale una película que se basa en los comics y eso tracciona toda la industria, hacen miniseries de televisión, que hoy están en boga, y eso hace que se movilice todo. Hoy por hoy, el cómic está usado un poco como usina de ideas, lo cual es muy importante también.

  • ¿Y de qué crees que depende o a qué se viene esta evolución del mercado nacional?

Primero porque hubo un quiebre de la industria  en los noventa. Después, de a poquito fue cambiando eso, se ha cambiado la manera de leer, antes eran las revistas ómnibus las que prevalecían, hoy ya son las menos, cada vez la gente elige un título puntual. Entonces yo creo que de alguna manera la industria se ha tenido que reconvertir, pero bueno, por lo menos hay muchos pequeños editores. No quiere decir que se vayan a hacer ricos, ni los artistas ni los editores, pero por lo menos se mantiene vigente.

  • Ya en la séptima Crack Bang Boom, ¿cómo pensás que este evento influyó en otros que salieron después, como Comicópolis, a nivel organizativo y funcional?

Supongo que para bien, Comicópolis ha tomado mucho en referencia de aquí, por suerte. Lamentablemente no la han podido continuar, espero que vuelva otra vez porque yo creo que es importante, tiene que ver con la cultura y la educación de un pueblo, entonces si perdemos este tipo de eventos habla muy mal de nosotros. Ya estamos muy mal educados socialmente, tenemos tratar de que prevalezca por lo menos la parte cultural.

  • Con respecto al futuro, ¿cómo ves el de Crack Bang Boom como evento y el de Eduardo Risso como artista?

El evento depende de muchas cosas, lamentablemente estos espacios que ustedes ven aquí entran en remodelación el año que viene. Osea que nosotros tenemos que replantearnos si lo vamos a hacer o no el año próximo, porque no tenemos espacio, la ciudad en sí no tiene espacio. Hay espacios privados, pero el tema es que si lo hacemos en un espacio privado se encarece todo, todos los costos se van a las nubes. El mío en partícular, qué te puedo decir, quisiera trabajar menos y estoy trabajando mucho más. Pero bueno, no tengo problemas en ese sentido así que mientras haya trabajo, está todo bien.

  • ¿Algún proyecto nacional o internacional que tengas a futuro que quieras promocionar?

Estoy desarrollando dos al mismo tiempo, uno de ellos es Moonshine que estoy haciendo con Brian Azzarello y que se publica a través de Image, se lanza ahora en octubre. Estoy también avanzando Torpedo 1972, un mítico personaje hecho por  Sánchez Abulí y Bernet, en aquel entonces era Torpedo 1936 y este es 1972. Un personaje que crece, evoluciona pero para mal, así que si no lo han visto lo recomiendo que lo lean.

Moonshinepromo

Agradecemos infinitamente a Eduardo Risso por su tiempo y su dedicación a la historieta nacional e internacional que devino en el maravilloso evento que es Crack Bang Boom.